no

Jueves, 12 de marzo de 2015

A CINCO AñOS (Y PICO) DEL CIERRE DE CAMELOT

“La idea fue armar la tienda que nos gustaría visitar”

Entre 1994 y 2010, la comiquería de Gerardo fue criadero de una cultura que luego devendría cool, y que sin él ni su local no hubiese germinado fuerte.

 Por Hernán Panessi

El reinado de Camelot Comics Store al frente de la nerdencia nacional fue intenso. Un pasillo finito atiborrado de figuras, historietas, bandas sonoras, revistas importadas, model kits, remeras y videos daba sensación de infinito. En el fondo, una pequeña tevé de 12 pulgadas disparaba rayos catódicos nipones de pura cepa. En un loop eterno, siempre había alguna magia girando, tentando, abriendo el juego. En la puerta nunca faltó gente esperando para entrar. Camelot fue uno de los grandes responsables de traer una novedosa manera de entender el mundo. Así, los límites de la cultura japonesa, los superhéroes norteamericanos, la épica medieval inglesa, el erótico francés y la cultura pop global se estiraron a tal punto que tiñeron para siempre a una Argentina de 1 peso 1 dólar. Camelot Comics Store dejó de existir el 31 de enero de 2010 y ya nada fue lo mismo.

“Trabajaba en una ferretería y quería ser dibujante, por eso iba a Camelot. Le vendí una agujereadora a don Luciano, el padre de Gerardo, y éste me dijo: ‘Sos el único que, en lugar de comprar, logró vendernos algo’”, recuerda Claudio Díaz, quien trabajó en Camelot de 1994 a 1998. En el rock hay un postulado que bien le cabe al cuento: “Los boliches son sus dueños”. Detrás de ese monstruo de mil cabezas hubo una persona apasionada. Probablemente, uno de los cuadros más importantes en la avanzada nerd en la Argentina: Gerardo Busto. O, simplemente, para amigos y enemigos, Gerardo.

Pensar en Camelot y en su infinito universo de posibilidad es pensar en Gerardo. Comerciante inagotable, se atrincheraba día y noche al frente del local de avenida Corrientes 1388 y atendía a todos. “He pasado a altas horas de la madrugada de regreso de un programa de radio y todavía estaba ahí, firme en su local”, inmortaliza Eduardo Di Costa, parte del staff de la Revista Lazer, de vínculo indisoluble con este panteón geek. Gerardo recordaba nombres y gustos. En algún momento, receloso de la competencia, el reinado de Camelot fue tal que alquiló casi la totalidad de la Galería Apolo, donde hoy se emplazan, atomizadas, comiquerías con distintas firmas.

De pelo largo, look desgarbado y siempre atento, Gerardo forjó un imaginario a tono con su imperio: ampuloso, desmedido y brutal. “Era una especie de gurú del merchandising”, agrega Di Costa. Vivía para el local: no había domingos ni feriados. Ahí estaba Camelot para abastecer de felicidad al adicto a los fetiches, las lecturas, el ocio o el absurdo. En esa vía, otro de sus fuertes fue la publicidad: revistas de historietas, Lazer, La Cosa, Rock and Pop, canales de cable. Sí, la mística se labura. Y tras eso, un tendal de historias negras vinculadas con el uso de estimulantes que, a ciencia cierta, nunca fueron comprobadas. Ni lo merecen.

La historia comienza en BL, un puesto de diarios frente a Camelot. Ahí llegaron las primeras publicaciones importadas y Gerardo la vio: la posta era un reducto para coleccionistas. Pero hubo una adversidad: había que conquistar al público. En los ‘80, el género fantástico era considerado menor. “Nuestra idea era armar la tienda que nos gustaría visitar. Una tienda de género fantástico, donde se reuniera lo mejor de la ciencia ficción, el terror, la fantasía heroica, el animé, superhéroes, todo el género sci-fi. Armar una gran librería con un surtido interesante, con rarezas. Y ahí empezamos tibiamente a finales de los ‘80. Desembarcamos en Corrientes 1388 en el ‘94 y, bueno, hasta el día de hoy estuvimos ofreciendo lo mejor, tratando de proporcionar material, en forma simultánea a su salida en origen”, le decía estoico Gerardo a un fan deprimido en su último día de actividad.

En el acervo popular quedará aquella publicidad: “Si no lo tenemos, no existe”. Las promesas de que “el jueves entra material” eran cumplidas con creces. Dicen que era caro. Okey, era caro, pero ninguna otra tienda tenía el material de Camelot. Fue caos y desmesura, desorden y sorpresas. De hecho, fue lo más parecido a esa tienda donde aquel padre le compra a su hijo un Gremlin. “Gerardo competía mucho, tenía el fuerte deseo de imponer a su comiquería como la mejor, entonces no trabajaba tanto para vivir sino para ganar más público”, rememora Díaz.

Su cierre fue una herida que aún no cicatrizó, y coincide con la avanzada de Internet, los límites a las importaciones y, según aseguran fuentes confiables, deudas que acechaban a su responsable. Ahora mismo, su creador está retirado. La última vez que apareció en público fue haciendo acto de presencia en La Revistería de Belgrano. Justo en La Revistería, otra tienda de comics que no es de su cepa. Y, como paradoja del destino, porque nada se pierde y todo se transforma, en el lugar donde vivió el intenso sueño de Gerardo Busto, ahora se dispara su peor pesadilla: allí, desde hace unos años, en Av. Corrientes 1388, ya sin caos, ni desmesura, ni desorden, ni sorpresas, vive la frialdad y el orden de un nuevo local de historietas.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.