radar

Domingo, 1 de abril de 2012

Lo que sé

 Por Muhammad Ali

Dios no pondrá sobre los hombros de un hombre un peso sabiendo que éste no lo puede cargar.

El Parkinson es mi pelea más dura. No, no duele. Es difícil de explicar. Me están poniendo a prueba, para ver si sigo rezando, para ver si conservo mi fe. Todas las grandes personas son puestas a prueba por Dios.

El sol siempre está brillando en algún lado.

Regresé a Louisville después las Olimpíadas con mi brillante medalla de oro. Fui a un bar en el que los negros no tenían permitido comer. Pensé que iba a ponerlos en evidencia. Me senté y pedí la comida. El campeón olímpico con su medalla de oro. Me dijeron: “Aquí no servimos a negros”. Yo les contesté: “Está bien, yo no como negros”. Pero me echaron a la calle. Así que bajé al río, al Ohio, y arrojé en él mi medalla de oro.

Desde aquel día, las cosas en Norteamérica han cambiado un ciento por ciento.

Cuando tenés razón, nadie se acuerda. Cuando te equivocás, nadie se olvida.

El silencio es dorado cuando no se te ocurre una buena respuesta.

Tenemos una sola vida / Pronto habrá pasado / Lo que hacemos por Dios / Es todo lo que quedará.

¿La bondad? Mi madre.

Cuando tu madre se muere, realmente duele. Pero con el tiempo te acostumbrás. Así es el camino de la naturaleza.

Mi definición de la maldad es la falta de gentileza.

La mejor manera de hacer que tus sueños se vuelvan realidad es despertarte.

La comedia es una manera graciosa de ser serio. Mi manera de bromear es decir la verdad. Ese es el chiste más gracioso del mundo.

Es imposible que el campeón mundial de peso pesado esté con una mujer.

El amor es una red que atrapa corazones como si fueran peces.

Cuanto más ayudamos a los otros, más nos ayudamos a nosotros mismos.

I like Joe.

Ver a George volver para ganar el título me excitó muchísimo. Me dio ganas de volver. Pero llegó la mañana siguiente y a la hora de empezar a correr, me eché en la cama y dije: “OK, todavía soy el Mejor”.

¿Si pudiera conocer a cualquiera? El profeta Muhammad.

Aquello en lo que estás pensando es aquello en lo que te estás convirtiendo.

Mi familia es mi mayor orgullo.

Disfruta a tus hijos, incluso cuando no actúan de la manera en que querrías que lo hicieran.

Encender aquella antorcha en Atlanta no me puso nervioso. Enfrentar al gobierno: eso me puso nervioso.

Sabiduría es saber cuándo no podés ser sabio.

Lo único que no entiendo es la guerra.

Meditar mucho sobre los errores es el mayor error.

Me gustaría vivir hasta los cien.

Simplemente me gustaría que la gente amara a todos los demás de la misma manera en que me ama a mí. Sería un mundo mejor.

Estas son las respuestas que Ali le dio a la revista Esquire para su gran sección “Lo que sé”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.