no

Jueves, 14 de julio de 2016

PIERCE THE VEIL, INOCENCIA ININTERRUMPIDA

“A veces me gustaría volver a ser chico”

Vic Fuentes revisa la década de este emblema post-hardcore, recuerda el atentado a The Bataclan y rescata la inocencia en la inexperiencia.

 Por Mario Yannoulas

Mientras el movimiento post-hardcore sigue creciendo en Argentina y Latinoamérica, la costa oeste de Estados Unidos abastece el mercado con activos como Pierce The Veil, el grupo que los hermanos Fuentes llevan adelante desde hace 10 años bajo ese nombre, y que representa todavía a la primera camada de grupos del género. Después del debut en 2013 en Flores, el martes 12/7 el cuarteto tuvo en Vorterix su segunda oportunidad en Buenos Aires, esta vez para presentar Misadventures, su cuarto trabajo de estudio.

La elocuencia del título (“Desgracias”) indica que, en su carrera, pocos resultados tuvieron tanto con ver con el mismo proceso creativo como el de este trabajo, y así lo certifica el cantante y guitarrista Vic Fuentes: “El título describe cómo fue nuestra vida durante el último par de años”, le dice al NO. “Queríamos hacer este disco como los anteriores, pero fueron tiempos bastante retorcidos, nos costó mucho crear y hasta metimos una gira mundial mientras grabábamos, porque creíamos que faltaba para tenerlo listo. En ese sentido, este trabajo es integralmente distinto.”

A pesar de los cambios, la lírica mantiene una característica típica del grupo: lo autorreferencial, que aparece en canciones como Texas is Forever o Circles…

–Sí, el primero es una vuelta de página, es sobre una ex novia a la que le había escrito en dos discos anteriores. En algún momento hay que dejar de pelear y vivir en paz, cada uno por su lado. Y Circles es sobre el ataque terrorista del año pasado en The Bataclan, en París. Si bien ese tipo de hechos es shockeante, ése en particular me pegó mucho porque tenía amigos dentro que, por suerte, pudieron zafar. Cuando me enteré, quedé devastado y quise escribir algo, sacar algo positivo de una situación tan trágica. Supe que mis amigos se habían ayudado mucho entre sí para escapar, así que traté de resaltar el valor de la amistad en momentos difíciles.

La última línea del disco dice: “Algunos días me siento a pensar que me gustaría volver a ser un chico”. ¿Hasta dónde llega ese sentimiento?

–Es un sentimiento muy propio de este disco, que refleja cierto cambio y una afirmación como hombres. El proceso fue intenso, nuestras relaciones humanas se vieron afectadas por lo lejos de todo que estábamos, haciendo cosas que nunca habíamos hecho. Todo fue tan extraño desde lo emocional que me pude distanciar definitivamente de ese sentimiento juvenil, pero no sin conflictos. Y claro, a veces me gustaría volver a ser ese chico que tenía todo por aprender.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.