no

Jueves, 4 de diciembre de 2014

PANXARAMA LLENA, CORAZóN CONTENTO

Libertad de imprenta

 Por Andrés Valenzuela

“Somos muy amigos de lo concreto en la editorial: del objeto puesto sobre la mesa, las cosas hechas. Más que charlar infinitamente, hacer”, define Daniela Pendeja y con eso deja claro el rumbo que llevó a que un grupito de amigos fundara su editorial, montase su imprenta y en menos de cuatro años ganara un premio de proyección nacional. Porque así puede sintetizarse la historia del colectivo Panxarama y su taller Panxa Imprime, referentes insoslayables del under comiquero argentino.

Vienen de ganar el premio a Nueva Historieta en la última edición de Comicópolis, que recibieron de manos del mismísimo Eduardo Risso. “El premio nos desbarrancó todo lo que quedaba del año, para bien: ahora un montón de librerías y comiquerías nos llaman para que llevemos el material y los distribuidores se interesan. Normalmente corríamos detrás de ellos.” La tirada inicial de Niños en la basura, de Darío Fantacci, se agotó en el mismo Comicópolis donde lo presentaban y tuvieron que imprimir más ejemplares.

Epileptic Fred, novio de Daniela y compañero de aventuras imprenteriles, cuenta cómo se dio el perfil autogestivo del proyecto: “Veníamos del palo de la encuadernación y teníamos algunas herramientas, como una guillotina o esa multifunción”, señala una impresora ya cachuza de la cual salieron las primeras revistas. El resto del equipo llegó en dos tandas. Primero, por una inversión del Santa, otro miembro del equipo, que vive en las afueras de La Plata. En su casa reposa Afrodita –sí, por la robot de Mazinger Z que tiraba sus tetas cual cohetes–, una fotocopiadora multifunción zarpada. La otra parte llegó con un crédito para pymes del gobierno bonaerense.

Se podría imaginar un taller a todo lujo. Pero no. El secreto es que Afrodita y el resto de los equipos reposan en las afueras de La Plata, en una zona semi-rural a tres horas de viaje –hay que imaginarlos cargando cajas de libros en el tren diesel que une la capital bonaerense y Constitución–, sin señal de celular, con frecuentes cortes de luz y alrededores con cuatreros y autos quemados. Y en ese entorno, laburo. Mucho laburo. Con estos insumos, Panxa Imprime da vida a buena parte de lo que publica el under, como suele apreciarse en cada capítulo de Dibujados (el próximo será entre el domingo 7 y el lunes 8 en Teatro El Mandril, Humberto I 2758), repleta de ediciones independientes que se nutren de las tetas de Afrodita.

Sin planearlo tanto, estos chicos y otros amigos se juntaron “para hacer lo que todas las editoriales se juntan a hacer: un libro que jamás salió”, pero se encontraron con un nicho de mercado propio. Ahí empezaron a abastecer a amigos y colegas, con el trabajo como mejor argumento. “Nos planteamos ofrecer un servicio, sabiendo cuáles son las falencias concretas de otras imprentas”, explica Fred. Daniela cuenta la otra pata indispensable del ascendente panxón sobre el circuito: “Los clientes son amigos y colegas, nos los encontramos en eventos, charlamos, negociamos y nos emborrachamos con ellos, ¡nos pueden acosar en todos lados!”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.