no

Jueves, 11 de septiembre de 2014

BUEN MOMENTO PARA REEDITAR MAL MOMENTO

“Dentro del punk hay gente que te crucifica por crecer”

A veinte años de la primera edición del debut epónimo de este emblema punk, la banda alimenta su culto tocando y grabando.

 Por Mario Yannoulas

“Iba por la calle con cajas llenas de pistones, bielas, bujes... también les cebaba mate a actores famosos de esa época.” Hermann se retrotrae a sus 14 años y a la casa de repuestos de Florida donde conseguía los primeros billetes. “A los 15 ya tenía una guitarra, me las estaba rebuscando para armar mi mundo. El laburo aceleró un poco las cosas”, repasa el cantante de Mal Momento. Ese mundo empezaba a girar en su cabeza y terminaría cristalizando, más tarde que temprano, en las melodías de un disco fundamental del punk rock argentino. “Son mis primeras composiciones, algunas tienen más de treinta años. Parecían de amor y nada que ver, como esa que dice ‘Tengo miedo de perderte’, que en realidad hablaba de lo que yo quería, de ir contra la corriente sin importar el precio, ¿entendés?”

A 20 años de su lanzamiento, después de estar largamente descatalogado, aquel debut epónimo fue publicado nuevamente y será una yapa para los que compren la entrada al próximo show de Niceto Club. “El mercado discográfico no anda bien, entonces es como decir ‘no me importa; no te lo vendo, pero lo vas a tener’. Con cien pesos comprás tres paquetes de puchos, por ese precio podés venir a vernos y te damos el souvenir”, comenta. “Es un discazo, una joya en la historia del punk rock argentino, las canciones todavía hoy son de culto y tienen alto valor metafórico. Ojo, ser de culto tiene un precio: no somos populares, pero así estamos bien, porque vivimos de esto y con eso nos alcanza, porque es lo que siempre quisimos.”

Si bien el legendario compilado Invasión 88 no incluía cosas de Mal Momento, sí había avisado que el punk argentino tendría nuevos actores, menos panfletarios, más subjetivistas y con nuevas vocaciones. Fundado en 1986, el actual quinteto empezó a transitar esa escena junto a bandas como Doble Fuerza: ambas lanzaron su debut en 1994. “Sé que a otros les fue un poco mejor, pero el que sabe apreciar el estilo nos va a ver a nosotros”, cruza el cantante. “Hoy las bandas tienen muchas más posibilidades. Hay más equipos y lugares, y una buena escena en la que todos podemos estar. Es una época de más libertades, y es importante que la sigan después de nosotros.”

Producido por Juanchi Baleirón —que había trabajado con Attaque 77 y Defensa y Justicia—, Doble Fuerza terminó sumándose a la burbuja creativa inflada centralmente por El exceso... de Flema y Valentín Alsina de 2 Minutos, sendos primeros trabajos paridos, justo, también en 1994. La esquina y la birrita eran las nuevas vedettes del punk argentino. “Dentro del punk hay gente que te crucifica por crecer, es el precio que se paga por ser vanguardia. Muchos tratan de repetir fórmulas, mientras que nosotros no tenemos un sello, ni la obligación de componer, y por eso grabamos cada tres o cuatro años”, se muestra el de calva y tatuajes. “Fuimos vanguardistas porque metimos otros estilos dentro del punk. No somos populares entre la gente que compra entradas sino entre los mismos músicos, que te llaman y te dicen: ‘Che, ¿puedo ir a verte sin pagar?’”

* Sábado 13 en Niceto Club, Niceto Vega 5510. A las 20.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.