CULTURA / ESPECTACULOS › UN GERETTO DESLUMBRANTE EN LA COMEDIA EN "COMO QUIEN OYE LLOVER".

Lo que no se escucha cuando llueve

La propuesta, ahora con la incisiva mirada de la directora porteña Alejandra Ciurlanti, se apoya en un recurso más cercano al teatro experimental que coloca al actor en el desafío de descubrir una nueva estrategia para volver sobre su propia escritura.

 Por Julio Cejas

A veces las salas teatrales se abren como las puertas de la casa de un amigo entrañable y entonces el amigo sale a saludarnos, así con lo puesto, con la ropa de entrecasa, con la premura de alguien que quiere contarnos sus más íntimas historias. Así sale Juan Pablo Geretto a recibirnos con esta nueva versión de su ya consagrada "Como quien oye llover": A cara lavada, sin maquillaje, buscando la huella de sus personajes en pares de zapatos o pelucas dispersos por el escenario vacío. Hay un despojamiento total con respecto a la versión estrenada en el 2005, un intento por mostrar el armado de la obra y de los personajes, un posicionamiento de Geretto como constructor de sus criaturas, vistiendo parte del ropaje con el que dará vida a sus mujeres de siempre.

La propuesta que anexa ahora la incisiva mirada de la directora porteña Alejandra Ciurlanti ("Rain man", "La noche antes de los bosques", "Los padres terribles") se apoya en un recurso más cercano al teatro experimental que coloca al actor en el desafío de descubrir una nueva estrategia para volver sobre su propia escritura dramática.

El texto de Juan Pablo, escrito en su cuerpo por aquellas mujeres que le enseñaron estas historias, llega ahora más visceral, más orgánico y el actor juega en esa gran casa vacía que es La Comedia, tan vacía como ese espacio del que hablaba Peter Brook, una hoja en blanco ávida del trazo dramático del oficiante que puede llenar ese vacío con su magia.

Una casa que por momentos se transforma en aquel mítico rincón de las muñecas del jardín de infantes de Gálvez, donde un pequeño Juan Pablo comenzaba a jugar con sus juguetes preferidos, ante la voz impasible de la Señorita Marta que le recomendaba volver a jugar con los varones, ya "que las nenas, se arreglan solas...".

Pero las nenas crecen y se transforman en mujeres como Ana María que solo tiene a su perro Apolo para mitigar la falta de un hombre real, de un marido ,pero suyo, de alguien que no sea "una sumatoria de ausencias" como lo fue el escurridizo Juan Carlos.

Mujeres que crecieron para adentro como la Nelly, ese personaje que atesora los gestos de aquella doña Pola que inmortalizara Niní Marshall, en "Se nos murió redepente", un homenaje sin dudas a un estilo de humor en el que Geretto abreva permanentemente.

La Nelly que reniega de sus hijos y que para cumplir los deseos póstumos de su marido y ante la falta de recursos, termina cremando a su marido en el patio de su casa, gritando a los cuatro vientos: ¡El negro se asa en casa!...

Y no podía faltar la madre de La Chucky, esa otra mujer que no pudo "arreglarselas sola" y busca desesperadamente el rastro perdido de una adolescente que decidió su nacimiento y la hizo abuela de cuatro hijos, construyendo una identidad propia que oscila entre los corredores de la villa y la vecindad del monoblock.

A diferencia de la versión anterior donde impactaban los maniquies en riguroso color blanco, en esta propuesta, la directora eligió una puesta minimalista que aprovecha las viejas paredes de la tradicional sala de Cortada Ricardone y Mitre, apoyada por la planta de luces de Eli Sirlin, creadora inagotable de innumerables puestas lumínicas del país.

Por momentos y gracias a estos recursos de iluminación, el paisaje del viejo teatro da lugar a las callecitas arboladas de Gálvez o se conmueve bajo los truenos y relámpagos de una tormenta que evoca el nombre de la obra.

Con el aporte en la asistencia de dirección de María Belén Ocampo, la directora Alejandra Ciurlanti, articula "Como quien oye llover" a partir de tres estrategias implementadas acertadamente y que giran en torno a un nuevo manejo del espacio, una resignificación de la escritura dramática y el inevitable poder de convocatoria de Geretto y su contacto con el público.

Como ocurre habitualmente en todas sus presentaciones y más allá de la estrategia espectacular de cada obra, Juan Pablo sabe que sus seguidores están esperando que baje a la platea y los interrogue, se divierta con ellos, juegue a compartir secretos e infidencias.

Son los resabios de aquellos orígenes del café-concert, allí se moldeó y forjó buena parte de su carrera como comediante, su histrionismo, la capacidad de observación y ese intuitivo manejo de la improvisación aparecen una vez más en este espectáculo.

El público agradece que esa marca de agua del actor se siga renovando pero que no abandone los guiños a los que los tiene acostumbrado: Un ritual donde el teatro recupera su carácter festivo y también religioso en el sentido de re-ligar a los que participan de la fiesta.

Se ha dicho mucho acerca del gran homenaje que Geretto tributa a la mujer,en todas sus propuestas,desde su madre hasta sus vecinas y las que lo acompañaron desde pequeño ,justo en la hora en que los hombres se iban a trabajar y sólo quedaban las mujeres y los niños.

Pero también se puede rastrear por las voces de sus personajes,la carnadura de esos hombres que nunca estuvieron a la altura de los sueños y las expectativas de esas mujeres solas.

Esos hombres que cuando ellas hablaban ,las oían ,"como quien oye llover", y ellas caían como fina garua ,como lluvia copiosa, como grandes tormentas, diciendo tantas cosas que nunca llegaron a ser interpretadas.

Detrás de la historia de esas mujeres, está el trazo indefinido de esos hombres que les repetían cuando ellas les pedían tan solo "un poco de piedad" :-¡ y... si a vos te gusta!. "Como quien oye llover", seguirá en La Comedia (Mitre y Ricardone) durante los meses de enero y febrero, todos los viernes y sábados a las 21.30 y los domingos a las 21.

Compartir: 

Twitter
 

Juan Pablo Geretto se va vistiendo con el ropaje que irá dando vida a sus personajes.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.