CULTURA / ESPECTACULOS › LOS CACHILOS TE CUENTAN, UN LIBRO INFANTIL HECHO POR LOS CHICOS.

Lectura como instrumento de equidad

El libro tiene 31 páginas escritas por trece chicos de entre 7 y 12 años que asisten a la biblioteca La Cachilo que editó el material. Fue financiado en parte por fondos de la Comisión Nacional de Bibliotecas e impreso por el gobierno provincial.

 Por Evelyn Arach

Ellos nunca lo imaginaron pero se convirtieron en los precoces autores de sus propios cuentos. Pertenecen a familias de trabajadores de Villa Urquiza y editaron su primer libro infantil a fuerza de talento y ayudados por la Biblioteca Popular Cachilo, un espacio que desde hace nueve años promueve activamente la lectura en la zona oeste de Rosario. "Consideramos que leer es un derecho que genera equidad, por eso llevamos los libros con un carrito hacia distintos puntos del barrio, también creamos bolsilleros en la casa de cuatro vecinos. Es un mito eso de que los chicos no leen, cuando le acercás uno bueno se entusiasman", sostuvo Claudia Martinez, una de las coordinadoras. Algunos de estos chicos que comenzaron su camino hacia la lectura animados por la Biblioteca publicaron este mes un libro propio con historias inventadas e ilustradas por ellos mismos. Los cachilos te cuentan se llama y son relatos breves influenciados por narradores infantiles como Anthony Browne o Elsa Bornemann y sus "queridos monstruos".

"Me encanta este libro, lo hizo la Cachilo para nosotros", se entusiasmó Luna Bejarano al hablar con Rosario/12. Ella es una de las autoras del ejemplar que tiene 31 páginas escritas por trece chicos de entre 7 y 12 años que asisten a la biblioteca. En uno de los relatos cinco monstruos se van de camping y preparan pizzas, en otro un extraño pájaro diminuto aprende a cantar para no morir de frío. También hay un diluvio provocado por un llanto colectivo, un insecto que resucita y un monstruo mágico que se quiebra un hueso, la imaginación es infinita. "Hay chicos que empezaron a asistir a hace tres o cuatro años, que vienen asiduamente a los talleres, se llevan libros a su casa, participan. Por eso sentimos que teníamos que ayudarlos a llegar a otro nivel, a lograr algo tangible como un libro", contó Martínez.

Financiarlo no fue fácil. Los primeros fondos llegaron de la Comisión Nacional de Bibliotecas (Conabib) pero no alcanzó, así que el grupo de voluntarios de la Cachilo decidió vender libros usados durante un mes para juntar fondos y comprar un papel ilustración de buena calidad. Finalmente el gobierno provincial realizó la impresión. Los chicos participaron de todo el proceso, ansiosos por lograr su ópera prima. El resultado es un entramado de trazos y palabras que tienen vida propia.

Los talleres de lectura a los que asisten unos ochenta chicos cada semana sirvieron para conocer autores infantiles fantásticos, al punto de que algunos se peleaban por llevar un álbum de Browne. Por otra parte la ilustración de cada historia estuvo a cargo del taller de plástica al que concurren niños desde los tres años. Así, los dibujos de los más grandes están dotados de una gran expresividad, mientras que en el caso de los más chicos enternece la sencillez, porque a cierta edad la copa de un árbol y una nube se parecen y son inalcanzables. El libro será presentado oficialmente ante toda la comunidad el próximo sábado 7 de noviembre.

La Biblioteca Cachilo se ha hecho un nombre en el barrio no sólo por facilitar lecturas y saberes a todos los jóvenes que concurren a su espacio central ubicado en Virasoro 5606, sino por preocuparse activamente en llevar ejemplares hasta la casa de los chicos. Unos sesenta concurren a los talleres y bibliotecas ambulantes que funcionan en la calle, distribuidos en distintos espacios del barrio.

Los padres agradecen, como Gabriela Escobedo, mamá de dos escritoras del nuevo libro. "Lo que hace la biblioteca es estupendo lo agradezco como madre y como miembro de esta comunidad, leer les abre la cabeza y les ayuda a tomar decisiones", aseguró.

En el barrio sobra potencial pero faltan recursos económicos. Aún así la Cachilo sigue soñando. "La idea es vender estos ejemplares y juntar fondos para hacer una próxima edición y seguir publicando", anuncian los coordinadores mientras los chicos sonríen entusiasmados.

Compartir: 

Twitter
 

La Biblioteca Cachilo se ha hecho un nombre en el barrio y su espacio de Virasoro 5606 es muy concurrido.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.