no

Jueves, 30 de octubre de 2014

LA LOCALíA DE TAME IMPALA Y EL POP PSICODéLICO DEL FUTURO

“En el pasado éramos sólo una banda de rock”

Kevin Parker, maestro psicomágico de la nueva banda australiana favorita en la Argentina, habla de vino y joda, prueba su inodoro y desnuda su proceso creativo antes de encabezar el notable Music Wins Festival.

 Por Lucas Kuperman

uAy, ¡la dulce Australia! Sobran los canguros, los koalas y los inmensos espacios verdes. Pero también las grandes bandas. Una de las de mayor ascenso, completamente justificado, en los últimos años, fue la de los psicodélicos y beatlescos Tame Impala. Después de Innerspeaker, su gran disco debut, y de la confirmación de calidad del posterior Lonerism, la banda está por llegar por tercera vez a la Argentina en el marco del Music Wins Festival. Por eso Kevin Parker, cerebro y maestro mayor de obras de todo el proyecto, habla con el NO desde su casa y cuenta: “En este momento estoy preparando las luces para los nuevos shows que se vienen. Crear las luces para el próximo tour me emociona mucho, nunca lo había hecho antes y es como una nueva frontera para mí. También estoy trabajando en un nuevo disco, pero por ahora voy a seguir trabajándolo por mi cuenta, como siempre, por lo menos hasta que lo tenga terminado. Tengo muchas canciones. Pienso terminarlo para fin de año o para enero, a lo sumo. De hecho lo voy a mezclar por mi cuenta. Igualmente creo que la parte más difícil para mí es decirle adiós a canciones que no van a entrar en el disco”.

La salida de Lonerism marcó fue un momento clave en su historia y se consagró como uno de los mejores discos del año. ¿Tenés pensado componer y grabar del mismo modo?

–¡Ah, no! No lo creo, realmente. Me gusta la manera en la cual Lonerism suena. Creo que si escuchara ese álbum y no fuera mío, me terminaría gustando. Pero no podría hacer el mismo tipo de álbum de nuevo, quiero experimentar sonidos nuevos. Si escucho el álbum pretendiendo que soy una persona, ahora que pasaron dos o tres años desde que lo terminé, puedo escuchar todas las cosas que podría mejorar o evolucionar. Cuando lo escucho, no sé cuál palabra sería, pero es algo que suena como poco evolucionado. Lo digo ahora porque soy una persona que creció como músico y productor. Definitivamente la evolución es una de las cosas más lindas de la música.

Además solés grabar gran parte de los instrumentos, si no todos. ¿Tanto te cuesta delegar?

–Creo que es porque siempre fue así. Empecé a hacer música y a grabar por mi cuenta desde muy joven. Tenía doce años, y desde entonces empecé a componer y a grabar. No siempre mis proyectos se llamaron Tame Impala, se llama así hace un par de años. Para mí, el proceso de grabar y hacer música por mi cuenta es parte de mi vida; y algo muy preciado, muy puro. Todas las cosas que te pasan cuando grabás y hacés música no tienen precio. Yo amo tocar en una banda y hacer música con una banda, pero Tame Impala no es lo primero. Es sólo algo que tengo que hacer por mi cuenta, yo mismo. Si no tuviera esa oportunidad de hacer esas cosas por mí mismo estaría de acuerdo, pero la tengo y la puedo aprovechar.

Bueno, justamente se te nota muy feliz cuando tocás la batería. Hay unos cuantos videos en YouTube y algunas cosas que hacés son muy interesantes.

–Me encanta tocar la batería, es mi instrumento favorito. La batería es el primer instrumento que aprendí a tocar.

Siempre tocás descalzo, ¿por qué?

–¡No lo sé, realmente! Siempre lo hice así. Creo que ahora si subo a un escenario con zapatos sería raro. Mis pies son como mis manos, los puedo controlar, y si trato de subir al escenario y tocar con los zapatos, para mí sería como tocar la guitarra con guantes.

