SANTA FE › UNA JOVEN AGENTE SE ANIMó A DENUNCIAR, PERO TEME REPRESALIAS

La violación que manchó el uniforme

Un policía de San Lorenzo es acusado por una compañera de trabajo de haberla violado luego de irrumpir en su casa y sin permiso. Habían sido novios el año pasado; por eso él le decía: "Qué estuviste haciendo sin mí. Vos sos mía".

Una mujer de 32 años denunció a su ex novio de haber abusado sexualmente de ella. Además de la relación que tuvieron, ambos son compañeros de trabajo: son agentes de la policía departamental de San Lorenzo. Y la víctima añadió en su denuncia que al menos dos superiores supieron del ataque sexual y no hicieron nada al respecto. Ahora la mujer teme represalias porque según indicó en su denuncia el agresor ejercía violencia física y verbal contra ella cuando eran pareja.

La denunciante revista como agente en el Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional XVII, y el miércoles pasado se presentó por primera vez en el Centro de Orientación a la Víctima de Delitos Sexuales para revelar el sometimiento que sufrió de parte de un compañero de trabajo en la fuerza de seguridad.

La mujer, que en esta nota se la identificará como V., puso en el foco de su presentación a D. R., otro policía del Comando central de la UR XVII, con quien mantuvo un noviazgo desde mediados de 2013 hasta diciembre pasado. "En ese momento nos peleamos porque él no me valoraba como mujer. No iba seguido a mi casa, no me llamaba, ya que él tenía otra familia con hijos. Yo sabía eso, pero él me dijo que quería estar conmigo, que yo era de él y que aguantara", relató V. en la denuncia a la que accedió Rosario/12.

Aquel 10 de diciembre, la joven decidió concluir la relación amorosa. "Decidí alejarme porque la relación no iba más: no le mandé más mensajes, ni llamadas, y no volví a saber de él", narró. Agregó que durante el noviazgo D.R. la sometía a "empujones y zamarreos".

No volvió a tener contacto con su ex pareja hasta un mes después. En la madrugada del 13 de enero le avisaron que uno de sus hermanos había fallecido en Puerto General San Martín. Viajó con una hermana y con su cuñado a reconocer el cuerpo, regresó a su domicilio en Fray Luis Beltrán para enterar a sus padres -que viven en la casa de al lado- sobre la mala noticia. Al término de esa larga madrugada, V. recibió en su casa a su novio actual. "Se fue alrededor de las 5.50, por lo que yo entré a bañarme, y al terminar, a eso de las 6.10, veo que me abren la puerta corrediza del baño y aparece mi ex novio".

En la denuncia refiere la mujer que tuvieron un breve entredicho, con ella acorralada en el baño y sin poder salir porque D.R. bloqueaba la puerta. Los dos hijos de la dueña de casa dormían en la habitación contigua.

"Sabés que yo aparezco. ¿Qué estuviste haciendo todo este tiempo sin mí? Vos sos mía", le dijo el hombre, que violó el ingreso de la vivienda pese a su condición policial, y -encima- vistiendo el uniforme. D.R. desoyó la orden, el pedido de la mujer de que se marchara. "Qué te importa, andate de mi casa", le rogó V., y recibió por respuesta otra vez: "Vos sos mía".

"En ese momento me agarró del brazo y me intentó besar. Yo me encontraba tapada con la toalla, me la arranca, y se baja los pantalones. Me dio vuelta y me puso contra la pared. Yo quedé de espalda y le decía que por favor no hiciera nada, que estaban mis hijos durmiendo", agregó. "Sin mediar palabra, me tapó la boca y me introdujo su pene erecto por la vagina, donde duró sólo minutos", relató. "Forcejeé para que no lo hhiciera, pero lo hizo igual", denunció.

La joven policía tuvo que explicar en su presentación que "si bien forcejeamos, no tengo lesiones. Luego del hecho, me limpié (el semen) con una gamuza en la cintura y entre las piernas. Dejé el trapo en el vanitori y me bañé de nuevo. El trapo quedó ahí, lo iba a tirar pero luego decidí meterlo dentro del freezer, donde lo tengo actualmente para esta presentación", dijo.

V. no denunció enseguida la violación sino el miércoles pasado. D.R. la llamó en la víspera: "Quería hablar por última vez", dijo V. Para entonces, ella contó lo ocurrido a los jefes interinos -un suboficial mayor y un cabo-, pero no instaron la denuncia.

"No quería denunciar, pero tampoco quiero que esto me vuelva a suceder, ya que él es muy violento. Una vez me ahorcó. Tempo por las repesalias que pueda tomar", concluyó la víctima.

Ayer, ante la División Judicial de la UR XVII, V. amplió la denuncia y decidió promover la acción penal contra el policía denunciado.

Compartir: 

Twitter
 

La víctima y el victimario trabajan en la Unidad Regional XVII, del departamento San Lorenzo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.