CIUDAD › EL MOVIMIENTO EVITA DENUNCIO COMPLICIDAD POLICIAL CON LOS ATACANTES DE NUEVO ALBERDI Y LA PROVINCIA LO RECHAZO

Cuando las balas están dirigidas a los militantes

El diputado nacional Emilio Pérsico aseguró que los ataques de narcotraficantes a miembros de organizaciones sociales no son casuales, y acusó al "estado de hacer la vista gorda". Pidió que se separe al comisario de Nuevo Alberdi.

 Por José Maggi

El diputado nacional Emilio Pérsico denunció ayer que "en Rosario viene habiendo ataques a militantes sociales de parte de narcotraficantes y hay un estado que hace la vista gorda, que mira para el costado y jefes policiales que no cumplen su función. Una hora después que el compañero (Ramón) Ferreyra declarara bajo secreto de sumario, ante el fiscal y ante el comisario del barrio --que nunca debió haber estado ahí-- los acusados supieron que los había señalado. Y un rato más tarde le pusieron una pistola en la cabeza a Ramón para que levantara la denuncia. Esto demuestra la connivencia y la complicidad. Que los funcionarios de este gobierno expliquen por qué no apartaron aún a ese jefe policial. Si no lo hacen son cómplices". El desafío fue lanzado ayer por Pérsico, al relatar cómo Ramón Ferreyra, padre de dos jóvenes baleados en Nuevo Alberdi, debió dejar el barrio en la noche del viernes, y ser resguardado personalmente por militantes de este movimiento, "ante la ausencia de un programa provincial de protección de testigos" aseguró el diputado Eduardo Toniolli. El lunes pedirán su inclusión en un programa nacional.

El secretario de Seguridad, Matías Drivet, se negó a hablar de connivencia policial, y aseguró que "investigará el accionar policial con la tecnología disponible". Pero aclaró que Ferreyra nunca pidió protección. "La amenaza la conocimos por el diputado Toniolli, y cuando le ofrecimos que denunciara no quiso firmar ninguna denuncia".

Pérsico le pidió al gobernador Antonio Bonfatti que "saque al comisario que le dio la información a los narcos que denunciamos. Esta es una cosa que en ningún lugar de la Argentina pasa, solo acá". Y de inmediato recordó que "muchos medios de prensa se horrorizaron cuando un militante del Frente para la Victoria dijo que había una complicidad, que había un narcosocialismo. Ahora, no se horrorizan cuando un comisario le entrega a los narcotraficantes el listado de los acusados para que vayan a apretar a los testigos. Este es el único lugar del país donde después de haber pasado una cosa así el tipo sigue siendo comisario". "Y encima --agregó-- tenemos que escuchar que desde el Ministerio de Seguridad nos digan: 'Menos mal que lo pueden sacar ustedes a este hombre, porque nosotros no podemos hacerlo porque la lista de denunciados se filtró desde acá adentro'. Esto no lo podemos concebir".

El líder del Evita también ponderó que "la militancia popular es enemiga del narcotráfico, cómplice del modelo neoliberal de exclusión de nuestros pibes. Si nuestros militantes pueden entrar a los barrios, ¿por qué el Estado no puede hacerlo?".

Finalmente, fue directo al rol preventivo del Estado: "Si nosotros sabemos quiénes son los que venden droga, el Estado tiene que saber. Pero es grande el negocio y grande la repartija, puede ser que por eso no sepan".

A su turno, Ramón Ferreyra relató a Rosario/12 que vivió un verdadero infierno desde el momento en que llegaron esas motos con narcos a bordo, que estaban disparando. "Esa banda tiene el amparo de la policía, y hemos recibido amenazas, por lo que junto a mi familia nos tuvimos que ir del barrio en el que vivimos desde hace veinte años". El hombre hilvana su relato parado al lado de su hijo Ariel, baleado en una de sus rodillas. "La vida en Nuevo Alberdi Oeste cambió drásticamente desde hace dos años cuando llegaron estos narcos y pusieron un búnker, arruinándole la vida no solo a los jóvenes, sino a los vecinos que no podemos estar siquiera afuera, ni salir caminar por las calles, porque andan todo el tiempo armados, y quieren manejar el barrio".

Ramón detalló entonces la amenaza: "Me pusieron una pistola en la cabeza, y me obligaron a llamarlo al abogado (Fernando) Rosúa, para decirle que no íbamos a hacer ningún tipo de denuncia".

Finalmente relató que por la noche lo retiraron del barrio. "Tardó mucho la policía en llegar, pero finalmente pudimos salir dejando muchas cosas en la casa", dice. Y, como consolándose, rescató que "lo importante ahora es que estoy bien con mi familia entera".

En la rueda de prensa, el diputado provincial Gerardo Rico denunció como un hecho "lamentable que gran parte del Ministerio de Seguridad esté de vacaciones". Y agregó: "Signo de toda esta desprotección se comprobó en los reclamos que hasta alta horas de la noche debimos realizar por la desatención del compañero Gastón en el Heca, para que fuera asistido en terapia intensiva, ante el gravísimo estado que se encuentra hasta este momento".

En tanto, para el diputado nacional de La Cámpora Marcos Cleri, "el gobierno socialista es parte de la garantía de impunidad para que los grupos de narcos sigan actuando de esta forma". "Cinco horas antes de la balacera este hombre llamó a la policía y les avisó que había jóvenes armados tomando cerveza, y cuando fueron no hicieron nada. Que alguien me explique si eso no es connivencia policial", agregó.

Cuando este cronista preguntó por el motivo del conflicto en Nuevo Alberdi Oeste surgió el relato de un profundo conocedor de la realidad barrial: "Desde hace tiempo una familia del barrio, los R. eran quienes regenteaban el negocio, y ahora de la mano del Ema Pimpi C., ligado a la histórica familia de Las Flores, quieren copar la parada. Y la policía recauda de los dos lados, tanto la comisaría como el Comando. Esta resultó ser la chispa que hizo estallar el polvorín".

Al encuentro con la prensa asistieron la comisión ejecutiva nacional y provincial del Movimiento Evita, los diputados provinciales Aliza Damiani, Marcelo Picardi y María Eugenia Bielsa, entre otros. Estuvo también la diputada de la provincia de Buenos Aires, Patricia Cubría. Concejales, referentes de organismo de derechos humanos, sindicales y organizaciones sociales y políticas se acercaron a brindar su solidaridad. Se destacó la presencia del ex ministro de Gobierno de la provincia, Roberto Rosúa. Los diputados nacionales Agustín Rossi, Silvia Simoncini, Leonardo Grosso y Adela Segarra enviaron su adhesión, así como también organismos defensores de derechos humanos como el CELS, Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. El Movimiento Evita saludó y agradeció también la solidaridad del Frente Darío Santillán y Mónica Peralta por el GEN.

Compartir: 

Twitter
 

Pérsico junto a la dirección provincial del Movimiento Evita denunciaron la inacción estatal.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.