no

Jueves, 5 de marzo de 2015

ALE LEONELLI Y LAS MáQUINAS DE LA FASCINACIóN

“Empecé a laburar con bandas en 7º grado”

El músico e ilustrador sacó disco con Honduras y sigue dibujando para Pez.

 Por Santiago Rial Ungaro

En 1997, a los 16 años, Ale Leonelli se animó a tocarle el timbre a Luis Alberto Spinetta con la idea de hacer la tapa de Estrelicia, el unplugged que el Flaco hizo ese año para MTV: “Le mostré una carpeta llena de dibujos en birome, fue increíble: me pareció una máquina de fascinación, me habló de lo fantástico y hasta me prestó un libro de Ciruelo”. Al otro día, Leonelli le devolvió el libro, después de haberlo fotocopiado a color. La propuesta quedó en la nada porque el diseño ya lo había hecho Ale Ros, pero la anécdota lo pinta entero a Leonelli, que hace casi 12 años está a cargo de la gráfica oficial de esa otra máquina de fascinación que es Pez y que a fin de año publicó Cinco, el nuevo disco de su banda Honduras.

En la banda liderada por Ariel Minimal –que hace unas semanas despidió su Festipez–, Leonelli encontró un espacio ideal para canalizar sus visiones: “Los conocí haciendo visuales para Los Natas con Malén, mi novia: en uno proyectamos en VHS la interferencia del canal porno codificado y en otro, animé porno. Hasta ese momento todo lo que había hecho eran trabajos para bandas punk y hardcore del barrio. Empecé a laburar con bandas en séptimo grado, hice bocha de tapas y flyers para bandas desconocidas”.

A Ale le cabía Pez ya desde antes de que lo convocaran: “Me sentía un militante de la banda: me acuerdo de haber recomendado a un pibe que escuchara Pez porque tenía una remera de Zappa”, dice y se pone a cantar la intro de Willie the Pimp, temazo de Zappa de Hot Rats que canta Captain Beefheart, y que Pez citó en su primer disco. “Que a alguien le guste Pez es una buena señal: Ariel es un tipo muy testarudo y forzudo, cuando pienso en lo que hace Pez pienso en Grateful Dead, en la calavera y el rock esotérico, hasta en Patricio Rey. Es una banda que siempre traza un punto de fuga en lo que hace.”

Leonelli tiene su propia banda, Honduras, en la que también se animó a producir una obra original y desafiante, que completa su perfil artesanal, autodidacta y fantástico: “Quise estudiar artes plásticas, pero no pude; y creo que ese nivel de amateurismo se nota; hasta trato de cometer errores, y que las gráficas sean menos aburridas. Mi intención siempre estuvo puesta en divertirme”.

Cuando Leonelli pasea por Villa Pueyrredón, por plazas con o sin rejas, se siente el orgullo que tiene por su barrio. Lo mismo se puede decir de su producción: “Laburar con Pez me llevó a laburar con Juan Ravioli y eso a Daniel Melingo y así”. Sus tapas para Alan Courtis, Compañero Asma, Daddy Antogna, Humo del Cairo, Lumbre, Narcoiris o Infinity Pink Laser siempre tienen un toque personal, psicodélico y artesanal, pero aunque su talento plástico sea innegable confiesa sólo haber hecho una muestra en su vida: fuera del país, en San Francisco.

Pero tiene otra galería, porque con más de una década de trabajo con Pez, Leonelli ahora ve con sorpresa a pibes y pibas con sus dibujos tatuados sobre su piel: “Soy muy romántico con las tapas, ¿sabés? Y hasta el día de hoy sigo inventando tapas de discos de bandas inventadas”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.