CULTURA / ESPECTáCULOS › CINE. VISITA INESPERADA, DE THOMAS MCCARTHY, GRATA SORPRESA DEL CINE INDEPENDIENTE

Mirada atenta para acercarse al otro

Protagonizada por Richard Jenkins, la película trata sobre un profesor solitario, cuya rutinaria vida se ve conmovida por la irrupción de una pareja de inmigrantes. Así se urde una visión crítica sobre las políticas de exclusión al diferente.

 Por Emilio A. Bellon

Ubicada en el espacio del llamado cine Independiente, Visita inesperada nos lleva a reflexionar sobre diferentes aspectos que competen no sólo a su temática, sino, también, a los diferentes modos de pensar y realizar un film; en este caso, alejado de las fórmulas convencionales y ajeno al canto de las sirenas que promueven las majors. Pese a que en la última edición de los Oscars figurara en uno de los rubros, el que compete a "mejor actor principal", correspondiente a Richard Jenkins.

Pero la última entrega de los Oscars, a diferencia de la de los últimos años, estuvo definida por algunas novedades. Más allá de la multipremiada ¿Quieres ser millonario?, que nos ha provocado algunas objeciones, abrió un espacio a otro tipo de propuestas, como era de esperar frente a un nuevo momento que se diseñaba en la política estadounidense. Ya el hecho de haber galardonado a un guión como el de Milk y a su actor protagónico, Sean Penn, permitió reconocer que en Hollywood, a diferencia de tantas entregas anteriores, comenzaba a haber un lugar para los sectores particularmente relegados y hasta olvidados.

También Visita inesperada es un film sobre el diferente. Y por cierto, su actor protagónico es un hombre de mediana edad que comienza a experimentar este cambio al que apuntábamos. De igual manera no podemos dejar de considerar que Richard Jenkins, hasta antes de este film sólo actor de reparto, finalmente y tras su paso por varios films de los hermanos Coen, Peter Chelsom, los hermanos Farrelly, George Miller y Clint Eastwood, pasó a ser un talento digno de admiración.

Ahora, Jenkins sorprende gratamente con una composición que le permite transitar por diferentes matices, de una ajustada contención, levemente proyectada y de manera muy sutil hacia ciertos cambios. El es un profesor universitario de Economía que ve pasar sus horas repitiendo lecciones hartamente recitadas. El es un viudo, su existencia se mueve entre dos espacios, Connecticut y Nueva York; vive de manera aislada. Su hijo -al que sólo nombra una vez en el film y de paso- vive en Londres.

Pero ahora, a partir de la irrupción en su vida, intempestiva por cierto, invasora, de algo ajeno, comenzará a realizar otro periplo y aprenderá a moverse en otras direcciones.

Atento a la problemática de nuestro tiempo, particularmente en los países del llamado Primer Mundo, de la cuestión inmigratoria, su director Thomas McCarthy nos ofrece un film notable que pone el acento sobre las diferencias y sobre esa posibilidad de comenzar a ver al otro como nuestro semejante, como ese otro de quien podemos recibir otra visión del mundo y poder así ampliar la línea de nuestro horizonte. Igualmente su film anterior apuntaba a ello. Nos referimos a The Station Agent que en varias emisiones transmitió la señal Cinemax, hace ya tres años.

En The Station Agent, Thomas McCarthy centraba el relato en un personaje introvertido, con rasgos cercanos al que hoy nos ofrece Richard Jenkins. Su condición de enano (el mismo actor, Peter Dinklage de Muerte en un funeral, introvertido amante de los trenes y volcado al modalismo ferroviario) nos permitirá mirar críticamente un mundo de exclusiones y rechazos.

Entre el desconcierto y la sonrisa, Visita inesperada va mostrando nuevas vías a partir de un poder escuchar a ese otro, que tal vez llegó buscando encontrar ese lugar que en su país se le niega. Tal como acontecía en el film de Bernardo Bertolucci de mediados de los 90, Cautivos del amor (L'assedio) en el que una mujer exiliada por motivos políticos comienza a trabajar de doméstica en la casona de un compositor, cercano a Piazza Spagna en Roma. Y tal como en este film acontece, aquí también el acercamiento se hará a partir de la música, mediando ahora un instrumento típico de la otra cultura, el djembe.

Podemos pensar al film desde otra dimensión, desde la manera en la que se va dando un cruce entre diferentes expresiones musicales, otro de los regalos que recibirá este profesor, que hasta el momento en el que sorprende a ese joven sirio y su compañera, una artesana senegalesa sólo vivía entregado a una agendada rutina. En Visita inesperada, el profesor Walter Vale no sólo conocerá a esta joven pareja, sino que finalmente su vida adquirirá otro sentido en la medida en que podrá hacer algo por quienes llegan a necesitarlo. Vivirá nuevas experiencias, aprenderá a compartir y hasta se permitirá asistir, acompañado, a una de las funciones de El fantasma de la Opera en el mismo corazón de Broadway.

Como en Cautivos del amor, aquí también su protagonista se ubicará en un escenario conflictivo, ofreciendo lo mejor de sí para ayudar a solucionar un grave problema, marcado y sellado por la burocracia de un país que, a pesar de que se permite ostentar un emblema como el que se encuentra al pie de la Estatua de la Libertad, saludando a los nuevos inmigrantes, finalmente estigmatiza y expulsa, somete a control y vigilancia.

Un film como Visita inesperada puede ser recibido por nosotros con admiración. Y si bien puede presentar algunos altibajos narrativos, o para algunos, cierto distanciamiento a los fines de no caer en "golpes de efecto", es un exponente de un cine que nos lleva a reconocer esos otros lugares de la conducta humana. Como el que finalmente logra el profesor Walter Vale en el que se condensan la indignación por lo que ha ocurrido y la alegría por lo que se ha permitido a sentir, tal como se juega en la última escena. Como en parte le sucedía al profesor que interpretaba Burt Lancaster en Grupo de familia, el film legado de Luchino Visconti.

9 (nueve).

Visita inesperada. (The visitor). USA, 2007

Guión y dirección: Thomas McCarthy

Fotografía: Oliver Bokelberg

Música: Jan A.P. Kaczmarek

Intérpretes: Richard Jenkins, Haaz Sleiman, Hiam Abbass, Danai Gurira, Marian Seldes, Michael Cumpsty.

Duración: 104 minutos.

Salas de estreno: Del Siglo. Monumental, Showcase, Sunstar y Village.

Compartir: 

Twitter
 

Richard Jenkins hace un personaje lleno de matices, que se comunica con dos inmigrantes.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.