no

Jueves, 26 de mayo de 2016

NENE ALMíBAR ANDA DULCE

Ponerlo todo

En El accidente, este “trío de rock más cantante” llega a canciones de forma y fuerza, sin estudiar los pasos pero con la certeza de elegir seguir haciendo.

 Por Lucas Kuperman

Según la Real Academia Española, un accidente es un “suceso eventual que altera el orden regular de las cosas”. Los hay de muchos tipos. Incluso los que terminan en algo bueno. Eso le sucedió a Manu Piras, cantante de Nene Almíbar, cuando dieron a luz su primer disco. “El accidente fue un nombre que venía pensando cuando empecé a hacer canciones. La realidad es que no estudié nada. Generalmente, cuando uno sabe algo tiene manera de marcar los pasos que hizo para llegar. Yo no. En cierto punto las canciones salen de forma accidental. Igual los pibes (José Burgueño, Leo Castro Hernández y Nacho Rivarola en guitarra, bajo y batería, respectivamente) se formaron, yo vendría a ser el más chanta. Igualmente le ponemos todo a la banda”, banca el grandote de barba.

Con una intensa actividad en vivo, se propusieron encarar este primer disco de forma tal que no sonara igual a sus presentaciones sobre los escenarios: “Sentimos que logramos un sonido en estudio y otro en vivo, no queríamos que quedara un registro exacto de cómo suena la banda. Y el disco hizo que nos pusiéramos más serios con el proyecto”. Llama la atención que, con las influencias del rock fuerte de los ‘70 que tienen, Manu use guitarra acústica y no una eléctrica al palo. “Mi idea era que la banda fuera un trío musical con un cantante. Cuando mostraba las canciones lo hacía con la guitarra acústica calzada, y nunca más me la saqué.”

Son una banda con mucha actividad en vivo. Hace poco se amenazó con cerrar muchos lugares por lo ocurrido en Time Warp. ¿Creen que el rock se puede ver afectado?

–Sí. Las bandas se verían ultra perjudicadas pero también un montonazo de personas, lo que deja entrever lo descabellado de la medida. Vivimos el post Cromañón como espectadores y con otras bandas y nos pasó de tener que pagar para tocar cuando éramos chicos. Nos comíamos el viaje de vender entradas y después nos venían a pedir guita. Así fue cómo mataron la música en vivo. Recién ahora están empezando a respetar los tratos. Desde el primer día, con Nene Almíbar nos propusimos no pagar por tocar, bajo ninguna circunstancia. Con los bolicheros ya tuvimos suficiente. El que no cobra tiene que pensar si quiere vivir de esto, porque está cagando el ambiente. Hay que generar conciencia para que las bandas que no lo acatan se den cuenta de que están perjudicando a los que queremos vivir de esto.

* Sábado 4/6 en The Roxy Live, Niceto Vega 5542. A las 23.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: CECILIA SALAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.