SANTA FE › EL GOBERNADOR CERRO EL ACTO POR LA INUNDACION EN SANTA FE

¿Quieren que hable Binner?"

Escuchó el duro documento de las víctimas del Salado, hasta que le pidieron que hablara. Ante la insistencia aceptó el desafío.

 Por Juan Carlos Tizziani

Hermes Binner tomó un riesgo político impensado en estos tiempos. La plaza de Mayo desbordaba anoche de tristeza y dolor, a cinco años de la catástrofe más grave de la historia de Santa Fe. Era el primer martes 29 de abril, igual que aquel martes de 2003, cuando el río Salado dejó un tercio de la ciudad bajo agua, 23 muertos y más de cien mil desamparados. El acto ya había empezado cuando el gobernador salió de la Casa Gris, cruzó la calle y se mezcló con la muchedumbre, sin custodios, sólo acompañado por el presidente del Concejo Municipal, Jorge Henn y el senador Juan Carlos Zabalza. Uno de sus compañeros no parecía elegido al azar: Henn presidió la comisión investigadora de la inundación de 2007 que removió las viejas heridas, aún sin cicatrizar. En el palco, a cuatro voces, se leía el documento más duro de estos cinco años en la lucha contra la impunidad. "El futuro sólo puede construirse con verdad y justicia", planteó una locutora de la Carpa Negra en un pliego con nuevos reclamos para Binner: una comisión investigadora ad honorem y una ley de indemnización a las víctimas, entre otras. El gobernador escuchó el documento hasta el final, cuando uno de los manifestantes le pidió a los gritos: "Ahora, nos gustaría escucharlo a usted". Binner intentó disculparse, pero ante la insistencia aceptó el desafío. Subió al palco y habló: "Quiero recibirlos la semana que viene en la Casa de Gobierno para empezar un tiempo nuevo. Un tiempo de justicia, de decencia, de convivencia", dijo. "Vi el dolor de la gente que no ha cicatrizado por esa falta de justicia. Por eso, vamos a trabajar con ustedes, con las organizaciones" de inundados, prometió. Una resistente de la Carpa Negra que poco antes había intentado frenarlo en la escalera del palco, lo cruzó con otra demanda: "¡Nosotros necesitamos que usted se posicione, señor gobernador!", le dijo. Binner se dio vuelta y le contestó: "Por eso mismo, en mi presencia aquí está mi posicionamiento. Muchas gracias". Un aplauso retumbó en la plaza.

El discurso de la plaza cargó contra los inundadores, como llaman a los responsables políticos de la catástrofe. "¿Cómo es posible que no puedan ser hallados los planos originales de la defensa del oeste de la ciudad y que nadie sea responsable? ¿Cómo puede ser que se construyó una parte la defensa sin ninguna auditoría interna ni externa con un 25 por ciento de riesgo, índice que no es aceptadoa sin consecuencias profesionales en ninguna parte del mundo? Santa Fe no sólo es la capital de la impunidad, sino que también se puede transformar en el reino del revés si la justicia adicta a la protección de gobernadores sólo se empecina en juzgar a funcionarios de segunda línea, o de cuarta, como Alvarez, Fratti y Berli o si la Cámara de Diputados y Senadores son encubridoras a la hora de crear comisiones investigadores por que el PJ en posición mafiosa protege sus propias espaldas. Entonces, es hora que el Poder Ejecutivo disponga los pasos necesarios y despeje la paja de la soja", agregó otra locutora. Más aplausos.

"Si Reutemann gastó 150 mil pesos para que una consultora privada de Buenos Aires lo desasnara y tratara de exculparlo, ¿cómo puede ser que el actual gobernador no pueda formar una comisión investigadora ad honorem desde esa misma potestad de Ejecutivo?. El pueblo y los inundados de Santa Fe no queremos más gestos y palabras de aliento, exigimos nuestro derecho a la verdad total".

"Señor gobernador: ﷓le dijeron a Binner﷓ estamos reclamando con dignidad, sin golpes bajos. Nos debe una respuesta. Seguimos pidiendo justicia, por nuestros muertos, por nosotros mismos, porque han dividido la ciudad entre los que recuerdan y los que quieren olvidar, que ya pasó, que hay que mirar para adelante. Una sociedad que no sanciona a los culpables se transforma en la primera generadora de su propia inseguridad. Si los negociados no tienen responsables, si los asesinos de diciembre de 2001 quedan impunes, si los máximos responsables de las inundaciones de 2003 y de 2007 siguen pavoneándose en el Congreso de la Nación o en Intercargo. Si no hay reparación histórica del oeste de la ciudad con obras que lo dignifique en sus largas postergaciones. Si quiere seguir excluyéndose bajo nuevas formas, con pintura nueva del verso de la ciudad de todos, esta ciudad no será de nadie y vivirá atrincherada en el pasado, en sus temores, sus injusticias y sus desgracias".

Uno de los manifestantes se acercó entonces a Binner y le pidió que hablara en el acto. "Queremos escuchar sus respuestas", le planteó.

﷓Nosotros venimos a este acto no como un acto político, venimos a acompañar a todos los seres humanos ﷓le contestó el mandatario.

﷓¡Pero vino a sacarse una foto con nosotros! ¡Eso es política! ﷓se enojó otro hombre.

El primero volvió a la carga: "Necesitamos una respuesta de nuestro gobernador. Nosotros no tenemos nada contra usted".

Binner aceptó entonces la invitación, avanzó hacia el palco, pero en la escalera lo frenó una resistente de la Carpa Negra. El gesto provocó murmullos y algunas quejas airadas. "¡Que suba, que suba!", le pidieron algunas mujeres. Otra militante de la Carpa Negra se dio cuenta del incidente y buscó una salida: "No hay problemas, convertimos esto en una asamblea. ¿Quieren que el gobernador hable?", preguntó desde el micrófono. La plaza respondió con un aplauso.

Y Binner comenzó a hablar: "El primer día de gobierno, quitamos las vallas que separaban al gobierno de la gente y lo hicimos porque queremos dialogar con ustedes. No nos parecía que tuviéramos que hablar acá porque vinimos a este acto a cinco años (de la catástrofe) y hoy no podremos resolver todos los problemas que nos dejó la inundación. Hoy es un día de recogimiento y de pensar en todos aquellos seres humanos que vivieron ese momento tan terrible y que murieron por esta causa. Por lo tanto, para nosotros es un acto de recogimiento, de respeto a los familiares y a la memoria de todos los muertos", dijo.

El gobernador ofreció entonces a las organizaciones de inundados una audiencia para la semana próxima. "Los voy a recibir en la Casa de Gobierno, esa Casa que no es mía sino que es de todos los santafesinos para que podamos comenzar un tiempo nuevo. Un tiempo de justicia, de decencia, de convivencia".

"Hay situaciones que tiene que resolver los jueces y otras que podemos resolver nosotros", planteó Binner. "Todo aquello que signifique ayudar a la justicia para que actúe lo vamos a hacer. Todo aquello que depende de nosotros también lo vamos a hacer. Por eso, quiero decirles que tenemos tres noticias para darle a las comisiones, que queremos trabajarlas en forma común para que en esa reunión podamos compartir estas formas que tienen que ver con la memoria, con rescatar toda la información y toda la gente que tiene algo para decir, toda la memoria oral, para aportarle todos estos hechos a la justicia. Pero también tiene que ver con la recomposición de nuestra sociedad, para hacerla más humana, más vivible, más integrada", concluyó Binner.

Compartir: 

Twitter
 

Binner se mezcló con la gente en la plaza, sin custodia, "Vi el dolor de la gente que no ha cicatrizado", dijo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.