no

Jueves, 31 de diciembre de 2015

#ELCREADOR

 Por Facundo Enrique Soler

Tyler, the Creator arrancó una trilogía de discos con Goblin en 2011, pegó un salto de calidad con Wolf en 2012 y se afianzó en la cima con Cherry Bomb este año. Cada uno tiene sus diferencias estéticas pero todos repiten el mismo mensaje: ir hacia adelante. Es que Tyler no quiere adeptos ni fama y mucho menos droga y guita. Este categoría ‘91 quiere seguir para adelante lo más posible porque en su cabeza hay demasiadas ideas como para andar perdiendo el tiempo.

En 2015, finalmente recibió el status que demandaba: un artista con imperio propio. Se afianzó como diseñador al meter su marca de indumentaria GOLF en el circuito de la moda, logrando algo tan impensado como que las gorras de jean volvieran a ser hype. Demostró que es un realizador audiovisual del carajo al dirigir los videos de Fucking Young y Buffalo/Find Your Wings (ambos, piezas increíbles de la era viral). Y la celebración máxima de este “creador” sucedió el 14/11 en Los Angeles, donde realizó el Camp Flog Carnival, una celebración organizada por él que mezcló música en vivo (Snoop Dogg, A$AP Rocky y muchos más) con skateboarding, feria, algodón de azúcar y diversión.

La controversia fue otro de los factores de Tyler este año: no puede entrar a Australia porque sus canciones fueron tildadas de misóginas por un colectivo feminista y en Inglaterra sucedió lo propio pero por ser una “amenaza al orden público”. En marzo terminó preso en Texas por incitar a una horda de fans que quedaron fuera de su show en el SXSW a que irrumpieran en el recinto.

¿Más? Estrenó su propio show de dibujos animados, The Jellies, relatando la disparatada historia de un joven criado por medusas, y tuvo su propio personaje en el videojuego Tony Hawk’s Pro Skater V. Giró por Estados Unidos junto a A$AP Rocky en uno de los tours más exitosos del circuito y descubrió y produjo la voz angelical de Kali Uchis, una colombiana que lanzó Por vida, uno de los discos del año.

Uno de los puntos más emocionantes de Cherry Bomb es Find Your Wings, una canción en tono jazzero con coros de ensueño y ritmos reconfortantes que repiten sin hartar: “El cielo es tu casa, no hay límite, tenés que encontrar tus alas y volar”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.