CULTURA / ESPECTáCULOS › MUSICA. PETECO CARABAJAL PRESENTA SOLO Y ACOMPAñADO EN TEATRO LAVARDéN

Entre la intimidad y el encuentro

El músico santiagueño ofrecerá dos shows
en los que alterna segmentos en soledad
y encuentros con invitados sorpresa

 Por Edgardo Pérez Castillo

Durante tres meses, Peteco Carabajal sostuvo su ciclo Solo y acompañado en el Teatro del Viejo Mercado, en la ciudad de Buenos Aires. Allí, el notable músico santiagueño recibió a un extenso número de invitados para darle forma a un espectáculo que este fin de semana llegará también a Rosario. Esta noche y mañana, a las 21.30, será el teatro Lavardén (Sarmiento y Mendoza) el que alojará al compositor, cantante, violinista y guitarrista, que subirá a escena en solitario, para luego sumar a distintos invitados, en una lista que mantendrá su carácter de sorpresa, también para el propio Peteco, que apunta: "A diferencia del ciclo en Buenos Aires acá es todavía mucho más jugado para mí, porque hay muchos compañeros que no conozco. Pero confío en la onda que podemos llegar a tener y lo que pueda surgir en el escenario".

"Arranco yo solo, con las canciones nuevas que estoy preparando, y después de a poquito se van a ir sumando distintos músicos, instrumentistas, cantores, hasta completar la noche --detalla--. Sé que hay invitados músicos que forman parte de algún grupo de rock, a quienes no conozco. Mario Chiappino, que está en la organización, ha sido quien los ha convocado, me consultó y me pareció bien".

De ese modo, los conciertos combinan una doble situación: por un lado, la intimidad de los momentos en soledad y, por el otro, esos encuentros que seguramente estarán marcados por la espontaneidad. "Se apela a la capacidad de los músicos de salir al ruedo, de improvisar y de redondear algo --apunta el compositor santiagueño--. Es muy sencillo, sólo hay que escuchar al compañero y tratar de sacar lo mejor".

- Un entrenamiento que básicamente se obtiene en las peñas...

- ¡Claro! En peñas, guitarreadas o también en las grabaciones. Siempre cuento que cuando me invitan a grabar, la mayoría de las veces voy al estudio y me encuentro con temas nuevos, que me hacen escuchar una o dos veces y listo, a cantar, a poner un violín, a poner una guitarra. Me dicen: "Andá y poné algo" (risas).

- En ese sentido esta propuesta es una retribución de parte suya, dándole la posibilidad a músicos jóvenes de que se sumen a sus canciones.

- Creo que entre todos nos nutrimos. Yo brindo un espacio, un escenario, los instrumentos que hay en el escenario. Los músicos me brindan a mí su talento. De pronto ellos me hacen brillar con su brillo.

- Es interesante que esta espontaneidad no se pierda en la música popular.

- Sí, es así. La característica de la música popular es ésa. Esto con músicos académicos no lo puedo hacer, porque están acostumbrados a leer una partitura, tener un director al que seguir. Ellos tocan lo que ven. Nosotros, la mayoría de los músicos populares, no usamos ese método. Apelamos al oído y también al criterio, al sentido de la armonía, que no es necesario estudiar para darse cuenta. El músico antes de estudiar ya es músico. Después el estudio es como aprender a leer y escribir para comunicarse. Yo he andado en otros países y, de pronto, me ha tocado estar en alguna reunión, en alguna casa, donde hay músicos africanos, hindúes, sobre todo estando en Europa. Y, de pronto, empezaba a tocar, agarraba el violín, me metía y los tipos me hacían caras como diciéndome: "Bien, bien, estás entendiendo". Y, para mí lo mismo: de pronto ellos me acompañaban en una chacarera, algún africano con su percusión empezaba a tocar y se improvisaba ahí. Sí, es cierto: por las guitarreadas, por los fogones, uno está acostumbrado a éso.

Compartir: 

Twitter
 

Peteco Carabajal subirá a escena alternando segmentos en soledad y otros con invitados
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.