radar

Domingo, 29 de septiembre de 2013

VALE DECIR

Que alguien chequee la fecha de vencimiento...

Aunque en los últimos años volvió a ubicarse bajo un tenue reflector gracias a la serie Call me Fitz, Jason Priestley siempre será Brandon Walsh. Víctima de la maldición de las series de larga data que catalogan al actor en un estereotipo inamovible, el canadiense de 44 años, galán adolescente por excelencia en los ’90, nunca pudo deshacerse de la marca que le dejó haber participado en Beverly Hills 90210 por casi una década. Y eso que intentó tantísimo.

Con todo, quizá por haber abrazado el estigma, quizá por haberse amigado con el pasado, ahora el actor escribirá el libro menos esperado del mundillo editorial: una autobiografía focalizada en sus años como hermano ficcional de Brenda y novio de Kelly. “¿Es el libro más retrasado de la historia? ¿No debería haberse lanzando diez años atrás?”, podría pensar un –atinado– lector. Harper Collins piensa distinto: no sólo cree en la apuesta sino que ya le ha propinado a Jason un adelanto de seis dígitos para que se siente a escribir el borrador y lo estarían imprimiendo en 2014.

Peleas con Aaron Spelling, problemas con el alcohol y un choque en auto son algunas de las historias que Priestley promete. Aunque, salvo que atrase el tiempo y regrese a todos a 1995 cuando todavía el show (y él) eran relevantes, resulta difícil creer que el público invierta sus dólares en una bio donde los personajes más interesantes son Ian Ziering, Shannen Doherty, Jennie Garth. O Jason Priestley, para el caso.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.