SANTA FE

Un militante de Venado Tuerto con signos de haber sido torturado

Estuvo 14 días desaparecido. Ayer lo encontraron en una ruta semidesnudo, presenta quemaduras en su cuerpo -le marcaron una cruz svástica en el pecho- y un tajo en la cara. Está internado en terapia intensiva. La madre denunció que su hijo fue "víctima de un operativo de inteligencia".

 Por José Maggi

Héctor Darío Bustos, el militante social de Venado Tuerto que desde hacía 14 días estaba desaparecido, reapareció ayer semidesnudo en una ruta cercana a San Gregorio con visibles signos de haber recibido una brutal tortura. Según reveló su madre, Nélida Caseri, las torturas a las que fue sometido son "similares a las del Proceso con picanas en los genitales y un palo en la zona anal, que después de sacárselo se lo hacían chupar. También tiene quemaduras en todo el cuerpo, y una cruz svástica quemada en el pecho, mientras se la hacían le gritaban 'zurdito de mierda te vamos a cambiar el corazón'. Y un tajo en la cara para que se acuerde cada vez que se mire al espejo que 'de los desaparecidos no se habla'". La mujer aseguró que el poder político de Venado Tuerto tiene responsabilidad en el ataque a su hijo. Bustos se encuentra internado en terapia intensiva en un hospital de Venado Tuerto. El secretario de Derechos Humanos de la provincia, Domingo Pocchetino, viajó especialmente a Venado Tuerto y se entrevistó con el juez de la causa, Hugo Perassi. "Esperamos la declaración de Bustos antes de opinar, porque hay cosas que no están del todo claras", remarcó el funcionario.

Bustos había desaparecido en extrañas circunstancias y su auto, un Fiat Regatta blanco, había sido hallado a un costado de la ruta provincial 90, en cercanías del acceso a la localidad de Santa Isabel.

El militante fue abandonado alrededor de las 0.45 en cercanías de San Gregorio desde donde fue trasladado hasta su domicilio por un remisero a quien le narró su odisea.

Ayer a la tarde, la madre de la víctima reveló por LT 8 que su hijo estaba "hemodinámicamente compensado pero con un fuerte shock emocional, sedado, pero con lesiones que denotan que fue salvajemente torturado. Esta absolutamente deshidratado, y no se sostenía en pie cuando llegó y alcanzó a decirme que durante este tiempo no había ingerido alimentos". Y aseguró que su hijo "le daban una sustancia con agua para beber que la daba sueño, mientras le pegaban con un palo de goma en la espalda para que no se durmiera".

La mujer denunció que su hijo fue "víctima de un operativo de inteligencia por parte de policías de la comisaría 2º de Venado sobre su domicilio durante siete dias, que terminó el mismo día en que desapareció".

Según reveló la mujer su hijo le confió que "cuando salió de su domicilio, el 13 de diciembre a las 10.30, lo subieron a un auto en el que escucho que decían 'operativo cumplido, resultado positivo lo chupamos'. Esto es lo que decían por lo cual pensamos que fue un operativo comando". Según Caseri antes de liberarlo le advirtieron a su hijo que "se fuera de la ciudad porque sino le iban a reventar a sus hijos". Y agregó: "Estuvo tirado en el piso atado, en un lugar despoblado en una casita tipo tapera muy antigua con una ventana chiquita con rejas y una puerta".

Cabe recordar que tras la desaparición de Bustos se realizó un operativo de rastrillaje del que participaron más de 130 policías, perros adiestrados y buzos que investigaron una laguna de la zona de Santa Isabel. Sin embargo, los investigadores no dieron con dato alguno.

Ayer luego de ser revisado por un médico forense se determinó que fuese internado en la unidad de terapia intensiva del hospital "Alejandro Gutiérrez" de Venado Tuerto. Por su parte la división de Asuntos Internos de la policía provincial se encuentra investigando el caso.

Bustos integra la Red por la Identidad y la Memoria y hace 20 días pidió que se investigara a Juan Alberto Vidal, actual secretario de Gobierno de Venado Tuerto, "por su desempeño como intendente de Villa Cañas durante la dictadura, por haber tenido relación con gente de Santa Isabel ligada a secuestros y desaparición de personas. Eso es lo que denunció mi hijo", aseguró la madre del militante.

Además participaba en una corriente interna del PJ. Vivía hasta hace un tiempo en un barrio Fonavi de Venado Tuerto, denominado 102 viviendas, donde había protagonizado junto a un grupo de vecinos protestas en demanda de mejoras en el servicio de agua potable, que se hallaba contaminada por una fábrica cercana al barrio. En agosto pasado, organizó la visita de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto a su ciudad.

Compartir: 

Twitter
 

Héctor Bustos milita en derechos humanos. "Zurdito de mierda te vamos a cambiar el corazón".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.