SANTA FE › GALASSI Y LEWIS EN DIPUTADOS POR LA INTERVENCIóN EN LA COMPUTADORA DE MEDINA

Sin orden judicial ni explicaciones

En audiencia secreta, los ministros fueron a la oficina del presidente de la Cámara baja, Luis Rubeo, para responder por qué dos funcionarios que dependen de Galassi tuvieron en su poder la Mac del narco asesinado el 29 de diciembre.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El ministro de Gobierno, Rubén Galassi y su colega de Justicia, Juan Lewis no pudieron explicar ayer en la Legislatura por qué dos funcionarios políticos que dependen del primero: el secretario de Tecnologías, Javier Echaniz y el subsecretario, Martín Degrati, intervinieron la computadora portátil del empresario Luis Medina, acribillado a balazos el 29 de diciembre, sin que la justicia pidiera una colaboración técnica para que lo hagan. Y por qué Degrati abrió la máquina e inició una sesión ese domingo a la medianoche, media hora antes de que la fiscal de Cámara N 2 de Rosario, Maria Eugenia Iribarren, gestionara una autorización telefónica ante el secretario de la jueza que actuaba en la causa, Raquel Cosgaya (Instrucción 6), pero que después la propia magistrada desmintió en público. Al día siguiente, la jueza subrogante, Alejandra Rodenas (Instrucción 2) ordenó suspender el peritaje y asegurar la prueba. Los legisladores del arco opositor interpretaron los hechos: "La computadora de Medina la abrieron sin orden judicial", sintetizó Mario Lacava. Mientras que su colega, Héctor Acuña, anunció que la Cámara creará una comisión investigadora para llegar "hasta las últimas consecuencias".

La misma noche del crimen, Echaniz y Degrati, se presentaron en la sección Pericias Informáticas de la Policía rosarina, "enviados por el ministro de Seguridad", Raúl Lamberto, para "colaborar en el desbloqueo" de la computadora y el celular de Medina. A las 23.59, Degrati, abrió la Macbook, según admitió en el acta policial. A las 00.20, llegó la fiscal Iribarren, quien llamó por teléfono al secretario de Cosgaya y decidió que los equipos sean enviados a la Secretaría de Tecnologías, en Santa Fe, a una cuadra de la Casa Gris. Después, Cosgaya dijo que nunca había autorizado la intervención de los funcionarios políticos.

El lunes 30, desde las 11.26, Echaniz y Degrati volvieron a operar en la computadora. Allí se sumaron otros dos funcionarios: el director provincial de Comunicaciones, Guillermo Porchietto y Dardo Guidobono, éste último por "sus conocimientos en sistemas Apple". Hasta que a las 13.47, por otro llamado, llegó la orden de la jueza Rodenas de "suspender la pericia" y "secuestrar todos los elementos" de prueba. Había quedado pendiente la revisión del celular de Medina, desde el que se hizo un llamado al servicio de emergencia 911 para "determinar el número de abonado". El acto recién finalizó a las 17.10.

Ayer, Galassi y Lewis pasaron por la oficina del presidente de la Cámara de Diputados, Luis Rubeo, para dar explicaciones por la intervención de Echaniz y Degrati en la Mac de Medina, pero la audiencia fue secreta. Rubeo se encargó de anunciar la decisión a los cronistas. "Hemos acordados con los funcionarios del gobierno nacional (sic) que la reunión sea cerrada. Pueden tomar fotos, pero después deberán retirarse", dijo. Uno de los ministros lo chicaneó por el fallido: "(Somos) del gobierno provincial, por ahora", lo corrigió. Más tarde, Galassi justificó el secreteo: "Era lo más prudente. Hay ocasiones y ocasiones", dijo. Mientras que Rubeo aclaró que "la reunión no fue secreta" porque en las próximas horas habrá una versión taquigráfica a disposición de la justicia y de la prensa.

Así, hubo dos versiones encontradas. Galassi dijo que Echaniz y Degrati actuaron "sujeto a derecho y de buena fe". Y redobló la apuesta: "En circunstancias similares volveríamos a hacer lo mismo. Hoy una jueza (Rodenas) tiene una investigación en marcha y será lo determinará. Nosotros estamos convencidos de que hemos actuado a derecho", agregó.

Enfrente, los legisladores del PJ y del Pro ratificaron que Echaniz y Degrati operaron la computadora de Medina sin que la justicia se lo pidiera y antes de una supuesta autorización judicial. "Los ministros reconocieron que no hubo ningún pedido de auxilio de la justicia al poder político para acceder a la computadora de Medina. Esto quedó absolutamente claro", dijo el diputado Oscar Urruty. "Y también quedó claro que el proceso para pedir autorización para peritar la máquina fue tardío, media hora después de que Degrati la abriera" y realizara una copia de seguridad que almacenó en el directorio de la Macbook de Medina, dijo su colega Héctor Acuña. Y anunció que la Cámara votará una comisión investigadora que aclare "los puntos oscuros y las contradicciones" en estos hechos y "el apuro del gobierno en conocer qué había en la máquina de alguien que ellos dicen que era narcotraficante antes de que la justicia diera la orden y violentando el Código Procesal Penal de la provincia", agregó.

Acuña dijo que Galassi y Lewis se encargaron de "relatar el acta policial" sobre la actuación de Echaniz y Degrati. "Pero no pudieron explicar la diferencia horaria. La fiscal Iribarren llega a la 0.30 del día 30 de enero y Degrati que es el funcionario que abre la máquina, confiesa en la misma acta que el logró iniciar sesión, el día 29 de enero a las 23.59. Es decir, el funcionario político encendió la máquina y realizó copias informáticas, media hora antes de que empiece el proceso de pedido de autorización a la justicia", dijo.

Lacava coincidió: "La computadora de Medina la abrieron sin orden judicial. Los ministros Galassi y Lewis faltaron a la verdad cuando afirmaron públicamente que sus funcionarios actuaron por orden judicial y respetando los procedimientos legales".

Compartir: 

Twitter
 

Galassi y Lewis negaron irregularidades, pero la oposición plantea una comisión investigadora.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.