no

Jueves, 3 de diciembre de 2015

CAMIONES EN LA CASA, EL PLAN MESTIZO

“VIENEN A LOS SHOWS A BAILAR”

Un combo anteandino intenta su crossover festiva.

 Por Mario Yannoulas

“Queremos ser la banda más grande del mundo”, dice Facundo Tapia, que no escatima aspiraciones para Camiones en la Casa, grupo en el que canta y toca guitarra desde hace cuatro años. “Vamos a llegar hasta donde podamos”, sincera ahora el músico mendocino, que creció escuchando Karamelo Santo y Parió la Choca tanto como Cadillacs o The Clash: “Somos distintos del rock inglés o norteamericano, el sol nos pega diferente, la gente viene a nuestros shows a bailar. Hay un movimiento en la música latina con el que nos identificamos, sentimos los tambores en la sangre. En mi familia se escuchaba mucho folclore y tango, y hay bastante de eso en las melodías y letras de Camiones”.

Los axiomas de Tapia van hacia la cuna del rock/fusión. Sin renunciar a la distorsión y hasta a una línea algo prog, las 12 canciones del disco debut epónimo de Camiones en la Casa -para el que ya hay sucesor esperando ser grabado- develan la base de lo que ellos llaman “música festiva”; principalmente, un ska mestizo. No obstante, esa festividad no tiene réplica obligada en lo que se dice: “De una vez por todas, el músico tiene que hacerse cargo de que es un comunicador social”, suelta.

“Uno se sube al escenario y dice cosas, puede ser cualquier pelotudez o algo que afecte al que escucha. Yo me alimento de la emoción del público, y para eso tengo que empezar por estar emocionado. Hay que cubrir los momentos de la vida; vemos días nublados y de sol, hay cuatro estaciones, no podemos hablar siempre de lo mismo. Necesito tener letras combativas, pero también dedicarle una a los amigos, otra al amor o a la tristeza. Soy comunicador no porque haya estudiado, sino porque es mi rol como músico, mi militancia. No quiero que me pase como al pelotudo de Arjona, que ya le escribió a la menstruación, a las tetas, a la mujer de 40, y ya no sabe a qué escribirle.”

La ambición de ese espíritu crossover se completa con la búsqueda de nitidez en el sonido y las formas. Para el cantante, ninguno de sus objetivos depende de otra cosa que no sean la disciplina y el esfuerzo. “Somos profesionales, hemos dejado nuestras provincias para dedicarle la vida a la música; son horas de sentarse a estudiar instrumentos y canto, invirtiendo en sonido. Dedicarse con pasión al arte es una forma de vida, y si recién estamos emergiendo del under es porque los shows están buenos. El boca en boca dice que estamos haciendo algo bien.”

* Jueves 3 en Club V, Corrientes 5008. Desde las 22 con Tranquilo Aguirre y El Escuadrón de los Salvajes.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.