CULTURA / ESPECTáCULOS › HACE 40 AÑOS SE ESTRENABA EN ROSARIO Y AHORA ESTA EN DVD

Con la más mala de todas

"Camisa de fuerza" es un clásico que protagoniza la actriz
Joan Crawford. En el film compone a una mujer que acaba de
terminar su cura psiquiátrica tras veinte años de internación.

 Por Emilio A. Bellon

En Rosario se estrenó en el Cine Monumental. Y esto ocurría en 1965. Un año antes, la Warner la había presentado junto a la gran actriz de carácter, Bette Davis, su eterna rival, en el antológico film de Robert Aldrich, "Qué pasó con Baby Jane?", un film de suspense psicológico que, como este, se ubica tras los pasos de Alfred Hitchock. Y es que Joan Crawford, a partir de una fuerte caracterización de "mujer fatal", perfil que obtuvo a partir de numerosas interpretaciones, pasó a ser, ya en la década de los '50 el tipo de personaje que lo puede hacer todo por ambición, que puede llegar a matar, incluso, por amor, sin culpas algunas. Pero claro está, todo esto está más en la leyenda que en la construcción de la gran parte de sus personajes. Y en esta todavía quedará ubicada junto a las perversas del cine: Gene Tierney de "Que el cielo la juzgue", Lana Turner en "El cartero llama dos veces", Rita Hayworth en "La dama de Shangai", Barbara Stanwyck en "Pacto de sangre", entre tantas otras.

Sin embargo, la Crawford -nacida en Texas un 23 de marzo de 1904-, transitó por numerosos géneros y fue precisamente en el melodrama, en su rol de mujer abnegada, donde alcanzó puntos altos de interpretación. Recordamos que por su actuación en el film de Michael Cutis, "El suplicio de una madre" la actriz obtuvo su tan merecido Oscar. Esto tenía lugar en 1945, a veinte años de su primera actuación en un film de Frank Borzage.

En su libro "Hollywood Stores", Terenci Moxx, el gran cinéfilo de la crítica española de las últimas décadas, comenta: "Aún en sus últimos films, o en sus roles menos trágicos, la ahora dueña de la Pepsi Cola presenta una última metamorfosis de un rostro único, cuyas duras facciones, más evidentes aún para la cámara a causa de las complicadas torres de cabellos edificadas sobre la frente de la estrella, se han ido haciendo más y más cortantes con los años; cuyos ojos de águila, más grandes que nunca en un rostro que sigue ofreciéndose sin el menor escrúpulo, delatan una personalidad implacable, cruel".

Por eso es todo un acontecimiento el lanzamiento en DVD de este notable film, "Camisa de Fuerza", cuyo título original igualmente nos acerca, ya de entrada al umbral de la locura: "Straig Jacket", conocido también en España, a partir de la recreación de un hecho en primera plana, como "El caso de Lugy Harbin", rodado hacia 1964, a trece años de su fallecimiento. Es en este film, en el que nuevamente el rol que compone la actriz, se revela (al igual que en "Qué pasó...?") como un juego invertido de imágenes, en el que la fórmula del maestro del suspense, A. H., "nada es lo que parece ser", sostiene toda la mirada sobre el relato.

Bajo la dirección de Willian Castle, todo un nombre en el género del terror (su film "Trece fantasmas" es toda una pieza de culto y ha merecido una remake olvidable) igualmente productor del mítico film de Roman Polanski, "El bebé de Rosemary", la temperamental actriz Joan Crawford compone en "Camisa de fuerza" el rol de una mujer de mediana edad que acaba de terminar su cura psiquiátrica, tras veinte años de internación. Parecido por un prólogo, como el film de Robert Aldrich ya señalado, pieza clave para el revés de toda una trama, ahora su transcurrir nos llevará al encuentro con su hija, quien en ese momento vive una situación sentimental con un joven de una clase social superior. Esa composición de Carol está a cargo de Diane Baker, actriz nacida en 1938 a quien hemos visto en los últimos años en "el silencio de los inocentes", "Hannibal" y "Mulholland drive", esta última del siempre sorprendente David Lynch.

Rodada en blanco y negro, "Camisa de fuerza" tiene numerosas elementos de esa pieza clave del cine de suspense que fue "Psicosis", ambas, de igual manera, rodadas en los estudios de la Universal. Y en el caso del film de William Castle, con la presencia como guionista del mismo autor de la novela del film de Alfred Hitchcock, Robert Bloch. Este juego de simetrías alcanza con gran notoriedad otros momentos del film, que incluye una sucesión de crímenes y que nos retrotrae a ciertas escenas del pasado.

Tanto los trailers, colas o avances del film ponían, entonces, el acento en el sonido de una pulsera que luce la Crawford, en ciertos momentos claves; como asimismo, el afiche, y los carteles que reproducían su imagen, enfatizaban en la figura de un hacha, como arma homicida. La edición que se ha dado a conocer en DVD incluye escenas de producción, tales como la sesión de maquillaje de la primera actriz.

Desde sus exigencias, que eran bien conocidas por todos, caben citarse aquellas que formaban parte de la presentación de este film. Así, el tour publicitario de la estrella, que asimismo era coproductora de "Camisa de fuerza", indicaba que en su suite se debían encontrar "vasos de plata con cubitos de hielo, cajas de cigarrillos "Alpine", una caja artesanal de mentas "Life Savers", rojas y amarillas, un cajón de Pepsi Cola, Ginger Ale y soda, como también los siguientes licores: vodka Smirnoff, bourbon Old Forrester, scotch Chivas Regal, gin Beefahters, dos botellas de champán Moet y Chandon. En el aeropuerto, Miss Crawford subirá a un Cadillac nuevo, con conductor vestido de fiesta..." Tales eran las exigencias y ya en la habitación, la actriz se fotografiaba, antes de la conferencia de prensa, rodeada de todas estas marcas que firmaban una alianza financiera con su propia empresa.

La vida privada de Joan Crawford, estalla públicamente el mismo año en que muere. Entonces, una de sus hijas adoptivas, Christine Crawford publica su libro "Mamita querida", en el que la joven describe la terrible relación violenta que mantuvo junto a su madre, una mujer "presa de vanidad y egoísmo, autoritaria y siempre dispuesta a infligirle crueles castigos". Atenta a toda una oleada de sensacionalismo, Hollywood llevará al cine esta historia, en su film homónimo de Frank Perry, en forma inmediata, con la presencia de Faye Dunaway en el rol de la gran estrella; quien, en alguna oportunidad comentó a la prensa: "Siempre supe todo aquello que quería, y lo que más quería era la belleza en todas sus formas. Una bella casa, un bello marido, una bella vida... siempre una bella imagen. Y siempre quise tener ese dinero que me iba a permitir tener todo eso".

Compartir: 

Twitter
 

Joan Crawford, rival de Bette Davis, en los papeles de mala. Su rostro le ayudaba para hacer personajes implacables y crueles.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.