SANTA FE › LA GRANJA ECOLóGICA DE SANTA FE LA VERDECITA LANZA SU PROPIA CáTEDRA DE ECONOMíA

El valor del trabajo que no se paga

Con la perspectiva del eco-feminismo, una veintena de mujeres desarrolla un proyecto innovador. Ahora, además de denunciar el monocultivo de la soja, quieren apostar a la formación en un área que siempre invisibilizó a las mujeres.

 Por Sonia Tessa

El proyecto se llama La Verdecita, es una granja agroecológica de la ciudad de Santa Fe y viene alumbrando iniciativas sorprendentes para la región. El eco feminismo tiene un exponente a 170 kilómetros de Rosario, y se convierte en una usina de ideas y propuestas. Del Tercer Encuentro de Mujeres Urbanas y Rurales por la Soberanía Alimentaria, que realizaron en octubre pasado salió la iniciativa de pararse en las vías donde pasa el ferrocarril Belgrano Cargas, para denunciar que "el tren de la soja es el tren de la trata" y ahora apuestan a la formación, a entender la economía para discutirla en los lugares de decisión. Por eso, el sábado próximo lanzan la Cátedra Abierta y Permanente "Mujeres y Economía". Se trata de "una cátedra feminista sobre economía social". Sus impulsoras proponen "un aprendizaje y un intercambio permanente de saberes, experiencias y vivencias", y parten de una realidad incontrastable. "Las mujeres hemos estado marginadas de todas las teorías económicas. El trabajo de reproducción social ha sido invisibilizado y por lo tanto es inexistente en las decisiones de la política de Estado". Tal el texto de la invitación. La reproducción social son todas esas tareas invisibles que las mujeres realizan muchas veces en doble o triple jornada laboral﷓ para garantizar la continuidad de la vida. El trabajo de cuidado, que no se paga ni valora.

La Verdecita es un espacio de encuentro, producción y construcción colectiva. Son más de 20 mujeres -con algunos hombres que las acompañan﷓ dispuestas a denunciar las consecuencias del monocultivo de la soja y también a poner el eje en un aspecto poco difundido del patriarcado: su efecto demoledor sobre el tiempo de las mujeres. "A partir de un audiovisual que presentamos en el último Encuentro pudimos pensar en la economía del cuidado, de las responsabilidades que asumimos las mujeres, cómo nos cuesta más la cotidianidad porque estamos sometidas por dos sistemas, el patriarcado y el capitalismo", expresó Jorgelina Londero, integrante de La Verdecita y periodista.

"Con esta cátedra nos proponemos llevar adelante un proceso real de creación del conocimiento para aprehender las herramientas necesarias que nos posibiliten reinventar el mundo y la comunidad que nos merecemos", dice el texto de invitación a la actividad académica que realizarán un sábado por mes, con entrada libre y gratuita. Una de las preguntas que quieren responder es a quién favorece todo ese trabajo gratuito de las mujeres.

Chavela Zanutigh es una de las fundadoras de La Verdecita, que fue dirigente del Sindicato de Amas de Casa de Santa Fe y tuvo una activa militancia social durante y tras las inundaciones, además de denunciar judicialmente al ex gobernador Carlos Reutemann por su responsabilidad política en la catástrofe. En la misma línea de pensamiento, para Zanutigh La Verdecita significó también comenzar a preguntarse por el modelo económico. "La pregunta sobre si queremos incluirnos en este modelo no tiene que ver con estar de acuerdo en lo ideológico, sino en lo que nos afecta nuestras vidas como mujeres, donde no existe ningún tipo de retribución por el trabajo de cuidado en el hogar, pero también de todas las tareas que las mujeres realizamos", indicó Zanutigh, quien remarcó: "En la Verdecita estamos cerca de los barrios de inundados, y vemos todas las mujeres que no tienen un centro de salud cerca, que no tienen una guardería, todo eso tiene que ver con la economía y con quiénes resuelven no sólo de qué nos alimentamos, qué comemos, sino también qué hacemos las mujeres con nuestro tiempo y nuestra vida". De hecho, y entendiendo que la economía es política, Zanutigh apunta a discutir con los gobiernos, "que deciden poner dinero para puentes, para que se vaya la exportación, pero no destinarlo a guarderías o a centros de salud".

La Verdecita también recuerda que "el monocultivo de soja transgénica, que se extiende por 17 millones de hectáreas en la Argentina, es rentable para unos pocos agroexportadores y multinacionales". Y en función de eso, el colectivo se pregunta por qué los subsidios son siempre para quiénes más tienen y no para las mujeres, los niños y las niñas.

A las integrantes de La Verdecita les interesa indagar si ese trabajo de las mujeres es "un recurso infinitamente elástico o está provocando enormes tensiones dentro de la comunidad".

Y a partir de todas esas preguntas y respuestas, con la participación de académicas de renombre, avanzarán en la comprensión de la macroeconomía, para salir a dar el debate público sobre los recursos. Para mayores datos, se consultar en www.laverdecita.blogspot.com, o en los correos electró[email protected] y [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

En octubre pasado, La Verdecita convocó al Tercer Encuentro por la Soberanía Alimentaria.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.