CIUDAD › NUEVAS INTIMIDACIONES AL MINISTRO LAMBERTO Y EL SECRETARIO DRIVET

"Déjense de joder" en tono mafioso

Los funcionarios de Seguridad recibieron mensajes amenazantes mientras el chofer de Drivet fue perseguido por un auto en la autopista a Santa Fe. El año pasado, en el marco de la investigación sobre Los Monos, pasó una situación similar.

 Por Luis Bastús

La Justicia tiene por delante la investigación de dos nuevas intimidaciones sufridas ayer por el ministro de Seguridad, Raúl Lamberto, y el secretario del área, Matías Drivet. Como ocurrió ya dos veces el año pasado, los responsables de la cartera más caliente de la gestión provincial radicaron sendas denuncias en fiscalías, uno en Rosario, el otro en Santa Fe, sobre amenazas recibidas durante la madrugada vía mensajes de texto telefónico, y sobre una encerrona de la que fue objeto el auto oficial asignado a Drivet, en las primeras horas del miércoles, sobre la autopista Brigadier López, a la altura de Arocena. Los hechos merecieron el repudio de referentes del arco político provincial.

La noticia se coló entre los titulares del mediodía y causó un déjà vu que aludió a las amenazas sufridas el año pasado por el juez Juan Carlos Vienna y que se extendían a policías de la División Judiciales y al propio Lamberto. En setiembre hubo nuevas amenazas telefónicas contra Lamberto y Drivet, con alusiones a sus movimientos cotidianos y los de familiares directos. Esas investigaciones todavía no maduraron. Ayer empezaron otras tres.

El primero de los hechos denunciados ocurrió el miércoles, pasadas las tres de la madrugada. Un chofer del Ministerio de Seguridad partió desde Santa Fe rumbo a Rosario con dos directores como pasajeros. Tenían que sumarse a la comitiva de la intendenta Mónica Fein que ese día viajó a Buenos Aires para entrevistarse con la ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez. Drivet también tenía que participar de esa misión, pero poco antes del viaje el funcionario desistió por motivos personales y permaneció en la capital provincial.

El auto oficial dejó la ciudad y avanzó por la autopista con su chofer y los dos funcionarios, uno de los cuales es el director de Proximidad Policial, Juan Manuel Neffen. A la altura de Arocena, un Volkswagen Bora con vidrios polarizados los alcanzó y su conductor lo mantuvo a la par durante unos diez minutos en los que también intentó un par de veces encerrar al vehículo del ministerio con maniobras temerarias y a alta velocidad. Unos veinte kilómetros después, el conductor del Bora, que al parecer no viajaba solo, cesó en su asedio y abandonó la autopista en una colectora.

Hubo hermetismo oficial sobre el incidente, por lo que no quedó claro si los funcionarios amedrentados pidieron ayuda o no desde sus teléfonos móviles al 911 mientras ocurría el hostigamiento. La denuncia quedó asentada en la fiscalía regional de Santa Fe.

Pasado el mediodía de ayer, Raúl Lamberto denunció ante el fiscal instructor Aníbal Vescovo que en la madrugada de ayer entró a su teléfono móvil de uso oficial un mensaje de texto amenazante. No trascendió el contenido literal de la comunicación, pero pudo saberse que el emisor demostró algún conocimiento acerca de un vehículo y de otra particularidad relacionada con la rutina del ministro. El mensaje impuso una orden al estilo "déjense de joder", aunque sin referencia a algún tema puntual.

"Se tomaron medidas relacionadas con teléfonos celulares para ubicar el teléfono original del cual se emitió el mensaje para conocer la identidad del autor. Seguramente, no se podrá averiguar mucho porque es de esperar que esa amenaza se haya hecho desde un aparato que está fuera del mercado, pero se tratará de ver dónde está registrado el chip y toda la información posible relacionada con el teléfono", explicó el fiscal regional Jorge Baclini, acerca de los primeros pasos de la investigación.

A la misma hora en que Lamberto recibía esa amenaza, en el celular oficial del secretario de Seguridad, Matías Drivet, entraba otro mensaje del mismo tenor. Este funcionario también radicó su denuncia ante un fiscal santafesino, y la sumó a la presentación realizada por el incidente ocurrido en la autopista con su chofer y sus funcionarios subalternos.

Baclini señaló que las dos jurisdicciones del Ministerio Público de la Acusación investigarán las denuncias de manera coordinada.

Déjà vu

El 14 de junio del año pasado, el juez Vienna denunció conocer versiones sobre la preparación de atentados contra él, contra Lamberto y contra agentes de la División Judiciales de la Unidad Regional II que intervenían en la investigación sobre la banda Los Monos y policías sobornados a su servicio. Ese día se había allanado un depósito en la zona sur donde aparecieron 60 kilos de cocaína. Dos semanas antes, Claudio "Pájaro" Cantero había sido asesinado en Villa Gobernador Gálvez y la investigación del crimen de Martín "Fantasma" Paz se enfocaba sobre la banda Los Monos, sus bienes, y sus relaciones con la policía. En setiembre pasado, Lamberto y Drivet fueron objeto de llamados amenazantes, incluso a sus teléfonos fijos, y con referencias directas a sus respectivas familias. Esta causa había recaído en la jueza de instrucción María Luisa Pérez Vara, ya retirada. No se conocen avances al respecto.

Las amenazas despertaron múltiples expresiones de apoyo a los funcionarios por parte de legisladores y dirigentes políticos oficialistas y opositores. El senador provincial Miguel Lifschitz afirmó que lo ocurrido "demuestra que se están tocando intereses importantes en la acción decidida que lleva adelante el gobierno como la Justicia provinciales".

Compartir: 

Twitter
 

En la autopista Santa Fe-Rosario, un Volkswagen Bora intentó encerrar al auto del ministerio.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.