DEPORTES › ¿CUáL ES LA VERDADERA SITUACIóN FINANCIERA DE CENTRAL?

Despilfarro y desmanejos

Al revisar lo actuado por la anterior Comisión Directiva, surgieron graves sospechas por los fondos que el club recaudó el año pasado por venta de bonos obligatorios. Hay seis millones de pesos que la nueva conducción no sabe dónde están.

 Por Alejo Diz

Si bien aún no hay precisiones sobre cuál es la verdadera situación financiera de Central, las nuevas autoridades advirtieron en la última reunión informativa con los socios del "despilfarro" detectado sobre ingresos provenientes de la venta de Federico Carrizo, los "desmanejos" que llevaron a emitirse "171 cheques no debidamente fundamentados" y un repentino crecimiento de la deuda en la Asociación del Fútbol Argentino de 15 millones de pesos. Además, al revisar lo actuado por la anterior Comisión Directiva aparecieron graves sospechas por los fondos que el club recaudó el año pasado por venta de bonos obligatorios. Hay seis millones de pesos que el ex presidente Norberto Speciale no explicó dónde están, sin contemplar el perjucio que sufrió además la tesorería canaya, en más de 14 millones de pesos, por la entrega compulsiva de protocolos, es decir ingresos gratuitos al estadio, que se evidenciaban además cuando el socio con entrada en mano quedaba sin acceder al estadio por tribunas ya colmadas en su capacidad.

El 20 de octubre de 2013 Central recibió a Newell's, partido donde los canayas que asistieron debieron pagar un bono de 50 pesos, decisión que los ex directivos refrendaron en el libro de actas del club. Sobre estos ingresos, nada figura en el balance correspondiente al ejercicio 2013/2014, y tampoco se halló aún en la administración canaya la factura de la imprenta que emitió los bonos.

Aquella inolvidable tarde para los canayas se desarrolló ante un estadio saturado en su capacidad, lo que bien puede estimarse en que al menos 35 mil hinchas compraron el bono, reuniendo así la tesorería auriazul 1.750.000 pesos. Esa plata no se saba dónde está, respuesta que aún se espera del ex presidente Norberto Speciale o el ex tesorero Eduardo Macías.

Pero esta práctica irregular en la administración económica del club se hizo hábito durante el 2014. Porque en el primer semestre del año pasado los socios debieron pagar en cada uno de los diez partidos jugados por el primer equipo de local un bono de 30 pesos.

En este caso, el balance del club refiere ingresos por venta de bonos de 5.953.020 pesos, correspondiente a la venta de 198.434 bonos, lo que permite deducir un promedio de 19.840 tickets vendidos por partido, aproximadamente. Pero la documentación que apareció en el club no respalda lo declarado por los ex dirigentes.

En primer lugar, porque la imprenta que confeccionó los bonos para aquel torneo hizo talonarios por unos 340 mil bonos (34 mil por partido), es decir que quedaron sin vender o sin rendir en el balance 141.566 bonos, lo que representa un monto total de 4.246.980 pesos. En el club los bonos que supuestamente no se vendieron no se encontraron, ni tampoco los ex dirigentes confiaron, en caso de que no fueron vendidos, dónde se encuentran para hacer un elemental arqueo de caja.

La sospecha de que los bonos se vendieron y la plata se la llevaron nace en la curiosidad de cualquier buen observador que asistió a la cancha, dado que en todos los partidos el Gigante mostró tribunas colmadas en su capacidad. Como el juego ante River de aquel torneo Transición, donde inspectores de la Municipalidad constaron en acta el ingreso de 39.003 espectadores, pero se rindieron a la tesorería auriazul solo 25.261 bonos. Incluso descontando los protocolos, bien podría sostenerse que debieron pagar 35 mil hinchas el bono, faltando la plata de casi diez mil bonos, ergo 300 mil pesos sin rendir.

El perjucio para el club, entre el torneo Transición 2014 y el clásico de octubre de 2013, se aproxima entonces a los seis millones de pesos, dinero que de aparecer le hubiese ahorrado a la actual Comisión Directiva acudir a un crédito del Banco Municipal para hacer frente a los refuerzos contratados para la presente temporada.

Según la información por ahora hallada, se cree que Speciale entregaba por partido un promedio de siete mil protocolos (entradas gratuitas). Si se toma como promedio que una entrada cuesta 100 pesos y que el club disputa por año 19 partidos, entonces la finanzas canayas fueron dañadas en una cifra estima en más de 13 millones de pesos.

Compartir: 

Twitter
 

El año pasado los socios pagaron un bono de 30 pesos por cada partido jugado de local.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.