DEPORTES › INCLUSION. EL DEPARTAMENTO DE DISCAPACITADOS DE ÑULS ES PIONERO Y SE MANTIENE

Aquellos que lo pueden todo

Fundado en 1966, el sector cuenta con 60 personas que practican diversos deportes. Reconocen que están lejos de las épocas de gloria, cuando acumularon medallas en distintos niveles. Pero ellos siguen apostando al esfuerzo y la recuperación.

 Por Luciano Cámpora

"Ellos que no todo lo pueden, lo pueden todo". La frase está escrita en la pared de entrada del Departamento de Lisiados de Ñuls y basta para explicar toda una vida de esfuerzo que algunos discapacitados dedican al deporte. Ñuls fue el primer club profesional en el mundo en tener un departamento de lisiados. Una historia que se fue construyendo en base a medallas, conseguidas por los atletas rojinegros, en torneos olímpicos, mundiales, panamericanos, nacionales y locales y que hoy cuenta con más de 60 personas que practican básquet en silla de ruedas, lanzamiento de jabalina, de disco, de bala, corren maratones y pruebas de 400 y 800 metros. A pesar de los malos momentos de los últimos tiempos, desde el departamento mantienen la ilusión de volver a ser lo que fueron. Los responsables son la directora, Delia Rueda y el vicepresidente, Abel Pascua. "El cargo de director lo llevará por siempre, Luis Pino (ver aparte), quién inauguró el departamento en 1966", afirma Pascua.

"Desde el 66 y hasta 1982 fue la época más gloriosa", sostiene Rueda, que a pesar de tener una parálisis cerebral se hace entender perfectamente. Los deportistas leprosos que pasaron por el Departamento de Lisiados compitieron en Francia, Inglaterra, Jamaica, Perú, Estados Unidos, Brasil, Japón, Alemania, Canadá, Italia, Holanda, Israel y México. Además, el lugar conserva un logro importante: el equipo femenino de básquet en silla de ruedas, del cual participó Delia Rueda, fue campeón nacional invicto durante 16 años consecutivos.

Para este año, los responsables tienen pensado implementar el fútbol para paralíticos cerebrales y para discapacitados intelectuales, de acuerdo a la inquietud de algunos padres y les gustaría poder incluir natación, aunque en estos momentos no cuenten con una pileta climatizada.

El departamento trabaja con chicos de seis años en adelante y también con mayores. Se especializa en intelectuales que tienen leve compromiso mental, paralíticos cerebrales, motores (silla de ruedas) y postraumáticos y cuentan con un gimnasio de rehabilitación. Pascua hace 14 años que está en el club, mientras que Rueda participa desde 1970. "El discapacitado transpira mucho la camiseta. Nosotros lo hacemos gratis, de corazón, porque si no hacemos deportes en un año, no nos podemos mover mas", relata Pascua, quién practica básquet, aunque su función de dirigente le ha quitado un poco de tiempo para el deporte. El equipo de básquet compite con formaciones de Mar del Plata, Mendoza, Buenos Aires, Santiago del Estero, Chaco y se encuentra en la categoría B. "En Rosario, hay sólo otros dos clubes que le dedican lugar al deporte discapacitado y están formados con varios atletas nuestros, ellos son Central Córdoba y Crol", explica orgulloso Pascua.

En cuanto a los recursos con los que cuentan, el vicepresidente detalla la procedencia. "Tenemos un monto fijo que entra del Area de Inclusión de la Municipalidad y otra parte, la obtenemos con ayuda de la gente y con la venta de bonos de un peso, que hacemos cuando hay partidos de fútbol, además de golpear muchas puertas. Los socios nos ayudan comprando los bonos, que sirven para comprar cubiertas para las sillas de rueda y pagar viajes a chicos carenciados, que son muchos", concluye Pascua.

En esta reciente etapa, se muestran ilusionados con la llegada de la nueva comisión. "Esperamos que nos ayuden y pedimos que nos hagan conocer, porque teniendo discapacitados, el club tiene muchos beneficios en el pago de impuestos (paga el 50 por ciento menos) y ese dinero nos ayudaría mucho", afirma Pascua. Pero tampoco se olvidan de la vieja comisión y recuerdan una anécdota. "Una vez pedimos camisetas y nos respondieron que Ñuls no era un lugar de beneficencia sino un club de fútbol y no nos dieron nada", relata Rueda, con mucha tristeza.

"Fue tan feo ver que se vayan cerrando todos los deportes de Ñuls. Llegamos a la tristeza. Nosotros estuvimos siempre. Todo lo mantuvimos nosotros y la gente ahora viene y nos dice que el estado de nuestro lugar es lo mejor que hay en el club. Este sector no está bien, así que no me imagino cómo estarán las otras instalaciones", afirma el vicepresidente.

Aparte de la competición, también destacan el gran valor de la recuperación de las personas que llegan al departamento. "Vino gente que no podía mover un dedo y se fue moviendo el brazo. Algunos, entran en silla de ruedas y salen caminando. Eso es un orgullo muy grande".

Compartir: 

Twitter
 

Delia Rueda y Abel Pascua sostienen el espacio con voluntad, y se enorgullecen de los logros.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.