no

Jueves, 26 de mayo de 2016

SILVESTRE Y LA NARANJA EN LA LAGUNA

“El pop ya no es mala palabra”

Además de celebrar la canción, el notable debut de la banda bonaerense indaga la dialéctica entre el pop barroco y el cósmico, la psicodelia y el folk.

 Por Yumber Vera Rojas

Si bien en el último año sus shows y su poder de convocatoria demostraron que no era una banda del montón, Silvestre y la Naranja certificó con su primer álbum que es una de las principales referencias que tiene el indie argentino en esta época. Lanzado a mediados de abril, Laguna se suma a la lista de los mejores discos locales de 2016, a partir de una propuesta fresca, oportuna, contemporánea y bien labrada. “La idea era mostrar de forma simple y sincera lo que somos”, señala Justo Fernández Madero, cantante y guitarrista del cuarteto bonaerense.

“Debido a que la música que teníamos colgada en internet era otra, siempre dábamos explicaciones acerca de lo que hacíamos. Así que sacar Laguna fue un alivio”. Es que tras la aparición de su EP epónimo en 2012, que apuntó al folk, experimentaron un quiebre conceptual. “En el medio pasamos por una faceta más psicodélica que nos gustó, y se produjo una búsqueda que decantó en el pop”.

Además de celebrar la canción, el disco sienta sus bases sobre la dialéctica entre el pop barroco y el cósmico. “El pop ya no es una mala palabra, sino una gran familia”, afirma el frontman. “A mí la psicodelia y el chillwave me pegaron un sopapo a la cabeza. Si bien tenían algo de vintage, su licencia moderna era muy interesante. Y eso me fascinó. Yo venía escuchando algo más folk y acústico, pero mi interés por las atmósferas creció tanto que me alejó de lo otro. Y tuvimos la idea de sumar sintetizadores analógicos para llevar adelante esta exploración.”

Una vez que las 12 canciones que conforman este debut tomaron forma, Silvestre y la Naranja llamó al productor argentino Nicolás Kalwill, apenas acabó el disco Heartache City (2015) de Cocorosie, para terminar de definir su impronta. “Aunque uno de los desafíos fue encontrar nuestro sonido, Nico brindó una perspectiva diferente de quiénes somos. Nos ayudó a salir de las referencias.”

Al mismo tiempo que las letras se inclinan hacia la introspección, el álbum ostenta un espíritu optimista. “Queremos salir de la Laguna”, reflexiona Fernández Madero. “Aunque el título también hace referencia a la naturaleza como refugio y hogar. Nos sentimos identificados con eso. De hecho, armamos la banda en Villa La Angostura, en unas vacaciones de verano, y el nombre de Silvestre surge a manera de adjetivo de lo salvaje. Lo de Naranja es porque al principio nos llamábamos así”.

A pesar de que la banda forma parte de la escena de recitales independientes y giró por Inglaterra en 2014, para el cantante esto acaba de comenzar. “Lo más difícil de todos estos años fue no tener material nuevo para tocarlo. Nos hacía falta.”

* Viernes 27/5 en Niceto Club, Niceto Vega 5510. A las 21.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.