SANTA FE › UNA HISTORIA DE REPRESION

Historia de Pumas

Desde Santa Fe

La guardia rural Los Pumas fue creada en 1961 por el gobierno de Sylvestre Begnis. La dictadura de Onganía la convirtió en una fuerza paramilitar de represión política, a la que muchos consideran heredera de Los Cardenales, una milicia de presidiarios y convictos pagada por la empresa inglesa La Forestal, que reprimió las revueltas obreras en los años '20, en los quebrachales del norte, y a la que el gobierno de Santa Fe vistió con uniformes y la bandera argentina.

En 1969, tuvo su bautismo de represión tras el colapso de La Forestal y el cierre de ingenios azucareros. "En el mes de abril, los diarios de todo el país publicaron las noticias de los disturbios en el norte santafecino. Pueblos enteros organizaron una marcha de hambre. Para contenerlos, la guardia rural debió acudir a sus fusiles", escribió Rodolfo Walsh. La marcha había salido de la plaza de Villa Ocampo, encabezada por el líder de la CGT de los Argentinos, Raimundo Ongaro y el cura Rafael Yacuzzi, fundador del Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo. El destino era Santa Fe, capital de provincia, pero sólo llegó hasta la ruta 11.

En marzo de 1975, un año antes del golpe, intervino en el operativo Serpiente Roja, como se llamó a la ocupación militar de Villa Constitución. Otra prueba piloto del terrorismo de estado. "Los represores convirtieron el albergue de solteros de la fábrica Acindar, en el primer centro clandestino de detención del país", reveló el colega Carlos del Frade.

Desde entonces, un destacamento de la guardia rural operó en Acindar. "En 1977, un grupo de Los Pumas ya estaba acantonado en la fábrica, cumpliendo tareas", dijo el comisario Carlos Rampoldi, al declarar ante la Conadep, en 1984. "Este grupo tenía su asentamiento en Santa Felicia, cerca de Vera, y en ese momento, al mismo tiempo, había una fuerza de tareas conformada por unos 40 hombres, que venían de distintas unidades del Litoral, estaban un mes y los renovaban por otro contingente. Estaban dirigidos por personal de baja categoría. De ese grupo se desprendía una sección para cuidar Rosario".

El destacamento de Los Pumas en Acindar llegó a tener hasta 60 efectivos, según confesó uno de los represores investigados por la justicia federal de Reconquista en la causa 050 (ver aparte). "A Villa Constitución, a la Fábrica Acindar, se mandaban 50 empleados de seguridad. Se hacían los relevos el día primero de cada mes. Entonces, al personal que iba a ser el relevo, como la comisión era de treinta días, se le daba cinco días o una semana de franco antes, para que arreglen sus cosas particulares y a los que venían, les daban otra semana para que se queden con su familia", dijo el comisario Héctor Aglieri.

"El personal con más capacidad se enviaba a Villa Constitución. Eso lo hicieron desde el año 1976 hasta 1978, más o menos, que fue el tiempo en que custodiaban Acindar. Y cada jefe que iba a Acindar se llevaba entre ocho y diez empleados más, este grupo estaba compuesto por un empleado administrativo, tres o cuatro mozos, cocineros, para atender al destacamento. En total, eran 60", agregó Aglieri.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.