no

Jueves, 27 de octubre de 2016

BASTA > ENCUENTRO NACIONAL DE MUJERES

Otro pogo es posible

 Por Pat Pietrafesa

Fue increíble participar tocando con Kumbia Queers. Tocamos en el escenario de “orgullosamente torta” después de Chocolate y Las Horregias, de Chile. Cientos de mujeres deseosas de celebrar la ocasión, orgullosas de ser lo que son, de mostrarlo, gritarlo, vivirlo, y súper encendidas por la actividad del encuentro y la adrenalina de juntarse mujeres de todo el país para debatir los temas que nos interesan, las cuestiones que nos urgen, por ser capaces de organizar las movidas y de liberar y celebrar.

Fue una marea de mujeres, muchas nos dijeron que fue el primer pogo de su vida, donde pudieron saltar, bailar y disfrutar sintiéndose seguras. El pico fue Una, dos, ultraviolenta, la versión de Los Violadores. Amamos ser la música de muchxs de lxs rebeldes. Por eso lo viví intensamente, avivó un fuego en mí. Los talleres, las juntadas en las plazas, la energía increíble que se vibraba en esa marcha de cuadras y cuadras de mujeres, los aullidos. Los grupos comando encapuchadxs estampando consignas. Los grafitis, pegatinas, carteles con las consignas más imaginativas que vi en mi vida.

Las paredes y monumentos de la ciudad quedaron decorados de frases referidas a los derechos de las mujeres. Hablaban de poder elegir, del placer, de la vida, ¡de que nos están matando! Ardían de consignas alucinantes. Eso me impactó mucho. Sinceramente, la polémica que se armó sobre “cómo quedó la ciudad” o las salvajes mujeres en tetas corriendo por ahí y escribiendo las paredes, me parece de una incoherencia terrible, ¿no ven que nos están matando? Bastante tranqui que escribamos una pared reclamando cambios.

No puedo creer que con todas las noticias de asesinatos horribles de mujeres a mano de hombres les parezca desubicado que una se indigne. ¿Qué quieren? ¿Que le pidamos a un candidato y marchemos tras un cartel político a ver si nos salvan? Al otro día del Encuentro en Rosario, una tela negra cubría las paredes de Tribunales, eso lo dice todo: que la gente no lea las consignas, que no se den cuenta de esas verdades tan incómodas. ¿Y nosotrxs qué deberíamos hacer con los carteles publicitarios y las estupideces que publicitan los políticos, que inundan y ofenden nuestra inteligencia y capacidad visual? En fin, estas cosas solo ponen más claridad al asunto.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.