no

Jueves, 7 de mayo de 2015

INVENTADO ANTIGUO

Bajo tu influencia

Mario, Nicolás y el rock más allá de su ombligo.

 Por Julia González

“El mundo fue inventado antiguo”, escribió Macedonio Fernández en su libro Museo de la novela de la eterna. Y por eso Inventado Antiguo reverencia lo propuesto por el escritor: el dúo que tiene base en San Cristóbal también cree que ya está todo creado. Así acuden a la música de finales de los ‘60 y principios de los ‘70 para investir la frescura de lo que alguna vez fue nuevo. “Veo a todos los bateristas de esa primera generación de rock y tenían influencias de jazz u otros géneros. En las próximas generaciones eso se fue perdiendo, se trataba de rock influenciado por rock”, compara el baterista Mario Agustín González. La melomanía y la exploración de la raíz de lo primal los guió a esa síntesis: “El que gusta de escuchar música va adentrándose en la búsqueda”, resume Nicolás Mateo, guitarrista y cantante.

En 2010 Mario entró en La Moto, una formación anterior que, si bien no era punk, era una banda “muy urgente”. Entonces armaron un proyecto desde cero. “Teníamos las ideas claras, pero todavía seguía esa desprolijidad”, dice Nicolás. Ahí se produjo el quiebre. Buscaron en los comienzos del rock, citaron a Macedonio y la cosa fue encontrar lugares para enchufar los instrumentos ya que la escena seguía acustizada debido a los estertores del post Cromañón.

El año pasado editaron un disco homónimo, luego de tres simples y un disco grabado en vivo, Farsa de goma, en el cual recrearon graciosamente la tapa del vinilo de los Bluesbreakers de John Mayall junto a Eric Clapton. Su primer larga duración fue grabado en Ion, tiene arte de tapa de Daniel Santoro e incluye temas como Pirilo (oda a la clásica pizzería) o La cuenta por favor, una letra tanguera en forma de blues. El dúo piensa las canciones y un bajista sesionista se les une en vivo. ¿Influencias? Hoy, Serge Gainsbourg, Sandro y Steely Dan. Mañana pueden ser otras cosas.

“Tocar acústico estaba bien en su momento para seguir tocando, pero ya era tiempo de sonar eléctrico, que haya una batería, ¡que vuelva el rock!”, se entusiasma Nicolás. Entonces comenzó la reconstrucción de Inventado Antiguo, seguros de que no irían a tocar a cualquier lugar por la pizza y la cerveza, ni a hacerse cargo del flete sin antes acordar el trato con los bolicheros. Dice Mario que de repente todos descubrieron Another Side of Bob Dylan y se colgaron una acústica, pero a sabiendas de que si el lugar no tenía la habilitación, no tenían por qué hacerle el favor al bolichero a cambio de ablandarse. Por eso decidieron tocar sólo cuando las condiciones se dieran. Así llegaron a sonar en La Perla, el fortín de las leyendas vivientes del rock, donde no hay lugar para los jóvenes, que bien podrían seguir inventando lo antiguo.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.