radar

Domingo, 25 de junio de 2006

HITOS > EL REGRESO DE LOS RODRíGUEZ

Dos Romeos

Diez años después de haber separado a Los Rodríguez, cuando uno acaba de sacar el mejor disco de su carrera y otro vuelve a los escenarios tras un célebre raid narco-compositivo, Ariel Rot y Andrés Calamaro volvieron a juntarse frente al público para tocar temas de uno, de otro y de los dos. Radar estuvo en los camarines, entre el público y en la fiesta antes, durante y después del concierto y volvió con una gran noticia: la mejor banda de rock en castellano puede estar a punto de resucitar.

 Por Martín Gala

En Valladolid, el 27 de mayo, después de muchas idas y venidas, diez años después, por fin tocaron Los Rodríguez, o Los Rodri, porque a pesar de que faltaban más, faltaba realmente uno, Julián Infante, que estuvo siempre presente: Ariel le dedicó uno de sus temas y por supuesto, “Tú me estás atrapando otra vez” envolvió con su rock lento a las 20 mil almas que nunca se imaginaron volver a ver junta a la mejor banda de rock en castellano de este momento.

La lista a la vista.

Incluso los Amaral, grupo Nº 1 en España, que tocaron inmediatamente antes, bajaron enseguida al césped para bailar, dar saltos y cantar sin micrófono entre el público. El caso de Amaral es curioso, ya que decidieron participar del Festival que conmemoraba los 500 años de la muerte de Colón sólo cuando se enteraron de que iban a poder ver a Los Rodríguez después de tocar ellos. Los números indican que era la banda de Eva y Aguirre la que debería haber tocado en el momento culminante de la noche, pero quién se banca un escenario tan caliente como el que dejaron los Romeos una hora y veinte después.

El origen del reencuentro arranca, seguramente, con El Regreso, cuando después de los Luna Park en Buenos Aires, Andrés invita a Ariel a tocar en los escenarios de San Sebastián y Barcelona y vuelven a conectar como en las mejores épocas. En un principio, los Rodríguez iban a ser Los Tuyos, los Míos y los Nuestros: canciones de Ariel, canciones de Andrés y después, canciones de los dos juntos. Al mismo tiempo, Ariel estaba organizando su nueva banda para presentar Ahora piden tu cabeza, su disco más redondo y más soprano, con la intención de volver a tener la mejor banda de rock en España, porque él ya la había tenido no una sino dos veces: Tequila y Los Rodríguez. La banda actual de Ariel es muy poderosa: Osvi Greco en la guitarra (una especie de Gringui Herrera español que viene de tocar primera guitarra con los mejores cantautores de España, como Víctor Manuel & Sra. y Miguel Ríos, y que ahora se da el lujo de acompañar a Rot tocando rot’n’roll); Candi Caramelo (ex bajo de Calamaro en la gira de Alta Suciedad); el Enanito Verde Tito D’Avila en Hammond al frente; y al Niño (que no es Josele) en batería. El poderío de la banda y del encantador de serpientes determinó que Los Tuyos, los Míos y los Nuestros quedara archivado y por fin se reunieran Los Rodríguez... Falta uno... Dos Romeos... Y alguna que otra Julieta hay... En siete ensayos seleccionaron los temas, los revivieron, los actualizaron, y para el 27 de mayo los tocaron.

Para no olvidar.

Abrieron como tenía que ser, con otro homenaje a otro amigo ausente: “Canal 69”, poderoso rock donde los haya, compuesto en la sala de ensayoen presencia del homenajeado: el Santo Pasto, el verdadero inventor del reality show. En algún lado entre el cielo y el suelo debe estar el cassette que llevaba aquella cámara imparable el día en que Julián tocaba un riff sobre el que Andrés empezó a cantar “El Canal 69 se mueve, se mueve”.

La previa era dura: Ariel solo en el camerino concentrado y Andrés relajado y charlatán sacándose fotos y firmando banderas y camisetas para todos en el backstage. La última vez había sido al revés. Tres minutos después, diez años después, eran los dueños del ruedo otra vez.

Contra lo que se podía pensar, grandes momentos del concierto fueron temas de Ariel y Andrés de sus carreras solistas. “El Salmón” tocado con Ariel Rot y su banda es espectacular. Y un público que nunca lo había escuchado en vivo –y muchos ni siquiera a Los Rodríguez– así lo sintió. El “Baile de ilusiones” y “El mundo del ayer” de Ariel fueron uno de los momentos más emotivos del concierto. Viendo la lista de temas parece un concierto breve, pero fue intenso y tocaron despacio y cada vez mejor. Lo único para olvidar: “Para no olvidar”. Al final, los himnos generacionales “Sin documentos” y “Mucho mejor” cerraron el concierto dando paso a tres disparos al corazón en forma de acordes con “Paloma” volando como cien pájaros y alguno en la mano –este que nos llevamos de verlos otra vez juntos–. Fue un concierto de Los Rodríguez, y tal vez también un concierto de Ariel y un concierto de Andrés. Como en las mejores bandas, como en las grandes bandas, en las bandas que más que bandas son pandillas, que se pelean como hermanos y tocan como si tocaran juntos de toda la vida, fue un concierto de canciones que ya no importa de quién son porque llevan el apellido de la familia. Como dijo uno que estuvo ahí cuando Los Rodríguez firmaron su primer contrato: “Cuando eran Los Rodríguez probablemente eran una de las mejores bandas de rock & roll para tocar en bares y garitos. Ahora, diez años después, es la mejor banda de rock para tocar en estadios”.

El rodrigazo.

Ahora, por un rato, cada uno sigue su camino. Ariel sigue con su banda cinco estrellas presentando Ahora piden tu cabeza y Andrés canta los tangos de su Tinta roja. Pero en el escenario quedaron flotando las ganas de que no pase ni siquiera otro año. En la parte de atrás, también.

En el after show compartimos vinos, afecto, recuerdos, pronósticos mundialistas, fumar donde no se puede, otra vez Amaral, los invitados a una boda que pasaban cerca y no sabían si estaban borrachos o viendo a Los Rodríguez, a Amaral y al Falso Coty (que no cotiza) en el lobby del hotel... o si estaban viendo doble o dos Romeos raros, que son más que un Romeo individual.

Compartir: 

Twitter
 

Vamos a ver cómo están el marinero y el capitán...
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.