radar

Domingo, 13 de julio de 2008

Cantautor a la chilena

Gepe o cómo unir a Violeta Parra con los Pet Shop Boys

 Por Mercedes Halfon

Gepe cuenta que la primera canción que le llamó la atención en el mundo fue el rap “Mi abuela”. Tenía cinco años y ese casete llegó a sus manos para que él se fanatizara con la tontuela letra de un adolescente torturado por su abuela durante unas vacaciones de verano. Gepe niño, es decir Daniel Riveros, pidió entonces, o tal vez le regalaron al verlo repetir esa rítmica canción hasta el hartazgo, una batería de juguete con la que empezó bien temprano su carrera musical. A los veinte formó la banda Taller Dejao con Javier Cruz, un amigo que vivía a una cuadra de su casa. Fue un dúo que rápidamente llamó la atención en el under por su extraña formación de batería tocada por Gepe que también cantaba y bajo tocado como una guitarra.

De esa experiencia Gepe adquirió el gusto por componer y se aventuró a un disco solista, Gepinto (Quemasucabeza, 2005), en un desarrollo que duró un año y que describe como de “intuición pura”: “Fue un proceso de dejar de tocar fuerte y cantar gritando. Tenía ganas de hacer cosas un poco más suaves, así empecé a hacer canciones con la guitarra, que era lo que tenía más a mano, pudiendo trabajar las letras desde mi punto de vista, y con un espíritu de ‘hacer cualquier cosa de cualquier manera’. Una canción sólo con dos acordes, una canción sobre un tema ínfimo: la primera del disco, “Caballito”, fue porque me compré un juguetito en un barrio de Santiago que se llama San Diego, y a partir de eso, en un día, hice esa canción”.

Con la salida de Gepinto comienza la etapa de Gepe como cantautor, miembro de una generación en la que también participa Javiera Mena. Y es llamativo cómo la prensa chilena insiste en llamar su música, dicen “desprejuiciada”, un adjetivo que no es un eufemismo de un imaginario gay, o deliberadamente frívolo , sino una forma de nombrar al raro cóctel que aparece en el disco y que se radicaliza con Hungría (2007). Gepe une tradiciones como la de Violeta Parra con los Pet Shop Boys, folklore, electrónica y pop, en canciones con arreglos electrónicos, melodías simples y climáticas y una voz parca pero que por momentos recuerda a la de Morrisey.

En este momento Gepe está haciendo la música de una película argentina llamada Puente y a punto de lanzar aquí Hungría. B. A. Folk es excusa para mostrar un poco de los temas nuevos, más pop que nunca. Y los viejos, más folk. O una mezcla, porque con Gepe nunca se sabe.

Compartir: 

Twitter

SUBNOTAS
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.