radar

Domingo, 1 de agosto de 2004

VALE DECIR

Vale decir

La pareja del año
Primero, algunas precisiones teóricas. La web, pródiga en nuevas narrativas emanadas de la cultura pop, dio a luz hace años el género fan fiction, que es así: usted fantasea con nuevas líneas argumentales para sus series-películas-libros favoritos, y los escribe a modo de folletín. Del fan fiction se desprende un subgénero llamado slash: usted fantasea con un romance entre el capitán Kirk y el señor Spock, y lo escribe, con todos los detalles eróticos y soeces pertinentes. Pero, últimamente, el slash se ha ampliado. Y ahora incluye a personas reales, no sólo personajes. Aquí presentamos a la pareja más popular de la web en este momento: los señores Orlando Bloom (¡ese nombre que sintetiza la narrativa anglosajona del siglo XX!) y Viggo Mortensen. Los folletines eróticos que protagonizan tienen nombre propio: “Viggorli”. Y son muy cachondos. Veamos ejemplos:
1) Punto de vista de Orlando Bloom (desde ahora “Orli”): “Con ese empujón, Viggo cambió de ángulo y tocó mi próstata. Grité, y mis dedos se clavaron en sus caderas, mientras explotaban estrellas detrás de mis ojos. ‘¡Sí!’, aullé. ‘¡Viggo, más...!’ Lo abracé muy fuerte y me froté contra él, presionando mi pulsante erección contra su abdomen firme. De inmediato él reconoció mi necesidad de ser tocado, y alcanzó mi pija; la apretó en su puño, acariciándola con un ritmo enloquecedor”.
2) Narrador omnisciente: “Orli separó sus labios para recibir la dura pija de Viggo en su boca, chupando hasta llegar a la base, tarea titánica dado el impresionante tamaño de su amante. Recorrió con la lengua la ancha vena en la base del miembro de Viggo, y después volvió atrás para acariciar la sensible superficie del glande”.
Y así. No es todo tan explícito. Hay mucho rosa. En una página donde pueden encontrarse ¡104! historias –existen al menos veinte páginas “Viggorli”, con similar cantidad de narraciones: hagan cuentas–, Viggo y Orli salen del closet en un estreno, adoptan un hijo, le hacen algunos favores a Ian McKellen, se revuelcan entre los decorados, recorren Nueva Zelanda en auto, compran una casa y estrenan cada cuarto. Los fans también han hecho uso del Photoshop y el lápiz: adjuntamos los resultados.
¿A qué se debe tanta fantasía desbocada? Bueno, Viggo y Orli se han mostrado muy cariñosos durante el rodaje, y ustedes saben que la épica está cargada de homoerotismo. El resto, regodeos mentales y mucho tiempo libre de parte de los autores. Si usted quiere ingresar en este mundo de fantasías, tan sólo tipee “Viggorli” en Google. El listado lo apabullará.
Desde aquí, les recomendamos a los señores Mortensen y Bloom que, de ser cierta la historia de amor, salgan del closet porque hacen una pareja primavera-otoño divina. Y a los escritores les sugerimos que saquen la cabeza del horno y la metan en un balde de agua fría.

El hombre de hoy es el padre del mono del año 3000
La noticia recorrió el mundo la semana pasada: Natasha, una mona de cinco años de edad del parque zoológico Safari, ubicado en las afueras de Tel Aviv, comenzó a caminar erguida como un ser humano. Según su veterinario, la mona acababa de atravesar lo que denominaron “una experiencia traumática”: un fulminante virus estomacal “que estuvo a punto de acabar con su vida”. Hasta ahí, problemas de estómago. Pero hubo un dato más: durante la convalecencia, el veterinario de cabecera de Natasha le había diagnosticado “un daño cerebral irreparable”. Al parecer, tras escuchar el diagnóstico, la mona se paró y empezó a andar como nosotros.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.