radar

Domingo, 26 de julio de 2009

SALI

Parrillas al paso

 Por Juan Pablo Bertazza

Ese olorcito

Un local con apenas tres meses, cerca del Cid

Tratándose de asado, se sabe que el olor siempre es más fuerte que el gusto y que no hay olor más irresistible que el de las obras en construcción. En los alrededores de Parque Centenario hay algo que le hace mucha competencia a ese inconfundible aroma y es el de las parrillas al paso, un rubro que prolifera a más no poder en la zona. Todas tienen en común que son atendidas por sus propios dueños, además de encarnar la extraña paradoja de que siendo locales al paso su clientela esté constituida casi exclusivamente de habitués, de gente que siempre vuelve. Esa es justamente la luz de esperanza que ve Héctor para La Tablita, un localcito que se estrenó hace escasos tres meses a metros del Cid Campeador y que, además de especializarse en parrilla (nunca van a faltar el vacío, la entraña ni el matambre a la pizza), también elabora algunos platos de olla como ternerita y lentejas a la española —es el plato que más salida tiene y lleva chorizo colorado, panceta y papa—. “Nosotros recibimos más que nada al laburante, vecinos que trabajan por acá y comen bastante rápido.” Además de contar con un salón cuya calidez desafía las más bajas temperaturas y donde no falta la típica esfinge del Martín Fierro, La tablita ofrece precios más que convincentes: la porción de pastel de papas sale 10 pesos y una entraña con fritas está a 14 pesos.

La Tablita del Cid queda en Honorio Pueyrredón 1057. Lunes a jueves de 12 a 16 y de 20 a 23. Viernes y sábados de 12 a 16 y de 20 a 12.30.


Doble vida

De día, al paso; de noche, glamour y caballos

Como un plebeyo que también sabe ser caballero, El Barril se desdobla con notable versatilidad: de día es la típica parrilla al paso y de noche los manteles y las luces embellecen un salón que les da pelea a los restaurantes más finos de la zona: “A la noche viene a comer gente muy importante, de renombre, como por ejemplo Miguel Romano, que recomienda enfáticamente nuestro bife de chorizo, pero también vienen los obreros porque acá los precios son muy económicos: acá viene a comer todo el mundo y a todos los tratamos de primera”, explica Carlos, el encargado, un hombre con evidente voz sabineana que recorre las mesas como una quinceañera hasta que todos, ayudados por los buenos vinos de la casa, se terminan haciendo amigos aunque no se conozcan. Además de un asado exquisito, la especialidad de la casa son los chorizos de cerdo que vienen con morrón adentro.

“Este negocio tiene glamour”, dice Carlos mientras observa las insistentes fotos de caballos que decoran el salón: “Es que además de que acá vienen a comer muchos jockeys, nosotros tenemos caballos de carrera y, en el ‘87, ganamos el premio Carlos Pellegrini al mejor caballo del año, con Pródigo, un gran velocista; eso sí, no nos preguntes por ninguna fija porque no las damos”, dice rápido y precavido.

El Barril queda en Apolinario Figueroa 241. Martes a domingo de 11 a 15.30 y de 19.30 al cierre


Algo más que carne

Gran combinado de parrilla y comida autóctona

En cierta forma, el nombre de este local revela lo que no dice la decoración ni su aroma parrillero. Es que su dueño Lorenzo, un salteño que aprendió a cocinar desde muy chico gracias a su madre, se dio cuenta de que a los laburantes les costaba mucho pagar un vacío o un asado y entonces decidió abrir el menú incorporando comida autóctona: así además de bondiola, matambre a la pizza, minutas y chorizos, El Salteño ofrece también mondongo, tamales, humitas en chala, queso de cabra, dulce de cayote, picante de pollo (un plato de Bolivia que lleva, entre otras cosas, mayonesa de maní, arroz y arvejas) y empañadas salteñas (las verdaderas, con papa, huevo, cebolla de verdeo y pimentón; fritas pero nunca aceitosas): “El 9 de julio vendí en una hora 25 porciones de locro salteño con fondo de zapallo y maíz blando morrón, cebolla, tripa gorda y cuerito de chancho, un plato muy cremoso”, dice todavía sorprendido este salteño que viaja muy seguido a su tierra natal para traer de allá comino, pimentón y choclo porque “los de acá son una porquería”. Y como si sospechara la pregunta inminente, se apura en aclarar: “Cuando pusimos el local, los dueños anteriores nos dijeron que había mucha clientela y no cambiamos el aspecto para no perderlos, pero pronto vamos a darle un toque más autóctono con quenas, guitarras y boleadoras”.

El Salteño queda en Apolinario Figueroa 101. Martes a domingo (feriados inclusive) de 10 a 24.


Pasá y comete un choripán

Anécdotas, taxistas y la especialidad: pollo a la parrilla

Como no podía ser de otra forma, el parrillero estrella de la 10 se llama Diego. Y, si bien él es el típico que no deja pasar ni una sola oportunidad para hacer jodas a sus clientes, Héctor, el dueño de la parrilla, también se prende en la diversión: “Acá jodemos mucho y a la mayoría de la gente le gusta nuestra onda informal así que vuelven; como ésta es la típica parrillita al paso, parece que la gente del barrio siempre está respondiendo al mandato ‘pasate y comete un choripán’, nosotros tratamos de cerrar a las 16 pero siempre te cae gente a las 5 o incluso a las 6 de la tarde porque vienen de hacer un trámite en Metrogas, por ejemplo”. Además de contar con excelentes minutas y tortillas de papa, bondiola, chorizo y vacío, la gran especialidad de la casa es el pollo a la parrilla, que tiene ese gusto crocante y al limón que, en la década del ‘90, supo generar la fiebre de los parripollos.

Llenos de personajes habitués reunidos en torno de un televisor que cuelga del techo, las anécdotas abundan más que la carne en esta parrillita: “Uno de nuestros clientes más viejos es un tachero que venía a primera hora, se bajaba dos botellas de vino y se volvía a laburar. Después aparecía de nuevo a la tarde, apenas abríamos, y se tomaba dos botellas más ¡en el mismo día! Una noche conoció acá mismo a una mujer y se casaron, desde entonces está mucho más recatado”, cuentan a dúo los que atienden la 10.

Parrilla la 10 queda en Martín de Gainza 1091. Lunes a sábados de 11 a 16 y de 19.00 a 24.00

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared