radar

Domingo, 19 de junio de 2016

SALí

LUGARES NUEVOS

 Por Cecilia Boullosa

ORGULLOSAMENTE CLASICA

A Silvina Trouilh le entusiasma conquistar territorios nuevos, ocupar espacios poco habituales de Buenos Aires. Hace ocho años lo hizo en Barracas, cuando junto a un par de socios abrió el bistró Caseros, que revalorizó el precioso boulevard lindero con el Parque Lezama, como pionero de un pequeño polo gastronómico. Ahora, ya desvinculada de Caseros, se propone hacer lo mismo con Chacarita, en una zona donde no abundan las buenas propuestas de autor. El nuevo proyecto se llama Rita y abrió sus puertas en la esquina de Olleros y Fraga hace poco más de un mes.

“Tiene algo de Caseros”, concede Trouilh, que estudió en el IAG y trabajó durante años en el Faena. Ese algo tal vez sea la luz del sol entrando a borbotones a través de los ventanales. O la estética clara, despojada, de materiales nobles, donde nada pelea por el protagonismo: una pared azulada, floreros con laureles en cada mesa, una cocina abierta desde donde llega aroma a pan horneado.

La cocina es porteña y orgullosamente clásica. Una buena tortilla o un revuelto gramajo en la sección de entradas. Entre los platos fuertes: bife de chorizo con papas rústicas, merluza a la plancha con papas españolas y crema de espinacas, ravioles caseros de ricota con tomates frescos y pesto de albahaca. Sándwiches (riquísimo el de pollo), ensaladas (destacable la Caesar con un dressing bien casero). ¿Precios? Entre $130 y $170 el menú del día.

El bistró, con capacidad para 50 comensales, se presta para un almuerzo o una merienda tranquilos, aunque también cuenta con una ventana a la calle que hace las veces de rotisería. Por ahora abre solo durante el día, pero la chef promete ampliar el rango horario -al menos algunas noches por semana- a partir de octubre.

Trouilh busca ganarse un nuevo territorio con una cocina sólida y bien ejecutada, sin fuegos de artificio innecesarios, como caballitos de batalla. Ya lo logró en Barracas. ¿Por qué no repetir la hazaña en Chacarita?

Rita queda en Olleros 3891. Teléfono: 4554-4555. Horario de atención: lunes a viernes de 9 a 19.


UN VIAJE AL INTERIOR

Un cordobés, un misionero y una tucumana. Los unió la cocina y las ganas de hacer un producto con identidad: platos callejeros, pero con carnes no tradicionales argentinas. Ñandú, jabalí, cordero, ciervo, conejo. Así nació Los Infernales, primero como food truck y desde hace un mes como un cálido e informal boliche en San Telmo, frente al mercado del barrio.

“Nos interesa relacionar las carnes con ingredientes y preparaciones de cada región”, cuenta Claudio Gómez, socio de Mariana Hernández y Federico Zapata, quienes además de Los Infernales, tienen la empresa de catering 180 grados. La hamburguesa de ciervo, por ejemplo, viene con una barbacoa a base de mermelada de cayote, y el pancho de jabalí se combina con humita.

El local es como el de un fast food. Mesas altas con banquetas, estanterías con objetos antiguos como para marcar el vínculo con el barrio pero sin que resulte recargado o excesivamente nostálgico. De una heladera abierta, los clientes pueden elegir los jugos y los postres (Suspiro del litoral, con crema de maracuyá y merengue de cayasa o arroz con leche) o también uno de los platos más jugados, el ceviche de yacaré ($110).

Las hamburguesas son un ítem destacable: hay de ciervo, de cordero y también una clásica de carne (250 gramos en crudo) que busca ser una reminiscencia del asado argentino: lleva provoleta grillada y un chimi ahumado. El pancho -¡de conejo!- es otro hallazgo, incluye tomate, cebolla, brotes, panceta y mostaza ($110). Lo mismo que las croquetas de centolla ($70) y las empanadas de llama con masa casera boliviana o litoraleñas con surubí. Además hay una sección de choripanes (los chorizos son elaboradores por la carnicería Piaf): de ñandú con cebolla de verdeo y maíz ($110) y de quijada de res con panceta ($110). Como se ve, mucho para divertirse. Todo es original y tiene una vueltita de rosca.

Una sola visita a Los Infernales no agota sus posibilidades. Hay que dejarse llevar por la curiosidad y el espíritu explorador: probar, sorprenderse. Y volver a probar. Un lindo viaje por los sabores menos conocidos del Interior.

Los Infernales queda en Carlos Calvo 492. Teléfono: 4300-4770. Horario de atención: todos los días, de 10 a 24; jueves, viernes y sábados hasta las 2.


SKATES, MUSICA Y BURGERS

El boom de las hamburguesas no cede. A veces satura, pero también da lugar a alguna que otra sorpresa. Como La Esquina, un templo donde se rinde culto a lo mejor del ícono del fast food. “Siempre nos gustaron las hamburguesas y quisimos homenajearlas, con buenos ingredientes y calidad”, dice Mike Roibon, uno de los dos dueños de La Esquina. Junto a su amigo desde tercer grado del colegio, Nicolás Capalbo, se embarcó en 2015 en este proyecto. Para ambos es su debut en la gastronomía: uno es licenciado en comercio exterior y el otro contador.

La estética es skater y graffitera: definitivamente juvenil. Ladrillo a la vista, mesas plegables de metal combinadas con sillas del mismo material y objetos que los dueños fueron recolectando en su paso por Estados Unidos, país que toman como influencia y donde además vivieron.

Con capacidad para 90 personas (45 en las mesas de la vereda y 45 en el salón) es más amplia y confortable que otras hamburgueserías. No es necesario comer rápido ni incómodo. El sistema es un auto-service a medias: se paga en la caja, pero como todo se hace en el momento y suele tardar unos veinte minutos, el pedido lo acercan a la mesa. Otro diferencial son sus precios, muy convenientes: el combo de hamburguesa, papas, más gaseosa o cerveza (artesanal) cuesta $120 al mediodía y $140 a la noche.

Mike. La Yucateca viene con guacamole, mayonesa de chipotle, pico de gallo, tomate y chiles encurtidos. La Fat Mike con cheddar, barbacoa 7 colores y pepinillos y La Esquina con cole slaw, panceta, fontina, cebolla crispy y dressing Big Mike. La cerveza tirada Colores es la estrella entre las bebidas, en tres variedades (scottish, pale ale y stout).

A tono con la estética, la música también es protagonista. Bandas de reggae y rock, además de djs invitados, tocan en vivo casi a diario, confirmando que más allá de ser un lugar dedicado a la comida rápida, la propuesta es para disfrutar al ritmo y al tiempo de cada comensal.

La Esquina queda en Gorriti 5608. Teléfono: 5040-5523. Horario de atención: martes a sábados de 12 a 1; domingos de 17 a 1. Happy hour de 17 a 20.


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.