no

Jueves, 5 de mayo de 2016

ARTE EN ESCENA, EN PROA

Por amor a Roma

Naves, edificios, covers de cuadros, el ex marido de Björk y los ídolos de Pet Shop Boys en una muestra romántica y romanista.

Buscando rememorar los antiguos teatros flotantes del siglo XVIII que funcionaban sobre el agua, el “arquitecto-poeta” Aldo Rossi le dio forma en 1979 al Teatro del Mundo, una estructura efímera, híbrido entre arquitectura, teatro y barco, que funcionaba como símbolo de la memoria clásica de la cultura italiana (y occidental), y que remitía a ese hito flotante que es la ciudad de Venecia. Fotografías de esa obra, enfrentadas a las costas del Riachuelo, dan la bienvenida a Arte en escena, muestra antológica con obras de la colección del MAXXI, museo romano y por tanto sinónimo de clásico, pero también moderno: creado en 2010, es el primer Museo Nacional italiano de arte contemporáneo que fue creado pos 2000.

Curada por Anna Mattirolo, incluye obras de artistas contemporáneos tanos como Mauricio Cattelan, Francesco Vezzoli (con su video The Kiss), el enigmático Gino de Dominicis, la videasta Grazia Toderi, el performancista Michelangelo Pistoletto y el pintor y escultor Luigio Ontanti, cuyos célebres Le Ore usan la clásica forma de representación francesa del siglo XIX en que los actores posaban con intención de reconstruir pinturas, caracterizándose de múltiples modos, de San Sebastián a Baco, de Dante a Pincho. Y también hay trabajos del estadounidense Matthew Barney, quien vivió con Björk, su pareja durante 13 años, y con la hija de ambos en un barco en Nueva York; y de los ingleses Gilbert & George, una de las principales influencias de Pet Shop Boys (eternos pop kids que acaban de sacar el genial Super).

Pero es la impronta arquitectónica de la obra de Danilo Guerri, Carlo Aymonino, Mario Airo y Rossi la que imprime carácter a una exposición que intenta conformar un espacio cercano a lo teatral, evitando sutilmente caer en la pretenciosidad. Hace siglos que lo romano es para buena parte del planeta un “imaginario” religioso, político, ético, estético, futbolístico y social. Y Mattirolo plantea la importancia de “imaginar mundos”. Según la curadora, “el artista a veces se mete en problemas porque tiene una mirada que va más adelante, entonces puede predecir cosas que dan miedo, mientras que el pasado naturalmente da tranquilidad”.

A su modo, esta muestra colectiva busca expandirse hacia la vida cotidiana, esa donde navegan los sueños, tan bellos y frágiles como el barquito-teatro de Rossi. Pero si las fotografías internas y externas de Armin Linke del SkiDome de Roma marcan un contrapunto con la onírica imagen de Rossi, las imponentes pinturas del chino Yan Pei-Ming y las escalas alteradas de la instalación de las esculturas de los rusos Illya y Emilia Kabakov generan un interesante diálogo multidisciplinario en una curiosa propuesta llegada desde la cada vez más cercana Roma, la Ciudad Eterna.

* Martes a domingos en Fundación PROA, Pedro de Mendoza 1929. De 11 a 19.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.