CULTURA / ESPECTáCULOS › MUSICA. ENTREVISTA CON EL PIANISTA ANíBAL BERRAUTE

"Hay que beber de las fuentes"

El músico cañadense presentará hoy su disco As tangoes by, donde pone en juego la fusión con ritmos latinoamericanos y formas propias del jazz. Sin embargo, aclara que no hay mixtura posible sin una previa investigación sobre el género.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Nacido en Cañada de Gómez, el pianista Aníbal Berraute fue forjándose entre una formación clásica y su afinidad con la música popular. A mediados de los 80 el músico cañadense se incorporó a la orquesta de Mariano Mores, haciéndose de un nombre en la escena tanguera, ésa que ha decidido enriquecer con su nuevo proyecto, el quinteto Aníbal Berraute Tango Fusión, con el que le dio forma al disco As tangoes by, donde sumó como invitados a Paquito D'Rivera, Rubén Rada y Walter Ríos. Un material en el que las formas tangueras son la base desde las que se aproxima a géneros rioplatenses, aires folclóricos argentinos y latinoamericanos y formas propias del jazz. Acompañado por Juan Pablo Navarro (contrabajo), Tony Trapanotto (percusión), Sebastián Pruzac (violín) y la bandoneonista japonesa Yukie Wawanami, el pianista presentará su propuesta con el concierto gratuito que, a las 21, ofrecerá en el Centro Cultural Parque de España.

Una propuesta sobre la que, en diálogo con Rosario/12, explicó: "El nombre del disco parafrasea el tema 'As times goes by' y sintetiza la idea del proyecto, demostrar que al tango le han pasado los años, que se fue nutriendo de nuevas corrientes, otras músicas y estilos. Estoy tratando de fusionar el tango, enriquecerlo, tratando de no perder la identidad. Cuando uno hace un trago con bebidas no es cuestión echar un chorro de cada uno, sino saber cuántas gotitas van de cada cosa, para que el resultado sea una cosa con otro sabor, con otra identidad. Con la música pasa lo mismo. Acá tienen que intervenir el buen gusto, la experiencia del músico, sino puede ser un mamarracho. De todas maneras, la palabra fusión te abre puertas para investigar y probar. Se hace el intento por renovar el tango y siento que los músicos y compositores tenemos la obligación de pintar el paisaje que tenemos enfrente todos los días. De esta manera creo que vamos a lograr seducir a las nuevas generaciones, para que acepten el tango como una cosa con identidad propia".

- En ese marco, dentro del nuevo tango han surgido propuestas de fusión, aunque no siempre con buen resultado. En el nombre de la fusión y la innovación hubo corrientes de tango electrónico, por caso, que no funcionaron del todo bien...

- Estoy de acuerdo. A veces hay resultados más felices que otros, pero creo que el intento es válido. Después en última instancia pasará por el colador y lo que vaya quedando es lo que va a tener trascendencia. Hay gente que está haciendo el intento, muchos músicos jóvenes. Algunos creo que se equivocan en el momento en que creen que por haber escuchado a Piazzolla ya han escuchado el tango. Ahí está uno de los problemas: antes de querer innovar, hay que beber de las fuentes. Yo tuve la suerte de haber trabajado con grandes maestros, fui integrante de la orquesta de Mariano Mores durante muchos años, y al lado de él aprendí el abecé del tango. Cuando uno ya tiene una base muy bien formada de lo que es el tango, cómo se fue formando, los diferentes estilos, por qué pasaron las cosas que pasaron... una vez que uno asimiló éso, que lo digirió, entonces sí está en condiciones de dar su óptica, su perspectiva, y desde ahí tratar de innovar.

- Retomando su metáfora de la preparación del trago, al momento de seleccionar a sus músicos usted también pone su mirada, previendo qué pueden aportar a su música.

- Exactamente, porque cada músico, según de dónde viene, te va aportando sus cosas. Hay un poco una ensalada de influencias, de culturas diferentes a través de las cuales intentamos lograr el resultado que queremos.

- En ese contexto imagino que dejará un espacio abierto para que esas raíces de las que se nutren sus músicos también hagan su aporte, sin partituras rígidas.

- No, por supuesto. Además improvisamos mucho, damos lugar a que el músico exprese a través de lo que improvisa, que es muy interesante. Creo que la improvisación ya dejó de ser privativa del jazz. La idea es ésa, dar total libertad para que el músico exprese y haga su aporte.

Compartir: 

Twitter
 

Berraute nació en Cañada de Gómez. Integró la orquesta de Mores y grabó con Paquito D'Rivera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.