no

Jueves, 22 de septiembre de 2005

SOBRE EL DISCO “YOU COULD HAVE IT..."

Pequeñas delicias con vértigo propio

Los Franz Ferdinand son demasiado interesantes como para entregar un segundo álbum calcado del primero, y demasiado inteligentes como para apartarse totalmente del camino que los llevó al éxito. Es por eso que You could have it so much better... with Franz Ferdinand tiene canciones que parecen hermanitas mayores de las de su ilustre predecesor, aunque el cuarteto evita el autoplagio llevando las cosas a los extremos: si la base es disco (The outsiders), nadie puede quedarse sin mover la patita; si las guitarras son furiosas (Evil and a heaten), el ambiente se transforma en un polvorín. La marca de fábrica de meter partes diferentes en una misma canción continúa dándoles buenos resultados (Well that was easy), porque les permite explorar nuevos caminos sin perder el anclaje de la personalidad ya desarrollada. Los cuatro logran encajar las piezas con tal naturalidad que se pueden tararear las canciones desde la primera escucha, aunque cuando se profundiza se notan la cantidad de elementos que las componen. Y siempre hay una vuelta de tuerca como para descolocar: Walk away aparece como un mid-tempo que habla sobre una ruptura amorosa (varias letras tratan sobre ese tema) hasta que, en el final, Kapranos mete dos líneas en las que junta en una situación cotidiana a Stalin, Hitler, Churchill y Mao Tse-Tung. El álbum también trae sorpresas como Eleanor put your boots on y Fade together, dos baladas con piano, guitarra acústica y (en la segunda) armónica. Se trata de piezas chiquitas, de exquisito clasicismo, que le otorgan aire al álbum en medio de ese vértigo bailable y elegante que conocemos como Franz Ferdinand.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.