no

Jueves, 14 de abril de 2016

ZG EN TIEMPOS DE CAMBIO

Nuevos aires

José Gaohna refundó a Zona Ganjah, a su cabeza y a su peinado.

 Por Santiago Rial Ungaro

Zona Ganjah fue una de las bandas que supieron labrar su camino en forma decididamente independiente en la última década. Por eso sorprendió el parate que se impusieron hace casi dos años. Respondiendo por mail, José Gaohna acepta cierto inevitable desgaste: “Todo pasa muy rápido, fueron diez años intensos desde que empecé, y sobre todo los últimos, antes de decidir detener todo”. Con la idea de “ordenar, corregir y mejorar” la forma de trabajar del grupo, esa reclusión les permitió dar forma a Más allá de la zona, publicado a fines del año pasado, que “contiene la esencia del crecimiento y la visión en este tiempo fuera de los escenarios”. Tiempo en el que mutaron también de piel: ahora, se dan a conocer como ZG.

Con cierta influencia del hip hop, la voz de Gahona (oriundo de Antofagasta, Chile) suena otra vez creíble y cercana, cantando sobre que “todo cambio es natural y nuevas cosas traerá” y buscando generar conciencia sobre los cultivos transgénicos. Todo musicalmente aderezado por el inconfundible sonido de su flauta melódica, que no es sólo una cita al flautista jamaiquino Augustus Pablo: “Al principio vi que había algunas bandas under que la usaban, fue mucho después que conocí a Augustus Pablo y supe que ese instrumento tenía sus orígenes en Jamaica: a mí me sonaba más a acordeón y a música de estos lados, como tango o cumbia. Sale una mezcla interesante al meterla en el reggae”.

Otra decisión relevante a nivel sonido de esta banda que se abrió camino mediante el viejo y aún efectivo “boca a boca” (llegaron a tener más de cuatro millones de “Me gusta” en Facebook) es la de afinar en 432Hz (la afinación convencional es de 440Hz); algo que empezaron a usar ya en Despertares, de 2012: “Cuando conocí acerca de la afinación en 432Hz me interesó mucho su fundamento, pero más allá de la larga explicación ‘pseudo-científica’, lo más importante fue que cuando comenzamos a usarla en vivo me sentí muy cómodo y vimos que era muy positiva la reacción en la gente. Y nunca más volvimos más al 440Hz”.

Para José ha sido tiempo de cambios de todo tipo, al punto de que varios se sorprendieron en sus últimos shows al verlo con las rastas cortadas: “Entendí que la espiritualidad no pasa mucho por la apariencia física. Estoy pasando por una etapa muy importante de replanteo en mi vida y tenía muchas ganas de sentirme igual al común de las personas y así integrarme un poco más a la sociedad. Si pretendo hacer un cambio, lo tengo que hacer desde adentro.”

* Viernes 15/4 en Luna Park, Corrientes y Bouchard. A las 20.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.