radar

Domingo, 8 de marzo de 2009

PáGINA 3

Los 10 misterios de la ciencia

 Por Michael Brooks

1 ¿Dónde está el universo?
Si para algo va a servir el acelerador europeo de partículas, es para encontrar nada menos que el 25 por ciento del universo. Si es que funciona y produce aunque sea una partícula de “materia oscura”. Lo que vemos y lo que detectamos hasta ahora es apenas el 4 por ciento de la materia existente. El resto está oculto.

2 Las sondas desviadas
Hace casi cuarenta años, la Nasa envió las sondas Pioneer 10 y 11 fuera de nuestro sistema solar. Por razones desconocidas, ambas se están desviando de su trayectoria calculada. El error es mínimo 13.000 kilómetros por cada 350.000.000 recorridos pero totalmente inexplicable.

3 Las constantes inconstantes
En los años ’90, el estudio de la luz que nos llega de las galaxias más remotas probó que las leyes más básicas de la física no se mantienen constantes. Hace miles de millones de años, las cosas pudieron ser diferentes, lo que cuestiona nuestro entendimiento del universo al nivel más básico.

4 ¿Qué es la vida?
Curiosamente, no tenemos una definición de vida ni una explicación de la diferencia entre un árbol y un tronco seco. La búsqueda se concentra ahora en crear vida en un laboratorio, combinando sus elementos químicos y jugando a ser dioses.

5 Metano en Marte
El 20 de julio de 1976, la sonda Viking mezcló un poco de tierra marciana con nutrientes radiactivos. El experimento fue exitoso: el proceso liberó metano radiactivo, con lo que algo se comió los nutrientes y liberó ese gas. Pero la NASA nunca admitió que fuera una prueba de que hay vida en otro planeta.

6 La súper-transmisión
El 15 de agosto de 1977, el astrónomo Jerry Ehman pegó un salto en su escritorio del radiotelescopio de la Universidad de Ohio. Acababa de recibir un pulso electromagnético de 37 segundos de duración de una potencia nunca vista. El sonido venía de la dirección de la constelación de Sagitario y sólo pudo ser causado por un evento estelar de gran magnitud. El problema es que en treinta años de vigilancia nadie vio nada en esa dirección. ¿Una transmisión inteligente?

7 El virus gigante
En el freezer de un laboratorio en Marsella se conserva un virus, el Mimi, treinta veces mayor al promedio. Este ser anómalo y único tiene, para mayor desconcierto, un genoma con partes similares al nuestro. Y nadie explica de dónde pudo salir.

8 La muerte
Igual que con la vida, nadie logra una explicación de por qué hay que morir. La muerte no tiene ninguna ventaja evolutiva, pero es producto de la evolución y, de hecho, ya se encontraron en ciertos gusanos los genes que disparan el colapso general orgánico.

9 El sexo
Agradable como es, el sexo no resulta la mejor manera de transmitir los genes a una generación futura. De hecho, la división celular, a la manera de las amebas, es mucho más eficiente. Ya Charles Darwin admitió que la razón de la prevalencia del sexo estaba “oculta en las tinieblas”.

10 El efecto placebo
Si un médico nos da un remedio, sentimos tal confianza que el remedio funciona. ¿Y si lo único que funciona es la confianza? Experimentos recientes dieron vuelta la lógica e indican que algunas medicinas sólo funcionan si nos dicen que las estamos tomando y no tienen efecto si nos mienten y nos dicen que estamos tomando, justamente, un placebo.

El autor es un escritor británico dedicado a la investigación científica. Su último libro es Los misterios científicos más intrigantes de nuestra era, publicado en inglés por Profile Books.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.