Muchas veces el entorno geográfico repercute en la forma de hacer música. ¿Cómo es la vida en Perth, Australia?

–Está bien. Puede ser algo aburrida, sólo porque los bares, los lugares para tomar y esas cosas cierran muy temprano, realmente. A las diez de la noche ya está todo cerrado.

Mudate, acá la pasarías muy bien. ¡La fiesta dura toda la noche y a veces gran parte del día!

–¡Oh, sin duda lo haría! Eso me encanta. No lo puedo describir. Creo que Argentina y Brasil son mis dos países preferidos del mundo.

¡Ojo con mezclar Argentina y Brasil que en fútbol son países enemigos!

–Ja, ja. No sigo mucho el fútbol. Ni siquiera en la última Copa del Mundo. No soy un gran fan. En realidad nosotros tenemos nuestro propio estilo de fútbol. Nosotros inventamos el fútbol australiano. Es un gran deporte aquí.

Te gusta el vino tinto, ¿no?

–A mí me gusta mucho el Malbec. Es mi favorito.

Entonces tenés que ir a Mendoza. Ahí hacen el mejor vino tinto del mundo.

–Oh, ¿sí? ¡Definitivamente voy a tratar de ir!

Podrías brindar porque son una de las bandas australianas con mayor éxito y más queridas en Argentina. Empezaron tocando en Niceto Club, siguieron con dos fechas en Vorterix y ahora se viene un lugar mucho más grande como Mandarine. ¿Qué les genera?

–¿En serio? ¡No sabía que era tan grande! Estoy emocionado por el show porque sé que se ponen cada vez mejor a medida que trabajamos en videos, sonidos, y generamos más asombro y tenemos más experiencia. Creo que en el pasado éramos sólo una banda de rock. Cinco tipos en un escenario tocando música, pero ahora creo que somos mucho más que eso. Una experiencia. Es lo que siempre soñé desde que empecé. Realmente estoy muy entusiasmado.

Por otro lado, el show de este año es en el marco de un festival, ¿se sienten cómodos en ese formato?

–Sí. En realidad no estoy muy seguro de qué tipo de festival es, ni escuché mucho del show. Tampoco se qué otras bandas van a estar, honestamente.

¿Y escuchaste hablar de un tal Pablito Ruiz? En Argentina hubo una controversia porque dijo que Feels Like We Only Go Backwards fue un plagio de una canción de él.

–Je, je. Sí, escuché algo sobre él. Es muy gracioso, realmente escuché la canción y dije: “Oh, ¡mierda!”. Es muy loco, puedo escuchar la melodía y es similar, me hace pensar en todas las melodías escritas por cualquiera, en todos los países y de todos los tiempos. Y me puse a pensar: estamos en 2014, existe Internet, y de repente todas las melodías se unen. Y de repente una canción argentina de los ‘80 se parece a la de alguna banda australiana de este año. Puede pasar y sólo creo que es increíble. Es fascinante todo lo que ofrece Internet en ese sentido.

Queda una duda acerca de Australia...

–¿Cuál?

¿Te gustan Los Simpson?

–Sí, claro. ¡Me encantan!

Bueno, Bart Simpson ha puesto en duda para qué lado corre el agua de los inodoros en Australia. ¿Podrías responderlo?

–Creo que en realidad corre como las agujas del reloj. A ver, dejame ir a ver (N. de R.: se escuchan pasos y ruido de una descarga de inodoro). La verdad es que lo vi y en realidad no va para ningún lado, sólo de arriba para abajo, ¡no tiene ninguna dirección!

¿Y qué vas a hacer mañana?

–Voy a intentar terminar el álbum para volver a salir de gira, y quién sabe... Despierto todos los días y me pregunto qué voy a hacer. Nunca tengo un plan determinado.

Lunes 24 de noviembre en Music Wins Festival, Mandarine Park, Costanera Norte y Sarmiento. Desde las 18.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.