CULTURA / ESPECTáCULOS › RIVAS EN EL CICLO CONTEMPORÁNEO DEL MUNDO 2006

A puro solo de contrabajo

 Por Marisol Gentile

A puro solo de contrabajo fue la velada musical del sábado pasado en el Centro Cultural Parque de España. Bajo el título "Mejor solo que mal acompañado", este extraordinario intérprete inundó la sala con todo tipo de sonidos maravillosos, a solas con su contrabajo, intentando convencer a un público poco familiarizado con este tipo de manifestaciones musicales que "el contrabajo no es ni un elefante, ni el abuelo de los violines, ni un instrumento de notas indefinidas o un mueble con cuerdas, sino un delicado, lírico e imponente instrumento solista", citando las propias palabras de este talentoso contrabajista rosarino, radicado desde hace años en Buenos Aires.

El programa que interpretó fue del todo ecléctico: el recital se abrió con la obra "Motivos" del compositor ruso E. Tabakov, pieza original para contrabajo solo y basada en motivos húngaros, cuya composición data del año 1976. Le siguió la "Allemande" de la "Suite en estilo antiguo" de Hans Fryba, uno de los virtuosísticos movimientos que este compositor austríaco del período romántico escribió con un cierto aire neo-barroco, emulando a J.S.Bach. Infaltable, en un concierto de contrabajo, la obra de Dragonetti, contemporáneo de Beethoven y virtuoso del contrabajo, y por tal Rivas interpretó un vals clásico, el número tres, "obra que señaló el día en que el contrabajo asumió un rol decididamente protagónico y solista, algo que ocurrió a mediados del 1800 y que contó nada menos que con la aprobación de Beethoven" según comentara Rivas a la audiencia, a modo de introducción.

"Modinha" y "Jongo", ambas de Parpinelli, fueron obras tradicionales típicas del folclore brasilero. Le siguió el estreno en Rosario de "En una cara", del compositor argentino Carlos Mastropietro, obra basada en los textos de Andrés Riviera y que Sergio interpretó con el soporte de una voz en off que -a modo de recitado- abrió y cerró la composición. Sin duda, la obra más moderna del programa, en donde pudo confirmarse la excelente técnica instrumental de Rivas y su gran musicalidad, al momento de intepretar todo tipo de efectos tímbricos, pasajes de un virtuosismo desenfrenado, armónicos artificiales, dobles cuerdas, pizzicatos, glissandos, strapattas y tantos otros efectos más.

Una versión personal del propio intérprete de "Kicho" de Piazzolla fue la antesala al estreno mundial de la obra "Porteño" del compositor tanguero O. Requena. "Suite Buenos Aires", pieza en tres movimientos de Pablo Aguirre, compositor argentino que le dedicara esta composición a Rivas, se acercó al cierre del recital. Y para estar la altura del título del concierto, qué mejor que finalizarlo con "Bagual: al agua!" de Gabriel Senanes, el segundo de los movimientos de esta pieza original para tres contrabajos: "En Mejor solo que mal acompañado, nada mejor que otros dos contrabajos para acompañar a un contrabajo", tal cual afirmara Rivas a esta redacción.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.