no

Jueves, 4 de noviembre de 2010

MILITANCIA VINTAGE

ParaKultural

 Por Javier Aguirre

La maratónica despedida al ex mandatario Néstor Kirchner tuvo rasgos de revival: mística, misterio, nostalgia, euforia. A hacer números; los adolescentes de hoy conforman generaciones cuya relación con la militancia política de los ‘70 podría –si se la mensura en años, en décadas, en gobiernos o en mundiales de fútbol– resultar acaso tan lejana como el hippismo y el flower power de los ‘60, o como el destape alfonsinista y la fe contracultural de los shows de Sumo en los ‘80.

No significa que durante décadas la juventud argentina haya vivido en otro planeta. El menemismo propuso un trazado cartográfico de la sociedad en el que era lógico estar en la vereda de enfrente de la de los dirigentes políticos. Hace 15 años el Che Guevara era un lugar común del rock barrial y una estampita de cabecera en las banderas de las hinchadas de fútbol; hoy a unos cuantos parece ya no alcanzarles con la portación del logotipo. “Una siempre pensó que los gobiernos estaban para robar –decía el domingo a este diario Josefina, una de las chicas que fueron a la Casa Rosada–, pero a partir de lo que pasó con el campo, se empezaron a generar cosas en mi generación que yo realmente no esperaba ver.”

El discurso de la presidenta Cristina Fernández del lunes, en cadena nacional, puso el ojo sobre los pibes que despidieron a Kirchner: los contó (“decenas de miles de jóvenes”), los comparó (“en cada uno de ellos vi el rostro exacto de él –Néstor– cuando lo conocí”) y los incluyó (“tienen la suerte de vivir en un país mucho mejor, que los convocó, que no los condenó, que no los persiguió, que no los abandonó”).

Momento: ¿cómo asociar lo espontáneo, noble, comprometido y genuino de la militancia con lo banal, oportunista, tilingo y cool del revival? Bueno, quien ha experimentado en carne propia la seducción del revival, la atracción del vintage, entiende lo profundo de esos sentimientos, que no tienen que ver con la superficialidad de las modas, sino con el amor por una épica que viene de otro tiempo, pero que puede inspirar, el presente. ¿Qué discos escuchaban tus viejos cuando –como vos ahora– iban al colegio? ¿Y qué hacían ellos cuando –como vos ahora– sentían que valía la pena intentar cambiar las cosas? Un puente cronológico y afectivo donde vale reírse de Ronald Reagan en la saga de Volver al futuro, pero donde también vale reírse con Bombita Rodríguez en Peter Capusotto y sus videos. Justamente Bombita, con sus estribillos pegadizos sobre cerdos capitalistas y patrias socialistas, guiña el ojo y expone el hechizo romántico que en estos días ejerce la militancia juvenil, que parece haber ido creciendo no tan de a poco, como un fenómeno del under.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.