no

Jueves, 4 de febrero de 2016

AVISTAMIENTOS DE OVNIS, ACá Y ALLá

Humo sobre el agua

Fuerza Aérea Argentina y la CIA liberaron reportes: ningún caso positivo.

 Por Andrés Valenzuela

Quien jamás haya discutido sobre avistamientos de ovnis en una cena con amigos, que levante la mano. Son como las historias de fantasmas: antes de terminar el secundario, todos escuchan al menos una. Luces en el cielo, campos quemados y animales deshollados: los clásicos. El cine aprovecha y ofrece cantidad de ejemplos que alimentan la imaginación. Para algunos, es más que eso: es julepe cuando en medio de la ruta ven a la distancia tres luces rojas moviéndose, una estrella parpadea sin sentido o una pelota inesperada se les aparece en una foto.

Quizás por eso en 2011 la Fuerza Aérea Argentina formó la “Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales”, la Cefae. Según informa la Fuerza en su página web, “la conforman personal de planta permanente y especialistas de probada experiencia en diferentes áreas de investigación”. Su propuesta es la siguiente: uno ve algo que le parece un OVNI, le saca una foto o lo filma y remite eso como prueba, contando dónde y cuándo lo registró. Ellos se fijan si puede ser un Objeto Volador No Identificado o una falsa alarma.

Hasta ahora, la Cefae publicó sólo un informe con los casos ya resueltos (www.faa.mil.ar/mision/cefae.html). Son 12 páginas dedicadas a explicar la metodología de investigación y los 10 asuntos zanjados. Ninguno parece ser un platillo volador. Hay pajaritos, pelotas, aviones y helicópteros (todos voladores, eso sí), pero ninguno es un platillo y parece que ninguno llevaba enanitos verdes dentro. A veces, sí, lo que parece una estrella que titila es precisamente eso: una estrella que titila. ¡Maldita estrella pulsante variable Rigel!

Las referencias testimoniales “Luz de forma circular de unos 50 cm. de diámetro, color rojo con bordes bien definidos, giros abruptos, que ‘cruzó la calle’ y luego parecía ‘estar en la pared’” son de otro caso interesante del informe, quizás por ser el único que no está acompañado por una imagen. La Comisión, sin embargo, desestimó el avistamiento: era “compatible” con un puntero láser a una distancia superior a los 100 metros. De lo que se deduce que esos cositos no sirven nada más que para joder a los arqueros en los penales, sino también para pegarle una buena gastada al vecino.

Hace unos días llegó una yapa: la CIA desclasificó unos cuantos documentos y archivos de los años ‘40 en adelante relacionados al tema en Estados Unidos. Que lo hayan hecho coincidentemente con el relanzamiento de Los Expedientes Secretos X es... bueno, premeditadísimo. Los documentos (www.foia.cia.gov/collection/ufos-fact-or-fiction) son copias facsimilares de circulares e informes. Hay desde reclamos (“Señor, al menos denos una prueba de algo de todo lo que dice”), noticias en medios extranjeros, reportes de avistamientos (el de Barcelona y el norte africano pide a gritos una historia) e instructivos de cómo lidiar con las consultas públicas sobre el tema. También hay algún documento que cuenta las idas y vueltas de las autorizaciones oficiales para investigar el asunto. Los pasajes ilegibles y el mal escaneo, por momentos, entusiasman más que el contenido último de los documentos. Al final, puro humor. Queremos creer. Pero estos informes no nos dejan.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.