no

Jueves, 12 de junio de 2014

EL PLAN DE LAS LIGAS MENORES

“Es democracia absoluta, lo cual es conflictivo”

El error y la espontaneidad, el esfuerzo y la catarsis, el caos y la sorpresa, el costumbrismo y la sensibilidad: receta de esta banda nueva.

 Por Juan Barberis

Las versiones más sólidas aseguran que Santiago Motorizado, cantante de El mató a un policía motorizado, se enamoró de Las Ligas Menores a través de un video en el que la banda interpreta una extraña versión de Strange de Galaxie 500. Era su primera fecha, en el Matienzo, octubre de 2011. “Fue espantoso, ¡nos salió como el culo!”, recuerda la bajista María Zamtlejfer. Durante esos dos minutos y veintiséis segundos que dura la canción –está en YouTube–, el panorama no es de lo más placentero: cada uno parece ensimismado y perdido, tocando por su cuenta algo sin consenso; si hasta por momentos la misma Zamtlejfer con cara de avergonzada sonríe y deja de tocar, como superada por una versión indomable. Pero así y todo, dicen, ese caos primitivo les valió su ingreso a Laptra, sello del cual ya eran fanáticos. “Por suerte hay algo que se valora mucho ahí, que tiene que ver con el error, con lo espontáneo y con querer compartirlo igual”, apunta ella. “¡Nos estaba saliendo horrible y no parábamos de tocar!”

Casi todo el recorrido de la banda –Anabella Cartolano en guitarra y voz; Micaela García en batería; Nina Carrara en teclado y coros; Pablo Kemper en guitarra y voz, más Zamtlejfer– tuvo una cuota doble de imprevisto y sorpresa, como si la falta de plan dejara flotar en la superficie esa frescura algo ingenua que hoy ya es componente clave para Las Ligas Menores. Desde que Tom Quintans, miembro de Go-Neko! y cantante de Bestia Bebé, les grabó en su estudio un ensayo que prometía oficiar de maqueta y terminó siendo su primer EP, El disco suplente, las cosas se precipitaron para este batallón guitarrero de melodías susurradas y almas sensibles. Vinieron fechas con Tom y La Bestia Bebé, Santiago Motorizado y finalmente un show con El Mató en Niceto, que terminó de cerrar el círculo. “Lo que pasó con nosotros fue muy abrupto porque tres meses después de que tocamos por primera vez, sacamos el EP, y a los cinco meses estábamos compartiendo fecha con El Mató. Quizás el resto de las bandas suele tener un período más de maduración”, analiza Pablo Kemper. “Había muchos que decían: ‘Ah, ahora están tocando ya en un lugar enorme...’, y no es que nosotros habíamos elaborado un plan o que teníamos la esperanza de... simplemente nos gustaba el EP que habíamos hecho y queríamos tocar. Y cuando nos invitó a tocar El Mató, no lo pudimos creer”, agrega Nina Carrara. “Pero nuestra experiencia era muy básica, así que con eso no podíamos sentirnos realizados; faltaba crecer un montón.”

Durante casi dos años, Las Ligas Menores trabajó en su primer larga duración, que acaba de brotar de manera digital y espera edición física. Grabado en Moloko Estudios, bajo la producción del Peta de Go-Neko! y de “un montón de amigos que pasaban y dejaban sus consejos”, el álbum cuenta con trece canciones, tres del EP inicial más otras que ya vienen siendo tocadas en vivo. Algunas nuevas como Renault Fuego y Tema 7 muestran la simpleza cancionera y costumbrista de la banda, entre teclados metálicos y guitarras que repiquetean desoladas. “Queremos que el que escuche se sienta identificado, son cosas cotidianas que podría escribir cualquiera”, dice Anabella Cartolano, una de las piezas compositivas del proyecto. “Son muy catárticas todas las canciones. Salen de algún imaginario general, de experiencias, de libros, de discos”, agrega Zamtlejfer.

Por dentro, la dinámica de Las Ligas Menores parece la de un grupo de amigas que tiene en la voz de Kramer un catalizador necesario, buenazo y conciliador. Con un golpe de ojo se los puede ver cómo intercambian, se contradicen, aportan y disienten, como representando el caos atractivo y desaliñado que vibra en su música. “Tenemos una dinámica horizontal donde todos opinamos, y eso también es lo que hizo que tardáramos más con el disco. Es una democracia absoluta, lo cual es muy conflictivo”, asume María Zamtlejfer. “Sentíamos la presión del debut, y eso se nota en estos dos años; queríamos que quede lo mejor posible. Probablemente no seamos tan inexpertos como al principio, pero igual seguimos siéndolo. Y tampoco creo que nos preocupe dejar de serlo.”

* Sábado 14 en G104, Gascón 104. Desde las 23 con Bestia Bebé, Santiago Motorizado, Guazuncho y La suma de todos los tiempos.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.