CULTURA / ESPECTACULOS › CURSO VIRTUAL DE POSGRADO "TANGO: GENEALOGIA POLITICA E HISTORIA"

Una cuestión pasional

La idea de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales es tratar de rastrear las raíces de ciertos enunciados que el tango tiene y fundamentalmente por qué es una forma de construcción moral.

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) ha lanzado un curso virtual de posgrado que permite acercarse a las raíces del tango. Creado por el músico y filósofo Gustavo Varela, el seminario lleva por título Tango: genealogía política e historia, y si bien su primer clase se lanzó una semana atrás, el carácter no presencial del proyecto aun permite sumarse al programa a través de la página www.flacso.org.ar o 01143751373.

Autor de Mal de Tango (libro editado por Paidós en 2005), Varela detalló a este medio las cualidades de un seminario que se divide en tres áreas. "Una se llama Genealogía Política del Tango, donde se trata de pensar al tango como el efecto de las condiciones políticas, económicas y sociales de la Argentina, y no tanto vinculado a una historia afectiva o al desenvolvimiento de una idea de tristeza que está siempre en el tango --explicó--. Tratar de rastrear las raíces de ciertos enunciados que el tango tiene y fundamentalmente por qué es una forma de construcción moral tan fuerte y tan rara, además, para la cultura popular. Todo el tiempo te da consejos, te dice cómo tenés que vivir, qué es lo que está bien y qué es lo que está mal. Y el tango, desde que es canción en adelante, ha tenido bastante de esa característica. Así que ahí trabajamos fundamentalmente con la historia argentina y los discursos que permiten la edificación de la letra del tango tal como la conocemos".

Otro de los segmentos se vincula con la historia estrictamente musical, "de los primeros tangos a los últimos", a lo que se suma "una historia visual, las representaciones que ha tenido en el cine con pequeños fragmentos de películas". "Y después tiene un bonus track donde hay cosas raras, desde los tangos anarquistas a los tangos prostibularios, o los que están cantados en primera persona por una mujer, con letras desde la mujer", completó Varela, que ya en su Mal de Tango realizaba "un rastreo genealógico respecto a los orígenes".

"Porque decían que el tango era prostibulario, pero cuando escuchás un tango no tiene casi nada de prostibulario --aclaró--. Entonces encontré una serie de tangos prostibularios y una Buenos Aires que tenía seis mil prostíbulos y 200 escuelas, entonces buscaba qué es lo que pasó para que aquel tango prostibulario se convirtiera en un tango moral como el que escuchamos. A partir de éso Flacso abrió la posibilidad de hacer un curso vinculado al tango, y dentro de los seminarios virtuales abrieron una sección sobre historia del arte, entonces este seminario forma parte de eso".

En tanto, la aparición del seminario virtual permite un acercamiento racional a las raíces de un género hoy en auge. "En general la gente que está en el seminario es gente que baila, o aficionados de escucha, y lo que primero aparece es una cuestión pasional vinculada al tango. El espíritu crítico es más complejo, porque exige desarmar aquello que uno quiere. No obstante el seminario respeta las dos posiciones, porque las puertas al tango te las abre la pasión, y después el espíritu crítico hará lo suyo", apuntó Varela, que además analizó el resurgimiento del dos por cuatro.

"Hoy hay una efervescencia por el baile, a la gente le encanta bailar y creo que tiene que ver con un aspecto más vinculado a los modelos afectivos contemporáneos, donde el baile es un abrazo, un contacto con un cuerpo y una improvisación de dos cuerpos que en estos tiempos de individualidad y clausura afectiva es bastante eficaz. Y después en el terreno de la música también hay muchos pibes que estudian mucho, que tienen orquestas, que tienen una fuerte prestancia. Todos, de alguna manera, hijos de Piazzolla", analizó.

En el aspecto lírico el panorama difiere, según el especialista: "Lo que pasa con la letra ya es diferente, hay muy pocas letras. Y en general las que se componen tratan de reeditar el espíritu de la letra del tango que se compuso en las décadas del 30, 40 y 50, pero las condiciones del habla contemporánea no son las mismas, las figuras que se utilizan son diferentes, entonces hay ciertas formas que el tango tiene y que para ser traducidas hoy en una letra se vuelve más complejo".

Compartir: 

Twitter
 

El músico y filósofo Gustavo Varela es el coordinador de este seminario.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared