no

Jueves, 6 de noviembre de 2014

Siguen girando

 Por Santiago Rial Ungaro

Antes del desmayo (Barco, Geiser). La misma música, vehículo de formas infinitas, lleva a las bandas a nombres vehiculares. “Mientras bailemos, bailarás”, cantan en Orbita, sintetizando y anunciando el conjuro de un grupo pop bailable ya no liviano sino ultraliviano. Así titularon de hecho su primer EP, de 2011, los dueños de esta nave sónica liderada por el cantante Ale Alvarez. Los Barco logran expresarse con simpleza y tienen muy claro qué aguas navegar en su viaje: “Llévame a bailar al mar, llévame en tu corazón”, piden mientras ofrecen subirse a bordo de su cóctel de funk, electrónica bailable y melodías pegadizas y humectantes. Desde Munro tamizan sus ritmos frenéticos con cierta melancolía que recuerda a Pet Shop Boys. Te llevan para que los lleves.

Asimétricos (Cosquitos en Globo, independiente). Este combo se vale de la buena voz de Maru Pardo Saguier para darle forma a un electropop que, aunque no sorprende, resulta efectivo y funcional para bailar, evitando las estridencias. “Somos asimétricos”, canta Pardo Saguier, alternando con fluidez español e inglés en el tema que da nombre a un disco prolijo. Las canciones de este grupo que completan Sebastián Cordoves (programaciones y sintes que él mismo construye) y la guitarra saturada de efectos de Diego López logran un sonido equilibrado cuya calidad supo llamar la atención de Alfa Matrix, sello belga emblemático a nivel mundial en el campo del electro.

Borrando la línea de control (Coche, Geiser). “Quiero cantar, saltar, bailar, gritar y explotar”, arengan los Coche, otra banda joven, alegre, fresca. Las canciones de José L. Violante por momentos parecen directamente jingles, confirmando lo difícil que resulta salir del paradigma sonoro impuesto en la última década por Babasónicos, que llegaron a ese sonido después de un largo y tortuoso camino. En sintonía con el sonido de Indios y otros vehículos de la escudería Geiser, los Coche suenan maduros, aunque terminen resultando predecibles, lo que no le quita capacidad a este disco producido. Por ahí aparece la voz de Deborah De Corral y uno piensa que, a fin de cuentas, siempre hace falta en qué andar: sea un auto, un globo, un barco, un skate o un monopatín. O la música, vehículo primordial por excelencia.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.