no

Jueves, 12 de junio de 2014

DESáNIMO TRAS EL úLTIMO ANIMATE

“No hubo una cosa bien hecha”

Cumplía 10 años y pintaba para fiesta, pero hubo casi nada de lo prometido, y staff e invitados denunciaron al organizador.

 Por Stephanie Zucarelli

Para el mundo freak, la convención Animate siempre fue un superclásico. A pesar de la caída en su nivel cada año, el público revivía su melancolía, apostando al megaevento que fusiona el ambiente del comic, el manga y el animé hace 10 años. La edición de este año fue anunciada con bombos y platillos en carteles que aparecieron en la vía pública. La organización parecía apostar fuerte, trayendo artistas internacionales como Margot Kidder (la Luisa Lane de las clásicas de Superman), exposiciones que mostraban a los autos de Volver al futuro y Los Dukes de Hazzard, un espacio “teen pop” donde aparecerían Benjamín Rojas y Emilia Attias, entre muchos otros.

Pero la cantidad de artistas sorprendió a muchos miembros del staff, expositores e invitados anteriores que tenían un problema en común: el organizador Pablo Muñoz había faltado en pagarles todo lo acordado desde ediciones pasadas, según denuncian. Alguien se encargó de hackear la página de la exposición una semana antes, denunciando al organizador por falta de pagos y estafa. Poco a poco, las denuncias públicas salieron a flote en Facebook, con acusaciones a Muñoz de morosidad por más de dos años.

“La semana pasada había puesto mi primer descarguito en la red social. De pronto saltó Rosy Aguirre, apareció Nancy Mac Kenzie. Empezó como fichas de dominó, las denuncias caían a montones”, comentó Pablo Arcadia, quien trabajaba como staff de escenario para la organización y agregó que muchos otros artistas internacionales también estaban sufriendo lo mismo. Pero, a pesar de todo, Animate abrió sus puertas. El público encontró un predio prácticamente pelado de las actividades prometidas, invitados que brillaban por su ausencia y exposiciones que parecían desaparecidas en acción.

“Esta vuelta no hubo una cosa que el tipo ese hiciera bien”, denunció Alejandra Márquez, encargada de la organización de stands, lo único que le brindó algo de vida al evento del fin de semana. Pero también aclaró que decidió desligarse de todo después de que su imagen fuera asociada a la estafas atribuidas al organizador. En su descargo vía Facebook, expuso que el mismo staff había tenido que poner dinero para sustentar promesas de la cabeza organizadora: “De mi bolsillo pagué dos mesas para la persona que estuvo con sus teles y consolas armando algo, porque las prometí basadas en lo solicitado por Muñoz, quien no las pidió. Cuando le reclamé, al ver que no llegaba nada de lo que debía llegar, respondió... ¡que se olvidó!”.

Entonces, después de caídos varios invitados junto a Margot Kidder, el sector gamer que se trataba de un espacio improvisado, los autos de exposición equivocados (parecía que el DeLorean estaba de vuelta en 1985), y la mitad de la planilla de promesas del Animate olvidadas en el aire, ¿qué quedó del evento que prometía todo por una entrada mínima de 70 pesos?

“Muchos indican que hubo toda una movida desde las competencias en eventos contra Animate. Yo creo que en realidad lo que pasó fue que un tipo se cagó en muchos y autoboicoteó su propia marca. O cavó su fosa y nos arrastró a varios, o intentó hacerlo”, concluyó Alejandra Márquez. Pero de lo que se puede estar seguros es que lo único que queda ahora de Animate es su página web, que volvió a ser hackeada y que al cierre de esta edición se congeló con un chascarrillo tomado de Los Simpson con la figura de Pablo Muñoz con una bolsa grande de dinero, mientras todo se prende fuego.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.