no

Jueves, 3 de diciembre de 2015

CHLOë GRACE MORETZ

LLENA ERES DE GRACIA

De Kick-Ass a Carrie a La sirenita, cubre todo con su manto de belleza.

 Por Lucas Garófalo

Los futuros #38:

Antes de cumplir 15 años, Chloë Grace Moretz ya había trabajado con Martin Scorsese, Tim Burton, Johnny Depp, Julianne Moore y otras grandes figuras de Hollywood, casi como si hubiera nacido en el seno de la industria del cine de Estados Unidos. Pero no. La adolescente más cool del momento –que en enero protagonizará la versión cinematográfica del libro La quinta ola– es hija de un cirujano y una enfermera, y su ingreso al mundo del espectáculo tuvo, como todo fenómeno, algo de azar: tras el divorcio de sus padres, se mudó a Nueva York con su mamá y su hermano Trevor, a quien habían aceptado en una escuela de actuación. Es notable lo que se aprende mirando a un hermano mayor.

A Chloë le sobran: tiene tres más. Dos son gay. Cuando eran chicos, solían usar el traje del Power Ranger rosa, algo que incomodaba a los vecinos. “¿Por qué dejás que anden así vestidos?”, le preguntaban a mamá Teri. “¡Porque les encanta!”, contestaba. Su hija, entonces, entendió rápidamente que la sexualidad no era algo para ser vivido con culpa. Como tantas otras estrellas de su generación, de Miley Cyrus a Cara Delevingne pasando por Shamir, Moretz se dice feminista y no piensa las relaciones en términos de género.

El mes pasado, por ejemplo, en el set de Neighbors 2, una típica comedia yanqui protagonizada por Seth Rogen y Zac Efron, la joven actriz –que fue fundamental en Kick-Ass, Hugo y la nueva Carrie, y que será La sirenita de carne y hueso el año que viene– planteó algunos cambios en el guión por considerar que la peli se ponía medio misógina. Que una chica de 18 años esté atenta a estas cuestiones dice algo sobre los tiempos que corren: quizás sea hora de dejar de subestimar a los millennials.

En la previa de las elecciones a presidente de su país, en las que podrá votar por primera vez, Chloë está descubriendo la política... y le encanta. Una prueba: hace algunas semanas, mientras trabajaba en un set de filmación, no quiso perderse el debate de los candidatos demócratas, así que lo escuchó por radio de a ratitos. Su voto ya lo tiene decidido: Hillary Clinton. “Es un modelo a seguir”, dijo sobre la ex primera dama. Y mientras aprovecha su gran momento para empezar a elegir sus papeles con más tranquilidad, Moretz ya fantasea con su propia carrera como política. ¿Difícil? Lo mismo decían de Schwarzenegger.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.