radar

Domingo, 21 de septiembre de 2014

SALI

PASTELERÍAS

 Por Sandra MArtínez

TENTACIONES EN EL BARRIO

Villa del Parque estaba necesitando una pastelería de aires modernos. Un puesto que, desde hace unos meses, lo ocupa Moona, con su primer local a la calle después de un período de prueba como emprendimiento virtual. Ubicada en una cuadra sin particular glamour, desde la vidriera llama la atención con su estética elegante y minimalista en blanco y negro, que replica en la ambientación interior como en la presentación de sus productos.

Como buena pastelería boutique, en su heladera exhibidora no se encuentran grandes cantidades de tortas y dulces: todo se prepara de manera acotada, para asegurar rotación y frescura. La especialidad de la casa es el cheesecake, que ofrecen tanto en versión clásica como en algunas variantes más modernas, como la de Oreo, con la base realizada con las galletitas de esta marca, o la de maracuyá, cubierta con una jalea de esa fruta que tanto prendió en el paladar porteño actual. Todas están disponibles como mini cakes ($50) –un tamaño perfecto como para contentar a dos golosos–, o en grande ($250), sólo por encargo.

En Moona se puede comprar café, café con leche, cortado o tés de la línea Inti Zen, pero sólo para llevar. Según cuentan, entre sus planes a corto plazo está sumar una barra donde los clientes podrán disfrutar sus bebidas y dulces en el lugar. Para acompañar, muy recomendados los cupcakes de zanahoria con frosting de queso Philadelphia y el de Doble Chocolate ($20 cada uno y $110 por media docena) o los muffins de naranja y amapola ($13). Otras posibilidades para un antojo de merienda son los brownies ($15), minibudines ($13), cookies ($8) y whoopies ($18). En fechas especiales, como el Día del Maestro o el Día del Amigo, arman combos variados a buen precio y también ofrecen servicio de mesas dulces y regalos con presentación personalizada para eventos. Se pueden pedir telefónicamente, con delivery gratuito para Villa del Parque y zonas aledañas. Por fuera de los polos gastronómicos, Moona trae aires frescos a un barrio que le da la bienvenida.

Moona queda en Nazca 2909. Teléfono: 4501-6308. Horario de atención: lunes a viernes, de 8 a 20; sábados, de 9.30 a 19.


AL PAN, PAN

L’Epi se sigue consolidando como la panadería de estilo francés más famosa de Buenos Aires. Esa fama le llega en parte por sus dueños, Olivier Hanocq y Bruno Gillot, los panaderos que entraron a miles de hogares a través de la pantalla de El Gourmet, a quienes se los suele ver con frecuencia en sus dos locales. Pero más allá del costado cholulo, el nombre de L’Epi se consolidó en especial gracias a la calidad impecable de sus productos.

El dúo de parisienses abrió su primera panadería en 2005, en un principio exclusivamente para proveer a hoteles, restaurantes y servicios de catering, pero unos años más tarde sumaron su primer local abierto al público en general. Luego le llegó el turno a una nueva sucursal, en Recoleta. Y, como gran novedad, hace un par de semanas inauguraron en el barrio de Belgrano. El local, pequeño y acogedor, respeta las premisas de sus predecesores, con mostradores de madera, muebles de campo reciclados y estantes donde, además de los panes y pastelería, se ofrecen otras delis como vinos, dulces y frascos de aceitunas.

La producción se continúa realizando en el local de Rosetti, donde brilla el centenario horno a leña, y de allí va todos los días a Belgrano. Los panes se elaboran exclusivamente con masamadre, en una fermentación 100 por ciento natural, sin aditivos artificiales, que les otorga un aroma y un sabor inconfundibles. Además, cada una de las piezas se moldea a mano. Entre los best-sellers de la casa, son imperdibles el pan de campo ($45), el de nuez con pasas de uva ($60) y la brioche ($40). De la viennoiserie, sus croissant aux amandes ($12) generan verdaderas peregrinaciones de fanáticos que atraviesan la ciudad sólo para disfrutar esta especie de medialuna con almendras fileteadas.

Con su tercer local, L’Epi demuestra cómo crecer sin perder el espíritu original.

L’Epi queda en Crámer 2439. Teléfono: 4545-6154. Horario de atención: lunes a sábados, de 7.30 a 20.30; domingos, de 9 a 13.


UN MUNDO DE MARAVILLAS

Buenas noticias para los amantes de la pastelería: Les Croquants, la casa que conquistó paladares y corazones desde una esquina de Colegiales, ahora se anima a una zona más transitada con un nuevo local sobre la calle La Pampa.

Les Croquants define su propuesta como pastelería extemporánea, que pretende ir más allá tanto de los clásicos más vistos y reconocidos como de las modas pasajeras. Para lograrlo, su secreto está en saber combinar sabores y diseño. Primero, atrapan desde lo visual. La vidriera es un verdadero parque de diversiones en miniatura, y dentro del pequeño local decorado con delicados banderines los cupcakes y otras miniaturas se exhiben como piezas de joyería o accesorios de moda. En el nuevo local, además, cuentan con una zona de elaboración a la vista, donde se puede ver a los pasteleros rodeados con docenas de tapitas de macarons multicolores mientras realizan su tarea.

Pero en materia gastronómica, la apariencia debe tener su correlato en el sabor. Una máxima que aquí tienen bien en claro. Por suerte, el pequeño tamaño de las porciones –que remite a una merienda infantil o a un té de Alicia en el país de las maravillas– permite probar variedad. Una degustación puede incluir cupcakes de frutos rojos y de banana y nutella ($15 cada uno), una bolsita de mini macarons con variedad de sabores ($40 la docena) y algún mini pie de chocolate y caramelo ($12 por unidad). Entre las propuestas más novedosas están las mooncakes ($25), un guiño a la pastelería china, compuestas por dos trufas de distintos sabores, una dentro de la otra, y decoradas en su exterior con detallados diseños. Si la idea, en cambio, es llevar algún regalo, los frascos con galletitas decoradas con glaseado en colores son la elección perfecta ($80), y se pueden completar con alguna de las guirnaldas de papeles calados con distintas formas.

Es el segundo Les Croquants, y ya son muchos los clientes que exigen nuevas aperturas. Es que las cosas lindas y ricas, en especial si son dulces, generan adicción.

Les Croquants queda en La Pampa 2112. Teléfono: 4706-3085. Horario de atención: lunes a sábados, de 9 a 20.


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.