no

Jueves, 30 de abril de 2015

LOS FUTUROS #25: SHAMIR

Desgenerado

La nueva joya de Las Vegas es clase ’94.

 Por Lucas Garófalo

Un par de kilómetros al noreste de Las Vegas las luces de los casinos se siguen viendo, pero el paisaje no puede ser más diferente: extrañamente, la capital mundial del entretenimiento está construida en el medio del desierto. ¿Y qué se escucha en el medio del desierto americano? Música country. Shamir Bailey no tenía ningún problema con la banda de sonido de su ciudad natal, hasta que se dio cuenta de que todos los productores lo querían convertir en una versión masculina de la primera Taylor Swift. Pero su voz no se llevaba del todo bien con el folk, y mucho peor él con la idea de masculinidad. Nacido a fines de 1994, Shamir pertenece a una generación para la que los límites entre géneros (sexuales, musicales) empiezan a desdibujarse.

Tiene voz de contratenor, el registro vocal más agudo entre los hombres. Cientos de veces le preguntaron por qué elegía cantar en falsete. Resulta que no era falsete: era su voz. Otra pregunta que escuchó mucho es si la persona que interpreta sus canciones es un varón o una mujer. Para esa no tiene respuesta. “No tengo género ni sexualidad ni me importa un carajo”, tuiteó el mes pasado.

Pero si estuvo acaparando la atención en los últimos meses no fue tanto por su sexualidad como por su música. Cansado de que quisieran encasillarlo en el country, encontró refugio primero en el punk –más precisamente en bandas de chicas al límite del pop, como Vivian Girls, The Slits y The Raincoats– y luego en la electrónica, gracias a una caja de ritmos que heredó de un tío y se convirtió en su juguete favorito.

Actualmente en sus canciones conviven el funk, la música disco, el pop, el soul, el rap y el house. Si suena exagerado es porque lo es: alcanza con escuchar On The Regular, el primer adelanto de su disco debut –que sale en mayo– para comprobarlo. Como Prince o Michael Jackson, Shamir es una presencia andrógina que concentra todas las miradas y al mismo tiempo logra que el foco de la atención permanezca en la música. Y como ellos, también, podría llegar a redefinir lo que significa ser una estrella pop en su época. Salvo que el mundo esté esperando a la versión masculina de Tayor Swift, en cuyo caso Shamir seguirá haciendo la suya.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.