radar

Domingo, 9 de marzo de 2014

DIBUJOS COMO PENSAMIENTOS

Desde hace un año, el doctor en Filosofía Tobías Schleider y el ilustrador Cristian Turdera tienen un proyecto conjunto y programático, nacido en Twitter. Se llama El Topo Ilustrado: cada día, Schleider tuitea una frase y Turdera la ilustra, incluso cuando el texto es casi un desafío abstracto. Todos los días, de lunes a viernes, una nueva viñeta. Ahora este trabajo disciplinado que se ubica entre la idea ilustrada, el haiku y una reflexión sobre la posibilidad de interacción de la red social, se convirtió en un universo propio. Y por primera vez se puede ver fuera del mundo digital en una muestra en Galería Mar Dulce y también en un libro recién editado por Ediciones de la Flor.

 Por Eugenia Viña

Se alimentan bajo el cielo, pero viven en la tierra. Los topos son mamíferos voraces que construyen complejos sistemas de túneles, las madrigueras, aunque también están los que prefieren armar su casa con la tierra excavada, elevados, en sus toperas. Sea como fuere, la idea es vivir bajo tierra. Darwin los estudió con detenimiento, intrigado por sus diminutos ojos, cercanos a la ceguera y explicó que los topos no desarrollan el sentido de la vista en los oscuros subterráneos, sencillamente porque no lo necesitan. Mantenerla supondría un exceso de energía inútil. Cerrar los ojos para ver, eso que parece imposible, los filósofos lo comprenden. Tobías Schleider, doctor en Filosofía, traductor y escritor, se metamorfoseó en un lúcido –y picante– topo erudito.

“No soy promiscuo; tengo el corazón roto y cada trozo ama por su cuenta”, erotiza el provocador topo, quien no teme reconocer que “La trampa es mutua, la cabeza me engaña y yo la dejo”.

Son ideas publicadas de forma diaria en Twitter, red social responsable de promover escrituras minúsculas, donde Schleider publica frases contundentes como un aforismo y concentradas como un haiku.

El filósofo cuenta: “A mis frases prefiero llamarlas, simplemente, ‘frases’. Con Cristian Turdera hablamos de ‘frases ilustradas’ o de ‘textos ilustrados’. Muchas surgieron de la improvisación. la mayoría, en la cuenta de Twitter @ElTopoErudito; otras tienen su historia y otras más son variantes de ideas vinculadas con otra de mis actividades, la filosofía. Estas frases son el producto de mi actividad diaria, que consiste, en lo fundamental, en eso: leer y escribir (no sólo, pero sí especialmente, literatura). Twitter como plataforma nos permite jugar con varios de los conceptos que manejamos en el proyecto: el tiempo y lo efímero, la comunicación, los vínculos, el misterio, entre otros. Otro aspecto muy bueno es que tenemos algunas maneras parciales de saber cómo recibió el lector-espectador nuestro mensaje. La cantidad y calidad de los seguidores de la cuenta de Twitter, las respuestas que nos envían, las réplicas o ‘retuits’ que realizan, las veces que marcan como ‘favorito’ un tuit de frase y dibujo. Esto es interesante y, a la vez, un desafío”.

Cristian Turdera –ilustrador, diseñador y editor– se descubrió sonriendo conmovido una y otra vez enfrentado a tuits como “Soy un alma atrapada en el cuerpo de un agnóstico”. Y sucedió lo que pasa con aquello que nos seduce: se tentó. Ilustrar esas frases era la excusa perfecta para volver a dibujar todos los días, buscar todas las mañanas los lápices y las tintas, y en una pequeña hoja de papel de algodón, bajo el efecto-ráfaga de un pensamiento, construir el universo pictórico de la frase leída, práctica que para el artista implica “...un trabajo intenso y espontáneo que lleva a buscar una solución gráfica simple. Es también el desafío de hacer algo diario en un proyecto que inventamos nosotros mismos y que no tiene pretensión de ser algo más de lo que hacemos en el momento. Ejercicio y placer diario de elaborarlo”.

El solipsismo de @El topo erudito devino en un trabajo en conjunto: @El topo ilustrado, dando lugar a una subjetividad estética enriquecida por la percepción del mundo que comparten, y la sensibilidad con la que sueñan.

El topo erudito (que ya nos había advertido en un tuit que “Todos los miedos se reducen a uno: la soledad”) cedió de inmediato sus treinta mil seguidores a Turdera, aceptando a su vez los seguidores del propio Cristian un listado de tuits stars que envidiaría la mismísima Moria Casan: allí estaban Daniel Molina, Jorge Drexler, Liniers y Malena Pichot, entre cientos de artistas y escritores, creyendo en el proyecto antes de que nazca, esperando la primera creación de @el topo ilustrado, allá por el 2012 y que hoy cuenta con cientos de tuits ilustrados publicados, un primer volumen bilingüe de Ediciones De la Flor y una exposición en la Galería Mar Dulce.

Cristian Turdera construye una estética que despliega acontecimientos, dibujos que son micromundos. La frase no se sustituye con el dibujo, ni el dibujo es intercambiable por la frase. La propuesta continúa la lógica del libro-álbum, esos objetos maravillosos especializados en hacer equilibrio en el borde de la pintura y el dibujo, del lenguaje infantil y el adulto, destartalando el axioma occidental que sostiene que las imágenes y los textos son discursos diferentes e independientes.

Las viñetas de Schleider y Turdera construyen un universo que es el resultado complementario de la lectura de las palabras y de las imágenes, un lenguaje superador donde la división pierde sentido. Es más: “Las palabras también son trazos”, sostiene el aterciopelado topo erudito, secundado por el ilustrador, quien afirma que “La imagen tiene que meterse donde el texto no estaba. Tobías se esfuerza para que sean imposibles de ser dibujados. Yo le devuelvo la imagen. Y el texto queda anclado a esa imagen. Eso es mágico”.

Pensar el dibujo como pensamiento y el trazo de la escritura como un dibujo (una forma) permite la huida de la previsible repetición del texto y precipita ese borde entre lo visible y lo invisible. Dibujos que son ideas, ideas que devienen líneas salpicadas de tinta, que a su vez se metamorfosean en pigmentos de flores que se transforman en paraguas, manchas rojas que son sombras o puntitas de azul petróleo que se hacen nubes.

Turdera cuenta que este proyecto implicó un cambio en su manera de trabajar: “Estos dibujos se parecen más a lo que en mis trabajos anteriores era la idea previa: bocetos. Así yo pienso los dibujos. Y decidí mostrarlo. Es lo más auténtico en relación a cómo pienso un dibujo. Yo pienso dibujando”.

Turdera y Schleider construyen un universo austero en sus modismos y generoso en sus revelaciones. Y nos advierten: “Sepan que la poesía siempre es revolución. Noten que las revoluciones suelen fracasar”. Como si fuera poco, un topo político, cuya bandera promueve el arma más poderosa y sutil, la poética.

El topo ilustrado inaugura el 14 de marzo en la Galería Mar Dulce, Uriarte 1490 (Capital Federal), y se puede visitar hasta el 3 de mayo.
El libro El topo ilustrado (vol. 1) acaba de ser editado por Ediciones de la Flor, 2014.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.